Las guerras en Adelante Andalucía que han terminado con la expulsión de Teresa Rodríguez
Críticas por la alianza de IU y Podemos con el PSOE, choque por el reparto de fondos del Grupo Parlamentario y falta de acuerdo en la estrategia política

El pasado mes de febrero la cofundadora de Podemos Teresa Rodríguez pactó un 'divorcio' amistoso con Pablo Iglesias. La líder anticapitalista discrepaba abiertamente con la estrategia que llevó al líder de Podemos a sentarse en el Consejo de Ministros como vicepresidente segundo de un Gobierno de coalición con el PSOE. Pero el intento de gestionar una fractura "civilizada" esta semana voló por el aire. Una crisis que llevaba meses incubándose.

Los dos dirigentes morados pusieron fin ante las c√°maras a a√Īos de relaci√≥n marcada por la demanda de autonom√≠a org√°nica, pol√≠tica y econ√≥mica de Rodr√≠guez respecto de la Ejecutiva nacional de su partido. Rodr√≠guez siempre ha defendido su voluntad de construir un sujeto pol√≠tico andaluz aut√≥nomo con voz propia en el Congreso, al estilo de los grupos catalanes, vascos, gallegos o canarios.

[IU denuncia su "secuestro" en Andalucía y critica a Iglesias por pactar la salida de Teresa Rodríguez]

El acuerdo sellado entonces contemplaba que los diputados de Podemos en Adelante Andalucía -el nombre de la coalición con IU y otras dos formaciones andalucistas-, se mantendrían dentro del grupo parlamentario en la cámara andaluza. IU y Podemos siempre han creído que los Anticapitalistas pretendían apropiarse de la coalición y emplearla como herramienta de oposición al gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Tras meses de tensi√≥n, este mi√©rcoles Teresa Rodr√≠guez y otros siete diputados fueron expulsados bajo acusaciones de "transfuguismo", por mantener el acta a pesar de haber causado baja como afiliados de la formaci√≥n pol√≠tica que les llev√≥ a la C√°mara. En un tr√°mite expr√©s y con los votos favorables del PP, PSOE y Vox, la Mesa del Parlamento daba curso al texto y situaba a Rodr√≠guez y sus compa√Īeros como diputados no adscritos y sin capacidad de cobrar los fondos asignados para el funcionamiento del grupo parlamentario. De los 17 diputados de Adelante, 11 llegaron de la mano de Podemos y seis de IU. 

Al Tribunal Constitucional

Tanto la dirigente anticapitalistas -que disfruta actualmente de su permiso de maternidad- como el resto de expulsados recurrieron este jueves la decisión y dicen estar dispuestos a llegar hasta el Tribunal Constitucional por vulneración de sus derechos. El órgano de gobierno de la cámara andaluza tendrá que estudiar esa petición de reconsideración como máximo el próximo miércoles. No en vano, la presidenta Marta Bosquet (Ciudadanos) y el letrado mayor eran partidarios de esperar un informe jurídico que avalase la expulsión.

La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet, conversa con el presidente de la Junta, Juanma Moreno.

La plataforma puesta en marcha en 2018 entre la propia Rodr√≠guez y el excordinador de IU en Andaluc√≠a, Antonio Ma√≠llo, les sirvi√≥ de plataforma para las elecciones de diciembre de aquel a√Īo. Pero todo se comenz√≥ a desgarrar p√ļblicamente el pasado mes de agosto. La cuesti√≥n del reparto de los fondos y el control de las redes sociales fue la gota que colm√≥ el vaso en una relaci√≥n interna marcada por discrepancias pol√≠ticas insalvables.

El pasado mes de agosto, la propia Rodr√≠guez acusaba a Izquierda Unida de haber "sacado sin avisar dinero de las cuentas de las diputaciones de Huelva y M√°laga" que pertenec√≠an a la coalici√≥n Adelante. Antes, su grupo hab√≠a sido acusado por sus compa√Īeros de plataforma de apropiarse de los perfiles de las redes sociales de la misma.

La l√≠der Anticapitalista ha cuestionado que sus excompa√Īeros hayan tomado la decisi√≥n de expulsarla del grupo parlamentario durante su baja maternal y se ha cruzado p√ļblicamente por ello con su excompa√Īera de partido y ahora ministra de Igualdad, Irene Montero.

Al margen de la pelea legal, el estruendo de la decisi√≥n se ha hecho notar en toda Espa√Īa. La l√≠der Anticapitalista ha afeado p√ļblicamente que sus excompa√Īeros hayan tomado la decisi√≥n de expulsarla del grupo parlamentario coincidiendo con su baja maternal. Preguntada al respecto su excompa√Īera de partido y ahora ministra de Igualdad, Irene Montero, ha respondido que "la pol√≠tica no para". A partir de ah√≠, han entrado en un cruce de reproches a trav√©s de la red social Twitter, en el que ha participado tambi√©n la jefa de gabinete del Ministerio, Amanda Meyer, que ocup√≥ un cargo en la Administraci√≥n andaluza durante el Gobierno de Susana D√≠az.

"Teresa, no te han despedido. Sigues siendo diputada y cobras todo tu salario de pol√≠tica aunque te hayas ido del partido que te llev√≥ a las instituciones. Que te compares con una trabajadora precaria despedida es bochornoso", ha dicho Montero. "No me he comparado con una precaria, he dicho que el argumento es el mismo. Cobro mi salario de profesora, el resto lo dono. Todo el mundo sabe que no estoy en pol√≠tica por el dinero porque yo s√≠ tengo un curro al que volver y la pol√≠tica no me cambi√≥ de barrio", ha replicado Rodr√≠guez.  La de esta √ļltima junto a la de su pareja, el alcalde de C√°diz, Jos√© Mar√≠a Gonz√°lez 'Kichi', fue una de las voces m√°s cr√≠ticas dentro de la formaci√≥n cuando trascendi√≥ la compra del chalet de Galapagar por parte de Iglesias y Montero.

Cobro mi salario de profesora, el resto lo dono. Todo el mundo sabe que no estoy en política por el dinero porque yo sí tengo un curro al que volver y la política no me cambió de barrio.

Al margen de la cuestión de los fondos en el Parlamento, entre los expulsados creen que se trata de una maniobra orquestada desde Madrid para "laminar las posiciones de quien representa una piedra en el zapato" para los intereses del Ejecutivo de coalición. Desde que se constituyó el Gobierno entre socialistas y morados -denuncia uno de ellos en conversación con LPO- se desató una dura batalla por los mensajes a emitir desde la coalición andaluza.

Sus posturas -dice- chocaban de plano con la estrategia de Unidas Podemos. Seg√ļn reprochan, los actuales miembros de Podemos y de IU han mantenido conversaciones con el PSOE de Susana D√≠az a sus espaldas. "Desde que entraron a gobernar juntos no se pod√≠a decir nada de la financiaci√≥n auton√≥mica para Andaluc√≠a o sobre medidas del Gobierno sin que protestaran", lamentan.

[Vox bloquea las negociaciones con el PP en Andalucía tras el acercamiento de Susana Díaz]

El terremoto pol√≠tico se produce en un momento especialmente se√Īalado en Andaluc√≠a, a las puertas de la aprobaci√≥n de unos nuevos presupuestos por parte del Gobierno de la Junta que comparten PP y Ciudadanos. Aunque desde el Ejecutivo de Juan Manuel Moreno sit√ļan como socio preferente a Vox, han abierto conversaciones tanto con los socialistas como con Adelante Andaluc√≠a, cuyos representantes se han visto ya con el consejero de Hacienda.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.