Así queda la relación PP-Vox en las CCAA: el acuerdo en Andalucía es el que corre más peligro
Los de Abascal cancelaron una reunión con la Junta para negociar los Presupuestos. En Madrid apuestan por mantener el pacto y en Murcia no pueden hacer caer al Gobierno tras expulsar a tres de sus cuatro parlamentarios

El contundente discurso pronunciado este jueves por Pablo Casado contra Vox provocó la "perplejidad" de Santiago Abascal y levantó ampollas en los territorios donde el PP gobierna gracias su respaldo parlamentario. El líder de Vox sostuvo que la negativa de los populares a apoyar su fracasada moción de censura contra Pedro Sánchez no hace peligrar su apoyo a los gobiernos autonómicos de Madrid, Murcia y Andalucía. Pero tras el encendido discurso del líder popular se producía un amago de ruptura en esta última Comunidad. 

Pasado el mediodía trascendía la suspensión de una reunión prevista por Vox para la negociación de los Presupuestos en esta última región con el consejero de Hacienda, Juan Bravo. Las cuentas públicas del próximo ejercicio estaban ya prácticamente cerradas y el respaldo de los de Abascal garantizado. Sin embargo, ya durante la tarde el portavoz parlamentario Alejandro Hernández las ha dejado en el aire y ha dicho que el precio de su eventual apoyo será más alto. 

"Todo es posible en esta nueva situación; incluso que desde el Gobierno de la Junta tengan que pactar los nuevos Presupuestos con sus socios del cordón sanitario a Vox", ha manifestado el diputado tras señalar que se abre "un tiempo nuevo en el que las actitudes van a cambiar" y en el que serán "inflexibles en la reivindicación del cumplimiento de los pactos ya suscritos".

En esa Comunidad, los diputados de Vox fueron claves para la investidura del presidente Juan Manuel Moreno Bonilla, que dirige un gobierno de coalición con el vicepresidente Juan Marín (Ciudadanos). Los números no dan para un cambio de gobierno a través de una moción de censura en una región gobernada durante casi cuarenta años por los socialistas. Y hasta ahora, los mayores ataques de Vox contra el Ejecutivo regional se habían dirigido contra la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz (Ciudadanos). 

 La estrategia del partido de Abascal pasa ahora por usar el ataque del PP para forzar nuevas medidas a cambio de su apoyo en el Parlamento andaluz. En este sentido, Hernández ha dicho que la "quiebra del respeto" demostrada por Casado les llevará a "exigir con mayor rigor nuevas peticiones" en las que ya están trabajando y que tienen intención de trasladar al Gobierno regional el próximo lunes. 

Silencio en Madrid

En la formación que dirige Rocío Monasterio optan por guardar silencio y parecen seguir a la espera de que el Ejecutivo de coalición formado en la Comunidad de Madrid por Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Cs) remita a la Cámara regional un proyecto de Presupuestos. Los de Abascal fueron también necesarios para la investidura de la dirigente popular y en verano ya hicieron llegar sus demandas al consejero de Hacienda Javier Fernández-Lasketty. Fuentes de este departamento aseguran estar ultimando el documento con todas las consejerías antes de remitirlo a la Cámara de Vallecas.

En cualquier caso, "no hay nada que romper porque no tenemos nada", dicen fuentes del entorno de Monasterio consultadas por LPO. En la misma línea se ha expresado su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros: "Vox no tiene ningún compromiso con el PP en ningún sitio más allá de los acuerdos que suscribieron de proclamación de gobiernos a cambio de un programa que se ha cumplido en distintos grados". "Si había conversaciones en algún sitio sobre Presupuestos, eran conversaciones voluntarias que no se someten a ningún acuerdo escrito previo. Si el PP asume el discurso del PSOE y hace un cordón sanitario, supongo que estará deseando sentarse con el PSOE", ha rematado en una entrevista en EsRadio.

La relación del Ejecutivo regional con Vox es cada vez es más tensa. Hace semanas Monasterio llegó a pedir una convocatoria electoral anticipada y ha vertido duras críticas sobre la gestión de la crisis sanitaria realizada por Ayuso y Aguado. Lo que sí reclaman los de Monasterio es que el proyecto presupuestario que les haga llegar el Ejecutivo regional venga ya "firmado" por Ciudadanos. 

División en Murcia

El caso de la Región de Murcia es muy particular. Allí gobierna el presidente popular Fernando López Miras también en coalición con Ciudadanos gracias a los votos de Vox. Sin embargo, el grupo parlamentario de Vox en la Asamblea regional se encuentra ahora totalmente partido. Tres de sus diputados no pertenecen a la formación de Abascal desde hace meses, tras ser expulsados por despedir a trabajadores del grupo parlamentario sin permiso de la dirección y prohibir el acceso a dirigentes nacionales a las cuentas del grupo. 

En la Cámara regional, la coalición formada por el PP y Ciudadanos se queda a un diputado de la mayoría absoluta. Por tanto, si eventualmente el partido de Abascal decidiese dar un giro de estrategia y no apoyar los próximos Presupuestos, López Miras contaría con la posibilidad de negociar con los tres parlamentarios expulsados. Consultados estos últimos por LPO, se muestran dispuestos a dar estabilidad al Gobierno de coalición siempre que aceptase algunas de sus peticiones para la política regional. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.