Sanidad
Implante de iris y cristalino para recuperar la luz del ojo
Implantes combinados de iris artificial y lente intraocular han comenzado a aplicarse, con éxito total.

El sentido más utilizado de los cinco que tiene el ser humano es la vista, cuya función es la de captar y percibir las imágenes y la luz del exterior. Una vez transformada en impulsos eléctricos, el ojo, su órgano principal, las conduce al centro nervioso de la visión que está en la zona posterior del cerebro.

La parte del ojo que se encarga de regular la cantidad de luz es el iris, que actúa como el diafragma de una cámara fotográfica, además de dar el color característico a los ojos de cada persona. En el centro del iris se encuentra un pequeño orificio, la pupila, que se dilata si llega mucha luz y se contrae si la luz es escasa. La ausencia total o parcial del iris se conoce como aniridia. Puede ser congénita o traumática y los síntomas más habituales de esta enfermedad son la fotofobia, es decir, la intolerancia a la luz, la escasa visión, el deslumbramiento, además de una pupila de gran tamaño o irregular. La aniridia congénita es una enfermedad hereditaria que impide el desarrollo del globo ocular en las primeras semanas de gestación. Se detecta en los primeros días de vida, cuando el bebé tiende a estar más cómodo en penumbra y cierra los ojos ante los estímulos lumínicos. Esta enfermedad puede ir asociada a cataratas, glaucoma y otros problemas importantes de visión.

Justo por detrás del iris se encuentra el cristalino. En nuestra cámara fotográfica del ojo es la lente (biconvexa) de consistencia elástica que permite enfocar los objetos situados a diferentes distancias. La ausencia de cristalino, se denomina afaquia. "Habitualmente su origen es traumático o quirúrgico. Cuando por alguna razón (luxación, catarata, etc) hay que extraerlo quirúrgicamente se puede hacer de forma parcial o de forma completa "en bloque". Esta última da lugar una ´afaquia intracapsular´ que dificulta el implante de elementos protésicos rehabilitadores debido a la ausencia de soporte anatómico", explica la doctora Amparo Toro, oftalmóloga en el Hospital Quironsalud Infanta Luisa de Sevilla.

En este hospital se ha llevado a cabo el primer implante combinado de iris artificial y lente intraocular de la sanidad privada sevillana. Se trataba de un paciente que había perdido la totalidad del cristalino y prácticamente todo el iris a consecuencia de un severo traumatismo. El éxito de esta operación ha eliminado la fotofobia que sufría el paciente y "ha reducido al mínimo la necesidad de corrección óptica. El desarrollo de las prótesis de iris y su implante combinado con lentes intraoculares permite corregir en un solo procedimiento quirúrgico situaciones tan complejas como la aniridia y afaquias postraumáticas" puntualiza la doctora Toro. Además, después de la intervención, "el paciente no precisará gafas de lejos; tan solo quedará cierto astigmatismo residual a consecuencia del traumatismo" asegura la especialista.

En casos de aniridia, ya que el iris es el responsable del color de ojos de cada persona, se comercializan iris artificiales de diferentes colores. Esto facilita la personalización de las prótesis que requieren los pacientes que sufren esta enfermedad. Aunque "estas prótesis no se emplean nunca con una finalidad puramente estética y no deben utilizarse jamás para cambiar el color de los ojos. Nuestro objetivo es estético y funcional pero siempre en el contexto de la rehabilitación de un ojo traumatizado" finaliza la doctora Amparo Toro. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.