Cataluña
El futuro electoral de Cataluña, en manos de Roger Torrent
Si Torra es inhabilitado, puede iniciar el plazo de dos meses para ir a las urnas aplicando la misma fórmula que la Asamblea de Madrid tras el 'Tamayazo' o aceptando la candidatura propuesta por Cs a PSC y PP

 En estos momentos, toda Cataluña mira al president del Parlament, Roger Torrent. Desde JxCat, al PSC, y también ERC porque el futuro de las elecciones en Cataluña pasa por él. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no ha pactado hasta el momento ninguna fecha para fijar las próximas elecciones catalanas. Su socio de gobierno, ERC, busca la manera de convencer al president para celebrarlas "cuanto antes". Las encuestas les favorecen y podrían gobernar fácilmente con ayuda del PSC y los Comunes. Fuentes de la formación republicana desvelan a LPO que se estaría hablando estos días de una vía capaz de activar el reloj electoral, sin necesidad de pactarlo con Torra. Una maniobra arriesgada que pondría en la picota a Torrent (ERC) y al PSC.

"Torra va por libre", comentan diputados de ERC y también de la CUP. La formación antisistema medió entre ambos partidos para pactar una respuesta conjunta tras la posible inhabilitación del presidente de la Generalitat. Sin embargo, y tal y como publicó LPO, la reunión no salió como esperaban y JxCat sigue sin querer fijar fecha electoral para alargar más su supervivencia en el Govern. Los republicanos se mantienen los primeros en las encuestas y buscan la manera de activar este mecanismo para poder pactar a su vez los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con el Gobierno de Sánchez. Quieren demostrar que, a base de diálogo y al frente de la Generalitat, la situación mejorará para Cataluña.

[ El Parlament espera que la sentencia de Torra llegue en octubre]

Su principal baza en estos momentos podría ser el PSC. Los socialistas catalanes han recibido la oferta de pactar un candidato de consenso junto a PP y Cs, como ya han solicitado los naranjas, para desbloquear la situación. Con un candidato que tenga suficiente consenso sobre la mesa, sería decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, si poner en marcha de nuevo el calendario electoral. Fuentes del PSC ponen en duda que su partido se junte a PP y Cs para realizar esta propuesta. "Hay una puerta entreabierta con ERC y los Comunes que sería bueno explorarla", aseguran desde la formación sosteniendo que, tanto unos como otros, serían buenos socios de Gobierno.

Sin embargo, en ERC se muestran divididos por la 'Operación Torrent'. Algunos cargos republicanos aseguran que "nos verían como botiflers (traidores)", mientras que otros ven "capaz" a Torrent de activar las urnas y "asumir el coste político" que ello implicase. Según fuentes próximas a letrados del Parlament , el presidente de la Cámara podría o no aceptar que se presentase el candidato alternativo. La decisión de convocar elecciones, en caso de que inhabiliten a Torra, está en sus manos.

Encrucijada legislativa

Es la otra encrucijada, además de la política, que deberá resolver el Parlament para poder sustituir a Torra. Porque, de no haber candidato, como adelantó este medio, la Cámara catalana podrá recurrir a la medida adoptada en la Asamblea de Madrid tras el ‘tamayazo' como solución para convocar elecciones: activar el plazo de dos meses para convocar elecciones una vez testada la imposibilidad de presentar un candidato a la investidura. Pero, ¿y si hay candidato alternativo? Si el acuerdo entre PSC, PP y Cs prospera presentarían candidato aunque les faltarían apoyos para que la votación saliera adelante, poniendo a Torrent en el centro de la diana. Las fuentes consultadas explican a LPO que estaría de nuevo "en un limbo".

[ Torra empuja al Parlament a imitar los pasos en la Asamblea de Madrid tras el 'tamayazo']

El presidente de la Cámara "tiene un margen de maniobra político para considerar si un candidato es viable o no", señalan las mismas fuentes. Un margen que permitiría a Torrent no presentar al candidato alternativo justificando que la investidura fracasará, una estrategia que devolvería a la Generalitat al escenario posterior al ‘tamayazo' en la Asamblea de Madrid en 2003 con un Parlament sin candidato a la presidencia.

Sí hay candidato alternativo con posibilidades reales de salir investido, la discrecionalidad de Torrent desaparece, explican desde el Parlament a LPO. Porque si las consultas del presidente con los partidos políticos ponen en evidencia la viabilidad de la investidura, Torrent no podría negarse a proponer candidato. Un escenario, en todo caso, que no parece viable en estos momentos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.