Reunión Sánchez-Ayuso
¿Por qué tantas banderas en la cumbre Sánchez-Ayuso? Moncloa quería tapar un 'muro'
Fueron trasladadas a Sol desde Presidencia del Gobierno. De no haber sido instaladas, todas las imágenes frontales hubieran inmortalizado un pilar vertical que 'separaba' a los dos mandatarios

Pocas cosas hay más divertidas que comparar series de ficción con momentos de nuestra política actual. Si con la moción de censura a Mariano Rajoy nos acercamos a House of Cards, la última puesta en escena del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, bien podría asemejarse a Borgen. Los detalles pueden jugarte una mala pasada y más cuando hay medios audiovisuales de por medio. Por ello, la puesta en escena de la reunión entre el jefe del Ejecutivo y la presidenta de la Comunidad de Madrid tenía que salir perfecta. 

Los jefes de gabinete de los respectivos mandatarios -Iván Redondo y Miguel Ángel Rodrígez- pactaron el contenido y también la escenografía de la cita. Luego los respectivos equipos de montaje hicieron el resto para cuadrar sus deseos y el resultado se pudo comprobar in situ, desde el nuevo saludo -dirigiendo la mano al corazón, tal y como recomienda ahora la OMS- hasta la ya célebre rueda de prensa con 22 banderas -11 de España y 11 de la Comunidad de Madrid- de fondo, donde algunos asemejaron el momento a una cumbre bilateral o al capítulo de la reunión Sánchez-Torra y los tiestos con flores rojas y amarillas. 

Una furgoneta proveniente de Moncloa llegó horas antes del encuentro Sánchez-Ayuso a la Real Casa de Correos cargada de banderas de España y de la Comunidad de Madrid. El Gobierno guarda suficientes banderas nacionales y de todas las comunidades por si organiza distintos actos o cumbres y tienen que planificar el 'atrezzo'. En concreto 22 banderas, 11 de España y 11 de la Comunidad, para tapar un pilar gigante situado en medio del escenario, donde se realizó finalmente la rueda de prensa de los dos mandatarios. 

Para que descubran cómo es la política tras el telón -nada de ficción-, el equipo de Moncloa encargado de vestir el inmenso hall comprobó un día antes y tras la rueda de prensa de la presidenta Ayuso, junto a su vicepresidente, Ignacio Aguado y el consejero de salud, Enrique Ruiz Escudero, que el sitio habitual donde realizan las comunicaciones no tiene apenas fondo y la respuesta de los líderes se escucha como en las catedrales. En esta ocasión se trataba del presidente del Gobierno y se tenía que dar una vuelta a esa puesta en escena. Dicho y hecho. 

Otro espacio con un inmenso pasillo profundo detrás y unos arcos de punto sobre sus cabezas. Ese fue el lugar elegido para instalar una plataforma que los elevase para mejorar todavía más la imagen. ¿Cuál era el problema esta vez? Un pilar grueso que separaba el atril del presidente del de la regidora madrileña. Lo que puede parece una nimiedad a simple vista, puede resultar un problema cuando al día siguiente toda la prensa abre con una foto de Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso separados por un muro. "¿La escenificación de un acuerdo?" podría haber sido uno de los titulares. 

Este es uno de los asuntos que quizás ocupe más tiempo en la vida del principal asesor o jefe de comunicación de Sánchez pero es la vida real. Había que tapar ese muro. Sin embargo, ¿y si la reunión no sale según lo esperado? Había que pensar en dos escenarios distintos por si el acuerdo, casi hecho el fin de semana entre los principales asesores, se venía abajo tras la conversación Sánchez-Ayuso. Los asesores políticos conocen al dedillo la táctica: no es lo mismo escenificar un acuerdo a una ruptura o un no acuerdo. Y ese miedo también estaba ahí porque sólo lo podrían saber tras la cita de ambos dirigentes. Finalmente, el cielo y los astros se alinearon y Sánchez y Ayuso se entendieron. Ambos tenían muy claro que querían ayudar y no podían fallar a los madrileños. Hay 'deal'. 

 [Ayuso afirma que "no hay médicos en España" y Sánchez ofrece más rastreadores, militares y policías]

El episodio de las banderas viene a tapar el problema del fondo a la vez que da porte a la cita. Nunca llegaron a pensar que el ocultar el muro para escenificar el acuerdo y la buena voluntad del Gobierno daría tantos 'memes' en las redes sociales con las 22 banderas de fondo. También se apostó por el paseo por las instalaciones, como ya hizo Sánchez con Torra en la Generalitat, y por la imagen del presidente firmando el libro de visitas, después la foto sentado al inicio de la reunión y, finalmente, la espectacular rueda de prensa con dos páginas de comunicado y sólo una pregunta por periodista. Conseguido. 

Nunca nadie hubiera pensado que un solo pilar daría tanto trabajo al Gobierno central y al madrileño para preparar lo que todo el mundo esperaba: un presidente visitando a su homólogo autonómico para aprobar más medidas que frenen el virus a la espera de saber si dan resultado. En ello estamos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.