Moción de censura
Aguado amagó con apoyar la moción de censura contra Ayuso en los momentos más críticos de la coalición
Los socialistas aseguran que el entorno del vicepresidente dio el 'sí' a la iniciativa. En Cs admiten que hubo momentos muy difíciles con la presidenta de la Comunidad

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, niega esta semana tajantemente su apoyo al PSOE en caso de que registre una moción de censura contra la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Sin embargo, fuentes socialistas señalan a LPO que Ciudadanos amagó con apoyar la moción planeada por el PSOE-M con ayuda de Moncloa. "Teníamos el apoyo del entorno de Aguado", desvelan a este medio. Una maniobra que, según fuentes socialistas madrileñas, se encuentra en 'standby', pero no significa que la descarten. "Ahora no es el momento", insisten. 

"No apoyaremos la moción de censura ni aunque nos den la presidencia", desmienten directamente desde Cs. Los naranjas sí que reconocen que las relaciones Aguado-Ayuso han pasado por muchos momentos. En la formación no niegan que "la relaciones estuvieron tensas" entre el vicepresidente y la presidenta, "pero como dos partidos que a veces discuten. No pueden estar de acuerdo en todo". Sin embargo, los socialistas van más allá y aseguran que el entorno de Aguado sí que ha mantenido conversaciones con ellos sobre la moción de censura, ante la perspectiva de que la presidenta madrileña adelante las elecciones. De hecho y tal y como publicó LPO, desde la dirección nacional de Cs temen que Aguado lleve su propio rumbo al respecto. 

 [Temor en Cs a que Aguado tome rumbo propio y apoye una moción de censura en contra del partido]

 La dirección nacional de Ciudadanos tiene claro que no respaldarían esta operación, pero temen que Aguado y algunos de los diputados del grupo parlamentario, los más cercanos al vicepresidente regional si puedan hacerlo, incluso en contra de las ordenes del partido. Para que la moción de censura prosperase, los socialistas solo necesitarían el apoyo de Mas Madrid, Podemos y el voto a favor de 3 de los 26 diputados de Ciudadanos. El secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, agitó esta semana, por cuarta vez desde junio, el fantasma de la moción ofreciéndole a Aguado el último caramelo con el que podría aceptar y dar su apoyo: ser él el presidente. De momento, el vicepresidente y socio de Aguado descarta la oferta asegurando que la moción no está sobre la mesa. 

En el PP están convencidos de que fue el equipo de Aguado el que metió presión sobre Ayuso colgando, por ejemplo, el contrato con la empresa Room Mate en la web de la Comunidad el tiempo necesario para que saltara a los medios de comunicación. No se creen que fuera por error y piensan que fue una estrategia para erosionar a la presidenta, justo en el día en el que tenía que dar explicaciones sobre los dos apartamentos de lujo que ocupa en un edificio del empresario hotelero Kike Sarasola. 

 Cs, en brazos de Sánchez  

Arrimadas se estrenó en su cargo de presidenta del partido comprometiéndose a que no se iban a romper los acuerdos con el PP en Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. Así lo dejó claro en varias entrevistas y cuando le han preguntado los medios hasta el momento. Sin embargo, los últimos giros a nivel nacional dejan al PP en tierra de nadie tras el salto de los naranjas a los brazos de Sánchez. El último desplante hacia los populares se ha producido este mismo viernes cuando los naranjas han confirmado que apoyarán la comisión de investigación en el Congreso por la 'Operación Kitchen'. 

[Casado frena un adelanto electoral de Ayuso por temor a perder el Gobierno en Madrid]

Ciudadanos se suma así a querer investigar el supuesto uso de medios del Ministerio del Interior en la etapa de Mariano Rajoy para favorecer intereses del PP, mientras que sus ahora socios de votación -PSOE y Podemos- se niegan a investigar la supuesta financiación ilegal que atañe al partido de Iglesias. Dirigentes del PP admiten que "era de esperar" cuando "llevan tiempo, según se ha publicado, negociando los Presupuestos con Sánchez". Los populares siguen sin fiarse de la relación con sus socios naranjas por mucha lealtad que prometa su líder hacia Pablo Casado. 

 Los Presupuestos, otro gran condicionante  

Otro gran condicionante para poner la moción de censura en barbecho sería la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Tal y como publicó LPO, desde el Gobierno entienden que para surja efecto y los naranjas dieran su apoyo a esta maniobra "hace falta un mayor acercamiento" y en eso han estado desde que la formación de Arrimadas dio su apoyo a los últimos decretos para prolongar el estado de alarma. "Las relaciones son buenas", admiten fuentes socialistas y ahora la prioridad del Ejecutivo es sacar las cuentas públicas adelante. 

 [Sánchez descarta la censura en Madrid para favorecer el pacto de Presupuestos con Ciudadanos]

Arrimadas ve posible sacar adelante unos presupuestos de "emergencia nacional" si Sánchez "escucha más a Bruselas que a Pablo Iglesias". Una condición que parece más que factible, teniendo en cuenta las exigencias de ajuste. Incluso, ministros como Yolanda Díaz y Alberto Garzón se han mostrado dispuestos a ese acercamiento y a negociar con los naranjas. Por el momento, toca estrechar lazos y negociar a nivel nacional para "quizás a finales de año o al que viene" se pudieran dar las condiciones para reactivar la vía de la moción de censura en Madrid, según desvelan fuentes socialistas. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.