Argentina
El gobernador de Buenos Aires, sitiado en su residencia por una rebelión policial
Lo acompañaban apenas un puñado de efectivos. Los policías abrieron fuego frente a la residencia y hubo disturbios

Fue la noche más compleja que atravesó Axel Kicillof desde que gobierna la provincia de Buenos Aires. Una protesta policial inédita de efectivos de la Bonaerense se concentró frente a la residencia del gobernador en La Plata con gritos, cánticos, fuego y hasta las sirenas de patrulleros.

El reclamo policial comenzó por la tarde en Almirante Brown y durante algunas horas no hubo acción alguna por parte del gobierno para desactivarla. En pocas horas se sumaron otros distritos y por la noche los efectivos de La Plata movilizaron hacia la residencia oficial.

Los intendentes quieren desplazar a Berni y mencionan a Descalzo y Zabaleta]

La residencia esta emplazada junto a la Casa de Gobierno en pleno centro de la capital provincial. Toda la manzana estuvo sitiada durante algunas horas. Con patrulleros estacionados en las esquinas haciendo sonar las sirenas.

A metros de las habitaciones donde descansa el Gobernador y su familia, los efectivos encendieron fuego y cantaron en favor de sus demandas. La tensión era extrema.

 Del otro lado de las rejas, Kicillof tenía apenas un grupo de policías que se ocupa de la seguridad del edificio. Allí se dispuso un operativo especial para resguardar las instalaciones y la seguridad de las personas. Según pudo saber LPO, Kicillof pidió que La Bonaerense reprima la protesta, algo que finalmente no ocurrió. Desde el gobierno desmienten ese pedido.

En los alrededores del edificio hubo corridas y hasta algunas escaramuzas entre policías. Dentro de las rejas también se vieron corridas durante uno de los momentos más tensos de la protesta.

Entrada la madrugada, la tensión fue cediendo y los efectivos de La Bonaerense se retiraron. El gobierno ordenó vallar manzana que aloja la sede de gobierno y la residencia oficial del gobernador. Las vallas eran permanentes durante la gestión de María Eugenia Vidal, sin embargo, cuando llegó Kicillof ordenó quitarlas.

Policías quemaron gomas frente a la residencia de Kicillof.

Además, se montó tanto en las adyacencias como en el estacionamiento interno un importante operativo de seguridad que incluyo a decenas de efectivos. En los alrededores se ubicaron móviles policiales con efectivos y la cuadra donde se ubica la residencia quedó cortada al tránsito. Hubo una decisión tomada de impedir que la protesta vuelta a la sede de gobierno.

Kicillof este martes se mostró con el presidente Alberto Fernández en una fábrica de motos en Campana, mientras continuaban las protestas policiales.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.