Podemos
Iglesias continúa en el foco del juez por el 'caso Dina': los daños de la tarjeta SIM "no son determinantes"
Fuentes próximas a García Castellón aseguran que no tendrá en cuenta el informe de la Policía sobre la tarjeta telefónica. No se ha podido probar que la memoria interna no esté intacta

El informe de la Policía Científica no cambia los planes del juez Manuel García Castellón en el marco de la investigación a Pablo Iglesias por el 'caso Dina'. Según ha podido saber LPO, el magistrado no considera determinante el informe pericial que él mismo solicitó para analizar el estado de la tarjeta SIM de la ex asesora del líder de Podemos, porque solo se refiere al "daño físico externo" de la SIM. Ni la Policía ni la empresa informática de Gales han conseguido acceder al contenido de la tarjeta de Dina Bousselhalm.

La Policía Científica trasladó al magistrado el paso 12 de agosto un informe pericial en el que descartaba la posibilidad de que Iglesias fuera el responsable de los daños externos de la tarjeta. El estudio de la SIM concluyó que el "lijado" se correspondería con las técnicas habituales para la recuperación de datos de la empresa informática contratada por Dina Bousselhalm.

Una cosa es que se diga que no tiene daño físico externo y otra cosa es que internamente no esté destruida

Pero esto no es suficiente para que García Castellón aparte la lupa de Pablo Iglesias. "Una cosa es que se diga que no tiene daño físico externo y otra cosa es que internamente no esté destruida", aseguran a este medio fuentes del entorno más cercano al magistrado. Defienden también que el juez habría archivado el asunto "al momento" si el informe de la Policía "hubiera dicho que no tenía daño", "pero no es así", señalan.

Iglesias pide volver a la condición de víctima

Aunque para Castellón el informe no sea suficiente, sí lo es para Pablo Iglesias. Este mismo miércoles, el vicepresidente segundo del Gobierno remitió un escrito a la Audiencia Nacional para ampliar el recurso que presentó en junio contra la decisión del juez de retirarle la condición de víctima en la causa que investiga el robo de la tarjeta de Dina, basándose en el informe pericial de la Policía. García Castellón dejó de considerarle víctima para atribuirle dos posibles delitos de revelación de secretos y/o daños informáticos, después de saberse que retuvo durante seis meses la SIM de su ex asesora.

Castellón investiga el robo y la difusión de la tarjeta SIM del teléfono de Bousselham dentro de una pieza del 'caso Villarejo'. El rastro que dejó el dispositivo es largo, y difícil de seguir: Dina denunció su robo en 2015 y solo dos días después se archivó por tratarse de autores desconocidos. Años después, la ex asesora de Iglesias sabría que la tarjeta terminó en la mesa de tres periodistas de la revista Interviú que no supieron qué hacer con ella y se la dieron a Antonio Asensio Mosbah, el presidente del Grupo Zeta. A su vez, Asensio se la hizo llegar a Pablo Iglesias, una actitud que el hoy vicepresidente reconoció como la de "un caballero".

La tarjeta pasó por las manos de Iglesias más tiempo del que debería: seis meses tardó en devolvérsela a su ex colaboradora. Según él mismo ha declarado, lo hizo para no someterla a "más presión" por el contenido íntimo que había en ella. Esa demora le pondría años después en el punto de mira del juez García Castellón.

Ajena al ‘viaje' de su tarjeta, Dina Bousselham y su partido vieron cómo el contenido del dispositivo se filtraba a algunos medios de comunicación, y en Podemos comenzaron a preocuparse por las consecuencias que podría tener para el partido lo que un primer momento parecía un hurto común. Más tarde, la investigación reveló que Villarejo se había reunido con los periodistas, que conservaban una copia del contenido de la tarjeta, haciéndose así con un USB con toda la información del teléfono de Dina. Unos archivos que fueron encontrados en su casa de Boadilla del Monte tras ser detenido.

El puzzle es más complejo. En Podemos tienen claro que Villarejo y las llamadas "cloacas del Estado" están detrás del robo de la tarjeta, pero el juez que instruye el caso duda del propio Pablo Iglesias. García Castellón investiga si el líder de Podemos pudo haber dañado la tarjeta SIM de su ex asesora para evitar la difusión de posibles datos comprometedores sobre el partido.

[ Podemos se juega su futuro en la Fiscalía Provincial de Madrid]

Recuperar el contenido de la tarjeta era el objetivo, pero está resultando imposible. Ni la empresa de informática galesa a la que acudió Dina Bousselham tras recuperar la SIM, ni la Policía Científica, han logrado recuperar su contenido. Por eso, García Castellón no considera determinante el informe pericial al no aclarar el estado interno de la SIM, aseguran desde su entorno. Según ha podido saber LPO , asimilar que la Policía exime a Iglesias "es una base falsa" para el juez.

El próximo episodio en la 'saga' del 'caso Dina' será el próximo 10 de septiembre, cuando el juez García Castellón interrogará a José Manuel Calvente, ex abogado de Podemos, después de que asegurase que el robo de la tarjeta de Dina "fue un montaje".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.