Cataluña
Torra da la puntilla al PDeCAT con una crisis de Govern al servicio de Puigdemont
Cesa a Chacón, que no quiso darse de baja del partido; a Buch y a Vilallonga. Incorpora a Ramón Tremosa, que apostó por la Declaración Unilateral de Independencia

 La guerra entre los antiguos convergentes se ha trasladado al Govern de Cataluña. Después de la oleada de bajas al PDeCAT del pasado lunes, iniciada por Carles Puigdemont, Quim Torra ha decidido, a dos semanas de su vista en el Supremo, remodelar su gobierno, con la salida de tres consejeros. Destaca, sobre las demás, la marcha de Àngels Chacón, una de las pocas que decidió permanecer en el PDeCAT. Su cese se considera un ‘castigo'.

Además de la consejera de Empresa, salen del Govern el titular de Interior, Miquel Buch, ‘sentenciado' desde finales del año pasado por las cargas de los Mossos durante las protestas por la sentencia del procés y al que sucederá en el cargo Miquel Sàmper; y la consejera de Cultura, Mariángela Vilallonga, que será relevada por Àngels Ponsa.

[Puigdemont anuncia su baja del PDeCAT en un ambiente pre-electoral en Cataluña]

El sustituto de Àngels Chacón será el ex eurodiputado Ramón Tremosa, muy próximo a Carles Puigdemont. De hecho, el nuevo consejero de Empresa defendió, tras el referéndum del 1-O de 2017, la activación de una Declaración Unilateral de Independencia para después suspenderla. Justo lo que hizo el ex president de la Generalitat en el Parlament el 10 de octubre de aquel año.

Puigdemont y su objetivo de aglutinar a todos los cargos de la antigua Convergència en torno a la nueva marca que él lidera, Junts, están detrás, según las fuentes consultadas, de esta crisis de Govern: "Quiere debilitar al PDeCAT hasta hacer que desaparezca. Y, después, presentar a Junts en las elecciones".

Puigdemont quiere debilitar al PDeCAT hasta hacer que desaparezca. Y, después, presentar a Junts en las elecciones

Los cargos del Govern contactados por LPO afirman que "estamos ante una guerra civil entre los antiguos convergentes. Se están refundando, y la guerra ya ha alcanzado al gobierno". Torra, mientras, va dando los pasos que le marca Puigdemont, a la espera de su asumida inhabilitación el próximo 17 de septiembre.

De cara a esa decisión del Supremo, Torra se inclinaba por anunciar la convocatoria de elecciones para el 15 de noviembre, pero los tiempos de Puigdemont podrían ser otros: "Quiere ganar tiempo para eliminar el PDeCAT y fortalecer Junts".

El nuevo conseller de Empresa, Ramón Tremosa, conversa con su antecesora, Àngels Chacón.

Además, de no convocar todavía elecciones, situaría a ERC entre la espada y la pared, exigiendo al vicepresidente Aragonés que no ejerza de presidente en funciones y a Roger Torrent, presidente del Parlament, que no convoque una nueva sesión de investidura. Un vacío legal, este último, que podría provocar que la cámara autonómica tuviera que seguir, ante la ausencia de un candidato a president, los pasos que dio la Asamblea de Madrid tras el ‘tamayazo'.

[Torra empuja al Parlament a imitar los pasos en la Asamblea de Madrid tras el 'tamayazo']

Otro ex president, Artur Mas, también mide en estos momentos sus fuerzas de cara a unos comicios que no están nada claros. El predecesor de Puigdemont se mantiene todavía en el PDeCAT, pero las fuentes consultadas advierten que esta decisión puede cambiar: "No le gusta estar en el equipo perdedor, y el PDeCAT tiene ese papel ahora..."

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.