PP
Casado confirma a Sánchez el "no" del PP a los Presupuestos y a la renovación de las instituciones
Señala a Iglesias como el principal escollo, pero anuncia tres posibles acuerdos

Pablo Casado confirmó ante Pedro Sánchez en Moncloa el "no" del PP a unos Presupuestos redactados por un Gobierno en el que esté Pablo Iglesias. El vicepresidente de Asuntos Sociales, tal y como adelantó en exclusiva LPO el pasado 23 de agosto, fue señalado por el líder de la oposición como el principal escollo para aprobar las cuentas, pero también para renovar los órganos constitucionales -CGPJ, Tribunal Constitucional y Defensor del Pueblo-: "No podemos llegar a un acuerdo para modificar esas instituciones con un partido que pide un cambio de régimen constitucional a través de la abdicación del rey y que está imputado por corrupción".

El presidente del Partido Popular afirmó, en la rueda de prensa posterior a su cumbre con Sánchez, que había acudido con voluntad de acuerdo porque "yo no soy el de 'no es no'", en referencia al lema del actual jefe del Ejecutivo en 2016, en contra de facilitar la investidura de Mariano Rajoy. No obstante, el líder de la oposición protagonizó dos grandes 'noes' a las principales peticiones del Gobierno: la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y la renovación de las instituciones.

Sobre el rechazo del PP a las cuentas que presente el Ejecutivo, Casado acusó a Sánchez de "no haber hecho los deberes". En ese sentido, recordó que aún no se ha presentado ni aprobado el techo de gasto de 2021 ni la senda de déficit: "O corren mucho, o no llegan a tiempo. Ni ellos mismos han redactado el anteproyecto de ley de Presupuestos". Además, añadió Casado, "Sánchez no me ha informado de nada sobre ese proyecto. A las negociaciones se va con papeles, y esto no se ha hecho". 

El líder popular reivindicó, además, que "el PP es la oposición, la lidera, y nunca el principal partido de la oposición ha apoyado los Presupuestos". Destacó, por otra parte, que "hay una suma alternativa sin partidos independentistas y con Ciudadanos, a los que no les importa reunirse con un partido imputado por corrupción". Aprovechó, en ese sentido, para señalar a Iglesias como escollo para un acuerdo de Presupuestos, también por su apuesta de "subir impuestos y no poner en marcha reformas". Finalmente, advirtió que "no se necesitan los Presupuestos para recibir las ayudas europeas".

[Encallan las negociaciones de PSOE y PP para la renovación del CGPJ]

Sobre la renovación de los órganos constitucionales, Casado recordó que, durante los dos últimos años, el PSOE no ha contado con el PP ni para nombrar a Dolores Delgado, ni para anunciar el nombramiento de las nuevas direcciones del CNI, CNMC y RTVE: "Ahora que necesitan el concurso del PP para renovar el resto de instituciones, es cuando quieren sentarse. El problema es que su vicepresidente quiere un cambio de régimen constitucional, con la abdicación del rey, el referéndum de Cataluña, el blanqueamiento de Bildu; y que tiene imputado a su partido por financiación ilegal", señaló.

El problema es que su vicepresidente quiere un cambio de régimen constitucional, con la abdicación del rey el referéndum de Cataluña, el blanqueamiento de Bildu; y que tiene imputado a su partido por financiación ilegal

El líder del PP, además, anunció el rechazo de Pedro Sánchez a algunas de las propuestas que le ha planteado durante la reunión en Moncloa. Así, y según afirmó Casado, el Gobierno y el PSOE rechazan el plan de los populares contra la okupación ilegal, con la recuperación del delito de usurpación. También ha descartado el presidente un nuevo plan de fronteras para frenar la inmigración ilegal. Otro motivo de choque, ha añadido el líder popular, ha sido el acercamiento de presos etarras -"ya van 53 en los últimos meses". Sobre Cataluña, ha ofrecido el apoyo del PP en el caso de que no se respeten decisiones judiciales o se produzcan altercados en las calles, sin una respuesta concreta por parte del Ejecutivo.

En cuanto al plan de choque económico planteado por el PP, Casado reconoció que "no estamos en la misma línea". Ha admitido que no ha habido avances en las propuestas de extender los ERTE al turismo hasta la próxima temporada; la bajada de impuestos a las empresas y los sectores más afectados; ni la extensión de la tarifa plana a los autónomos. Además, adelantó el rechazo de los populares al decreto del superávit local y confirmó que ha vuelto a pedir, sin éxito, una reducción del Gobierno: "Tener a 23 ministros no es el mejor mensaje de austeridad".

Tres acuerdos para combatir el coronavirus

A pesar de esta larga lista de desencuentros, Pablo Casado destacó, en su comparecencia en Moncloa, la buena sintonía entre el Gobierno y el PP para llegar a tres grandes acuerdos destinados a la lucha contra el coronavirus en España.

En primer lugar, afirmó Casado, Sánchez se ha abierto a llevar a cabo una tramitación urgente para la modificación de la Ley 3/1986, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública . El objetivo, explicó el líder del PP, es aprobar una nueva redacción del artículo tercero del texto en vigor, para explictar las competencias del Gobierno a la hora de limitar los derechos de circulación o de movilidad. Además, añadió el líder popular, también se ha puesto sobre la mesa la modificación de la Ley Contencioso Administrativa, para establecer que sean los órganos judiciales superiores, con la Sala 3 del Tribunal Supremo al frente, los que den la autorización para la limitación de derechos.

[La resolución del juez contra las restricciones en Madrid puede repetirse en toda España]

Casado se mostró optimista sobre las posibilidades de acuerdo para crear un Alto Comisionado para la Recuperación Económica, cuyas ayudas podían regularse a través de la reforma legislativa que impulsó José Luis Rodríguez Zapatero en 2006. Para asegurar la independencia en el reparto de esas ayudas, el PP ha propuesto que el presidente de ese nuevo organismo pueda ser un ex gobernador del Banco de España o un ex comisario europeo. Recordó, además, que esas ayudas estarían desvinculadas de los Presupuestos y que, al ir por ley la creación de ese Alto Comisionado, "le prestamos el apoyo para aprobarla".

Por último, Casado también vio factible sellar un Pacto de Estado por la Sanidad: "No tiene por qué llamarse el Pacto Cajal que propuse, puede ser el de Alcalá si nos reunimos allí", reflexionó de forma irónica el líder del PP, que aprovechó para recordar la importancia del Pacto de Toledo para el sistema de pensiones: "Ese acuerdo lo suscribieron Felipe González y José María Aznar antes de las elecciones y cuando su relación no era buena". Enfatizó en la necesidad de seguir ese ejemplo, porque "necesitamos un depósito de medicamentos, un refuerzo de la atención primaria, y un pool nacional de profesionales".

El Gobierno acusa a Casado de "obstruccionista"

 Una vez concluida la rueda de prensa de Casado, le correspondió a María Jesús Montero hacer una valoración de la reunión de Sánchez con el líder del PP y de las palabras de este último tras el encuentro. La portavoz del Gobierno, ha acusado al líder popular de mantenerse en la "confrontación", en el "frentismo" y en el "obstruccionismo", después de rechazar la oferta del Ejecutivo de despolitizar la gestión de la pandemia.

 También ha reprochado a Casado que haya avanzado -y lo haya hecho "sin sonrojo"- que no piensa facilitar la renovación de los órganos constitucionales, como el Consejo General del Poder Judicial, durante esta legislatura, "incumpliendo la Constitución" o que haya rechazado también cualquier negociación sobre los Presupuestos.


Ha lamentado que el líder de la oposición haya dicho que no conoce los Presupuestos, cuando lo que el Gobierno le ha pedido precisamente es que "se siente al diálogo", para conocer las cuentas "de primera mano" e incluso para "aportar, construir y contribuir" en su mejora. "Apoyar los Presupuestos no es apoyar al Gobierno, es apoyar al país, ser patriota más allá de los golpes de pecho", ha dicho la ministra, quien ha planteado además una pregunta: "Si no es ahora, ¿cuándo cree el PP que tiene que abandonar la confrontación y arrimar el hombro ponerse del lado de los ciudadanos?".

Montero ha acusado al PP de agarrarse a "toda serie de elementos inconexos" para justificar su no a las cuentas o su rechazo a pactar la renovación de los órganos constitucionales, y en concreto ha lamentado que entre esas excusas esté la de poner en cuestión "la propia legitimidad del Gobierno", por poner entre sus condiciones para los pactos que Podemos salga del Ejecutivo: "Si en España hay Gobierno de coalición es porque así lo han querido los ciudadanos", ha afirmado la portavoz.

Por otro lado, la ministra ha considerado "absolutamente accesorio" uno de los puntos en los que Casado ha augurado posibilidad de acuerdo: la creación de un Alto Comisionado o una agencia nacional para la recuperación económica, que se encargaría de gestionar los fondos europeos. "Es un tema instrumental, absolutamente anecdótico", ha insistido la ministra, quien ha ironizado sobre el hecho de que el PP apoye ahora la creación de una agencia cuando antes "las declaró a extinguir".

En su opinión, el hecho de que Casado reclame una agencia que gestione los fondos por personas que no están en el Gobierno y que los "desconecte" de los planes de transformación del país demuestra que el líder del PP "no se ha enterado de nada" de lo que el Gobierno ha negociado en Bruselas. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.