Educación
Las familias que lleven a sus hijos con síntomas al colegio se arriesgan a un delito de lesiones
Los juristas advierten de la colisión entre el derecho a la educación y el derecho a la salud, pero avisan que los progenitores pueden ser sancionados en el caso de llevar a sus hijos con síntomas o contagiados

 El inicio de las clases planteará un escenario difícil en muchos hogares: ¿Cómo se harán cargo las familias trabajadoras de los niños que tengan que guardar cuarentena?, ¿Qué responsabilidad tendrán los progenitores si deciden llevar a sus hijos a los centros aun teniendo síntomas o siendo positivos?, ¿Pueden no llevar a sus hijos al colegio si la situación epidemiológica empeora?. Son algunas de las preguntas que se hacen padres y profesores a menos de una semana de empezar el curso, porque Celáa e Illa se olvidaron de la conciliación en la reunión que este jueves mantuvieron con las autonomías para trazar el regreso a las aulas.

La normativa acordada con las comunidades no contempla soluciones para las familias en el caso de que sus hijos tengan que hacer cuarentena. "Efectivamente, este documento que hemos acordado no recoge el tema de conciliación", reconoció Isabel Celáa, que se comprometió a dar una respuesta "acorde a las necesidades de las familias" consensuada con los ministerios de Trabajo e Inclusión. Tampoco se dijo nada sobre la responsabilidad de padres y madres en el caso de que no quieran firmar la declaración responsable, o incluso lleven a sus hijos al colegio con síntomas o siendo positivos en Covid-19. Salvador Illa aseguró que es una posibilidad que "no concebiría" y que, por eso, no se había acordado nada al respecto. Los profesores lo criticaron porque, según ellos, "escurrió el bulto".

[La limpieza, el 'responsable Covid' y la declaración de los padres: los flecos del plan de Illa y Celaá

Los juristas advierten que no va a ser fácil regular estas situaciones excepcionales. Federico de Montalvo, profesor de Derecho Constitucional en ICADE, explica a este medio con qué escenarios nos podremos encontrar en las próximas semanas ante la inminente ‘vuelta al cole'. En el caso de que una familia no esté cumpliendo con las medidas de seguridad e higiene establecidas, y así conste en el centro educativo, cabrían dos opciones, señala Montalvo: "Una sería impedir al niño acceder a la escuela planteando que supone un riesgo potencial para los demás".

 Los profesores en ningún caso podrán negarse a que el alumno acceda al centro 

Pero, entonces, ¿estaríamos prohibiendo a un niño acceder a un derecho fundamental como la educación por la "irresponsabilidad" de su familia?. Federico Montalvo asegura que exactamente este escenario sería inaplicable porque "el derecho a la educación prima". Los profesores en ningún caso podrán negarse a que el alumno acceda al centro: "En España no es posible privarle del derecho a la educación por un riesgo potencial".

Montalvo, experto en Derecho Constitucional, plantea otra solución. Tenemos que acudir a la Ley de Protección de la Infancia, modificada en el año 2015. La normativa recoge la posibilidad de retirar la patria potestad temporalmente a las padres para adoptar medidas de protección. Sería para actuaciones concretas, pero no serviría para garantizar el cumplimiento continuado de las medidas de seguridad e higiene contra el coronavirus. "Por un lado si le impides (al alumno) ir a la escuela afectas a un derecho protegido, pero si acudes a la vía de retirar la patria potestad temporalmente no solucionas el problema, ¿cómo articulas eso?" se pregunta Montalvo. El experto reconoce que no hay, ahora mismo, "una solución fácil". "No podemos pedir al derecho que resuelva conflictos sociales que son irresolubles", defiende.

Posible delito de lesiones

Advierte a las familias de que podrán encontrarse con un problema judicial si llevan a sus hijos al colegio siendo positivos o teniendo síntomas. "Si un padre ha llevado a su hijo con síntomas puede cometer un delito de lesiones y puede ser sancionado", señala Montalvo. Asegura que el juez podría observar dolo eventual en la actitud de los progenitores. "Yo, llevando a mi hijo, pongo en riesgo la salud de los demás, es un delito de lesiones", apunta.

[ Los directores de colegio piden que sean las CCAA quienes gestionen la vuelta a las clases]

¿Y si las familias se niegan a llevar a los niños al colegio por miedo? "Es discutible", reconoce Montalvo. En cualquier otra situación no escolarizar a los hijos podría ocasionar la perdida de la patria potestad, pero el experto asegura que si ahora mismo se niegan justificando riesgo de contagio podría ser "discutible", porque prima la salud de su hijo.

Hay una brecha jurídica

Federico Montalvo asegura que hay una brecha jurídica abierta que será difícil de resolver. Como jurista reconoce que "lo que he echado en falta durante estas semanas son campañas de concienciación" para evitar que situaciones "de difícil solución", incluso aplicando la ley.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.