Gobierno
Sánchez busca un pacto con Iglesias para aplicar la 'fórmula Rajoy' en los Presupuestos: "Cs+PNV"
Podemos exige un acuerdo de Gobierno antes de negociar con otras formaciones. El presidente ve más viable el "sí" de Cs que la abstención de ERC

Primero firmar unos "Presupuestos de Gobierno" con Podemos y después pactar con Ciudadanos. Esa es la hoja de ruta que se ha marcado Pedro Sánchez en el inicio del curso político. El presidente, que blindó la continuidad del Ejecutivo de coalición y el poder de Pablo Iglesias en el mismo durante la conferencia que protagonizó este lunes, se reunió apenas unas horas después con el vicepresidente, con el objetivo de acordar con él la estrategia a seguir. Pese a las reticencias de Podemos a incluir a los de Inés Arrimadas en la ecuación, el mensaje de Moncloa es claro: la abstención de ERC está cada vez más complicada y, a día de hoy, la única opción para aprobar las cuentas pasa por repetir la 'fórmula Rajoy': "Cs+PNV".

Según explican a LPO altos cargos del Ejecutivo, Sánchez afronta la reunión del miércoles con Pablo Casado siendo perfectamente consciente de la posición del líder de la oposición de cara al proyecto presupuestario. Tal y como avanzó en exclusiva este diario el 23 de agosto, el presidente del PP oficializará su "no" a los PGE, afirmando que no puede apoyar las cuentas a un Gobierno en el que Pablo Iglesias es vicepresidente.

[Casado usará a Iglesias de excusa para justificar el "no" a los Presupuestos ante sus socios europeos]

Esta información, replicada por otros medios el pasado jueves, y confirmada este lunes por José Manuel Martínez Almeida, se manejaba en Moncloa desde hace días, así como la decisión del PP, también adelantada en estas páginas, de bloquear la negociación para la renovación del CGPJ. Pese a ello, Sánchez tratará de trasladar toda la presión a Casado, a la espera de un cambio de postura que se asume como "imposible".

También está "cada vez más complicado" el apoyo o la abstención de ERC a los Presupuestos. Los republicanos, con Pere Aragonés a la cabeza, ya han dejado claro que es "difícil de imaginar" que se pueda llegar a nuevos acuerdos si los de la investidura "no se han cumplido". Además, exigen un "cambio de actitud" del Gobierno respecto a las decisiones judiciales que afectan a los condenados por el procés.

[Sánchez congelará la 'mesa de gobiernos' con Cataluña si Torra anuncia elecciones en septiembre]

Desde Moncloa, por su parte, ya admitieron a LPO que si Torra anuncia en septiembre elecciones para el 15 de noviembre, Sánchez pospondrá la reunión de la ‘mesa de gobiernos' hasta después de los comicios. Una decisión que alejaría, todavía más, un hipotético respaldo de Esquerra a los Presupuestos.

Así las cosas, el presidente y sus más estrechos colaboradores ya han asumido que la prioridad del Gobierno debe ser blindar, cuanto antes, el respaldo de dos partidos clave: PNV y Ciudadanos. Ambos, de hecho, resultaron fundamentales para los últimos Presupuestos aprobados por el Congreso: los de 2018 con Mariano Rajoy aún al frente del Gobierno.

Aitor Esteban estrecha la mano de Mariano Rajoy en el Congreso.

Sánchez, por tanto, quiere repetir la ‘fórmula Rajoy' para aprobar unas nuevas cuentas, logrando de nuevo la suma de los nacionalistas vascos y de la formación naranja. La tesis del Ejecutivo es que, pese a ser formaciones antagonistas, ya respaldaron a la vez unos Presupuestos, y también han hecho coincidir su voto en las prórrogas del estado de alarma.

Avances significativos con ambos partidos

Con PNV y Ciudadanos, además, está habiendo avances significativos. El pasado jueves, sin ir más lejos, se selló un nuevo acuerdo entre nacionalistas vascos y socialistas para gobernar en coalición en el País Vasco, que es interpretado por las fuentes consultadas como el "primer paso" para lograr el apoyo del partido jetzale a los Presupuestos.

En cuanto a Ciudadanos, el Gobierno ya ha empezado a trabajarse el respaldo de los de Arrimadas renunciando al ‘impuesto verde' a las aerolíneas, a pesar de ser uno de los compromisos adquiridos en el pacto de coalición firmado por PSOE y Podemos. La formación naranja ya ha advertido que rechazaría unas cuentas que fueran aparejadas a una mayor "carga fiscal" para los españoles y las empresas, por lo que la no aplicación de esta tasa es el primer guiño a Cs. Calviño, además, ya ha anunciado que, debido a la crisis económica provocada por el coronavirus quedan congeladas las grandes subidas de impuestos planteadas inicialmente.

Inés Arrimadas, en un acto de campaña en el País Vasco.

De confirmarse el "sí" de PNV y Ciudadanos a los Presupuestos de 2021, y teniendo en cuenta el resto de apoyos que recibió Sánchez a la investidura (Más País, Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe), el Gobierno obtendría una mayoría absoluta, con 177 ‘síes' para su proyecto presupuestario, dejando en anécdota el paso de los 13 diputados de ERC de la abstención al ‘no'.

Las cuentas, pese a lo ajustado del resultado, le salen a Moncloa. Ahora, queda lo más difícil: convencer a PNV y a Ciudadanos... e impedir que los ministros de Unidas Podemos veten un acuerdo con los de Inés Arrimadas. Una tarea, esta última, en la que ya trabaja Pedro Sánchez desde este mismo lunes, en la que ha sentado las bases para un acuerdo de Presupuestos con Pablo Iglesias que sirva como base de negociación con el resto de formaciones.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.