Covid-19
España ofrece a Reino Unido "corredores seguros" en Andalucía y Valencia además de las islas
Fuentes gubernamentales anuncian reuniones con el embajador británico, Hugh Elliott, para intentar llegar a un acuerdo

El Gobierno negocia con Reino Unido "corredores seguros" en Andalucía y Valencia, además de en las Islas Baleares y Canarias. Es la última propuesta de Moncloa en las negociaciones con el gabinete de Boris Johnson, que se mantienen abiertas desde el sábado. El Ejecutivo ya ha hablado a lo largo de este lunes con algunas comunidades que piden corredores aéreos turísticos seguros para ver cuál es su propuesta y trasladarla al Gobierno británico, siempre basada en datos y en la situación epidemiológica. La ministra de Turismo, Reyes Maroto, reconoce que hay territorios dentro de la Península que están en una situación epidemiológica "mejor" que el Reino Unido y, por lo tanto, establecerá también diálogo con estas comunidades.  

Fuentes gubernamentales aseguran a LPO que el Ejecutivo se encuentra trabajando en estos momentos en dos líneas paralelas de actuación. La primera se centraría en el diálogo con el Gobierno de Boris Johnson para establecer un "corredor seguro" para viajar a diferentes puntos del país y no perder el turismo; mientras que la segunda consiste en la puesta en marcha de una campaña informativa con los socios europeos para aportarles datos de primera mano sobre la evolución de los brotes, asegurando que tienen todo controlado, y evitar así que impongan cuarentenas a los turistas que vengan del país. Todo ello porque ya hay 165 que países han puesto restricciones a los viajeros procedentes de España.

Según las fuentes consultadas, el Gobierno negocia desde el sábado con Reino Unido la apertura de un "corredor seguro" que no eche al traste la temporada turística española. La última hora es que a estas negociaciones se han sumado los responsables del ejecutivo balear y canario para presionar al Gobierno de Johnson aportando cifras y medidas de seguridad que se podrían implementar. La Junta de Andalucía y la Comunidad Valenciana también han pedido este lunes al Gobierno central que incluya a sus comunidades en las negociaciones y evitar así cuarentenas. 

El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha señalado que "Andalucía es un destino seguro. Nuestra incidencia de Covid, como Baleares o Canarias, es menor a la de Reino Unido. Exigimos a Sánchez que defienda nuestros intereses y, además de tratar de tú a tú con Gibraltar, negocie un trato justo para Andalucía". Por su parte, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, señala que el "día de hoy va a ser clave" para resolver la situación con Reino Unido. 

Pero la preocupación del Gobierno no sólo es por Reino Unido. Francia fue el primero en advertir a sus ciudadanos que no se desplazaran a Cataluña ni Aragón por los rebrotes, si no resultaba imprescindible. Sólo en el mes de julio las pernoctaciones francesas han caído un 90% en comparación con el mismo mes de 2019, apuntan desde el sector de los hosteleros. A Francia le siguió Bélgica, quien prohibió cualquier viaje no esencial a estos territorios y, finalmente, Noruega ha impuesto un confinamiento de 10 días a los españoles que vayan al país de vacaciones. En las últimas horas, hasta 165 países son los que han establecido algún tipo de restricción a los viajeros procedentes de España.

Desde el Gobierno culpan a la "desinformación" del resto de países de lo ocurrido y el Ministerio de Exteriores ya se ha puesto manos a la obra para ayudar al de Turismo y llamar a los socios europeos para informarles de los datos actuales, sin fallecidos en Cataluña, recalcan. "Vamos a intentar minimizar las consecuencias", apuntó este lunes la ministra de Turismo, Reyes Maroto. 

La ministra aseguró que el Gobierno establecerá un diálogo con las comunidades que piden corredores aéreos turísticos seguros para ver cuál es su propuesta y trasladarla al Gobierno británico, siempre basada en datos y en la situación epidemiológica. Maroto reconoció que hay territorios dentro de la península que están en una situación epidemiológica "mejor" que el Reino Unido, y por lo tanto, establecerá también diálogo con estas comunidades. 

Fuentes gubernamentales confirman una reunión en la tarde de este lunes con el embajador británico, Hugh Elliott, para intentar llegar a un acuerdo con el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés. Elliott, entrevistado este lunes en La Sexta, señaló que "hubiéramos preferido no tener que tomar esa decisión, sabemos lo destructiva que es". Unas declaraciones que contrastan con las del Gobierno británico, quien aseguró este lunes que no iba a pedir perdón por haber tomado esta medida. Los contactos seguirán a lo largo del día, "para buscar un equilibrio entre la economía y proteger la salud pública", responden de los dos gobiernos. 

El Gobierno descarta tomar el control

El Gobierno descarta tomar el control pese al auge de los rebrotes en varias provincias. En Moncloa se mantienen alerta y vigilantes ante la evolución del virus, pero valorar la posibilidad de volver a establecer un confinamiento generalizado, es decir, de recurrir al estado de alarma. Una decisión que no ha gustado en Ciudadanos. Su portavoz, Edmundo Bal, aseguró este lunes que "el momento en el que nos encontramos es un momento en el que el Gobierno de España tiene que tomar el control de la situación" y recordó que su partido apoyó el decreto ley 21/2020 que ofrece esa herramienta jurídica.

 [Golpe al turismo: Reino Unido impone cuarentena obligatoria a quienes provengan de España]

Por su parte, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha descartado este lunes confinar Zaragoza porque las consecuencias serían "funestas" para la comunidad autónoma, al ser el motor económico y cultural, y ha asegurado que los contagios están en una etapa de "meseta", con subidas y bajadas diarias. El presidente ha admitido que el Covid-19 está causando más problemas de los previstos, que en Zaragoza se da la "tormenta perfecta", por los casos asociados al ocio nocturno y las fiestas privadas, a los temporeros que residen en la ciudad y por ser una gran ciudad, con más de 700.000 habitantes, ya que es más difícil contener su expansión.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, asustó este lunes aceptando el descontrol del virus en Barcelona y el área metropolitana asegurando que en diez días podría volver a imponer el confinamiento. Torra reclama un "esfuerzo colectivo y solidario" en los próximos diez días ante la situación "crítica" de la pandemia para evitar así más restricciones, que adoptará sin que le "tiemble la mano" si es necesario, y ha pedido "extremar las medidas de prevención", también a quienes se desplacen por vacaciones.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.