Presupuestos
El PP espera la llamada del Gobierno aunque descarta aprobar los Presupuestos
En el PP no descartan sentarse a hablar, lo que muchos ven como una "posibilidad remota" es dar su apoyo a los PGE. El veto a Podemos no ha funcionado y esperan que el Ejecutivo defina su estrategia

Gobierno y oposición no descansan en verano. Se ausentarán unos días, pero todos tienen que estar disponibles y a unas horas de la capital para poder desplazarse en caso de reunión o urgencia. Así lo han determinado en el Ejecutivo y también en el principal partido de la oposición. Los populares esperan la llamada del Gobierno en agosto para sentarse a hablar de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. En el PP no descartan sentarse a hablar, lo que muchos ven como una "posibilidad remota" es dar su apoyo a las cuentas públicas. La condición que exigían hasta ahora, vetar a Unidas Podemos, no ha funcionado y en Génova se encuentran a la espera de que el Ejecutivo defina su estrategia para ver con qué socios contará Sánchez para las negociaciones. 

"Siempre que nos han llamado para sentarnos a hablar, hemos ido", señalan fuentes cercanas a Pablo Casado. Con esto, el principal partido de la oposición escenifica su colaboración y buen hacer. Además, porque esperan la llamada del Gobierno "desde hace meses". "Nosotros, para salvar vidas y para reconstruir la economía, estaremos ahí. Pero para arruinar el esfuerzo de miles de españoles y tirarlo todo por la borda por una mala gestión de la crisis económica, con nosotros el Gobierno no puede contar para eso", advierte el secretario general, Teodoro García Egea. 

En el PP mantienen su propia reflexión: no quieren regalar la derecha y no buscan ser cómplices de Sánchez. La 'geometría variable' del presidente le empuja a buscar socios en el nacionalismo. Las concesiones realizadas hasta el momento, tanto a PNV como a ERC, señalan las líneas rojas por las que los populares no pasan. "Somos la alternativa al Gobierno y no comulgamos con esas políticas", señala un cargo afín a Casado. Es el mantra que repiten sin cesar, como Sánchez el de "soy el presidente del Gobierno". Quizás porque todavía no se lo creen o porque temen, en el caso del PP, que Vox les supere en las encuestas. La visión de muchos es que si aprueban las cuentas junto a la izquierda, regalan todo el espacio al partido de Santiago Abascal y, además, darían estabilidad y respiro al Gobierno de coalición. 

Sin embargo, "hay que sentarse", añaden. El Gobierno va a exponer la "urgente necesidad" de aprobar unas cuentas de reconstrucción ante la magnitud de la crisis provocada por la pandemia y en el PP ya tienen un plan que contrarreste las medidas de Sánchez. Además de los siete Pactos de Estado, a los que el presidente evita responder. Desde Génova siguen muy atentos la estrategia de Moncloa. Consideran que el programa electoral de la coalición se lo ha llevado por delante el pacto con Bruselas y los Presupuestos tendrán que ajustarse más a lo que sugiere Rutte, que a lo que diga Pablo Iglesias. Por ello, calibran que cuando se conozca la letra pequeña del proyecto, si ésta se ajusta a las recomendaciones de la UE, "será muy difícil decir que 'no'", señalan. A pesar de esto, el "no es no" de Sánchez impera en el PP y sin mirar a Ciudadanos. "Si Cs acepta, estará aliándose con el independentismo. Eso es un suicidio", califica un dirigente popular.

En el partido existe división de opiniones ante la posible caída del Gobierno. Algunos piensan que Podemos será el desestabilizador ante la obligatoriedad de aplicar medidas reformistas que podrían contradecir el acuerdo de coalición. Otros, apuntan que no conocen a Sánchez y dan credibilidad al adelanto electoral en 2022, tal y como publicó LPO, como estrategia para intentar perpetuarse, dando por amortizado a su socio. "Ya lo hizo Zapatero", explican. Mientras en los territorios dan por seguro que "aguantará los cuatro años". 

 [Casado cree que el Gobierno ha llegado "sin los deberes hechos" a la cumbre europea]

El Gobierno se adentra en la carrera final de cara a sacar las cuentas públicas, si quiere presentarlas en tiempo (septiembre). Primero tiene que presentar planes de recuperación y refuerzo de la economía, que tienen que recibir el visto bueno de los socios europeos y también de sus socios de investidura. El presidente saldrá a explicarlos este miércoles en un Pleno Extraordinario que se celebrará en el Congreso y es ahí a partir de ahí donde el resto de fuerzas podrán valorar sus apoyos o puntualizaciones a las propuestas que presente. Aunque se empeñen en negarlo, la condicionalidad ata a los socialistas de pies y manos y medidas sobre las pensiones o la derogación de la reforma laboral serán miradas con lupa por toda la Cámara Baja. 

A juicio del PP, "Sánchez tiene que elegir entre traicionar a la UE o traicionar a sus socios de Podemos, porque ha firmado cosas incompatibles". Los responsables económicos, Elvira Rodríguez, vicesecretaria de Acción Sectorial del PP y ex secretaria de Estado de Presupuestos en los Gobiernos de José María Aznar y Mario Garcés, portavoz adjunto en el Congreso y responsable del programa económico popular permanecen a la espera de la llamada de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.