Pactos de Gobierno
El PSOE logra un acuerdo de mínimos con el PP para salvar el pacto de reconstrucción
Los socios de la investidura de Sánchez se vuelven contra él tachando los trabajos de reconstrucción de "paripé" y lamentando "lo complacientes" que resultan "con la derecha"

El Pleno del Congreso ha rechazado el dictamen de medidas sociales para la reconstrucción por tres votos y ha aprobado por la mínima -un voto- el de las propuestas destinadas a la reactivación económica. Los otros dos bloques de propuestas -sanidad y política europea- han sido aprobados por amplia mayoría gracias a la suma principal del PSOE y PP. La formación de Santiago Abascal (Vox) ha sido decisiva para tumbar el paquete de medidas sociales y sistema de cuidados -con 172 votos a favor frente a 175 noes y 11 abstenciones-. En contra de su aprobación se han situado PP, Vox, Ciudadanos, PNV, JxCAT, BNG, Bildu, CUP, Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN.

Los Pactos de La Moncloa que presentó Pedro Sánchez para reconstruir el país se han quedado en un acuerdo de mínimos para cerrar una comisión parlamentaria. Así de duras han siendo las negociaciones para los socialistas cuando hasta Ciudadanos, su socio en apuros, ha votado en contra de la parte social por la educación concertada, que en un principio quedaba fuera de la recepción de ayudas destinadas a la reconstrucción. 

Los socios de la investidura de Sánchez se volvieron contra él tachando los trabajos de reconstrucción de "paripé" y lamentando "lo complacientes" que resultan "con la derecha". Por su parte, el PP continúa negociando 'in extremis' un acuerdo en el bloque de Sanidad y respecto a la UE, tras el acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo.

El pacto cerrado en Bruselas ha hecho moverse rápidamente a los socialistas y negociar a contrarreloj con el principal partido de la oposición, al menos, un acuerdo de mínimos por la reconstrucción del país, cuyos dictámenes finales se han votado este miércoles en el Congreso de los Diputados. Tras semanas de comisiones y negociación, PSOE y PP han logrado cerrar pactos sobre enmiendas transaccionales -las que presentan en conjunto varias formaciones- en Sanidad y Unión Europea, aunque han votado en contra del paquete social. 

A los dos partidos -PP y PSOE- les viene bien poder decir que han colaborado y cedido para sacar adelante los pactos por la reconstrucción del país. Han sido estas atenciones a última hora de los socialistas el detonante que colmaron la paciencia de los socios de gobierno de Sánchez. Todos tenían quejas y así se lo hicieron saber este martes desde la tribuna en el pleno celebrado. El más duro sin duda fue el PNV. A su portavoz, Aitor Esteban, le tocó estar con el ceño fruncido parte de la tarde para demostrar lo cabreada que está la formación jeltzale por la falta de respuesta por parte del Gobierno a la convocatoria de la Comisión Mixta del Concierto Económico para conocer la capacidad de endeudamiento del País Vasco. 

Su socio estratégico no juega en cuanto a dinero se refiere y ya por la mañana lanzaron una advertencia 'de avanzadilla': "Arrieros somos y en el camino nos encontraremos", lanzó Ortuzar. Esteban, más centrado en la comisión de reconstrucción, la tachó de "paripé" asegurando que "se han dedicado a introducir cuñitas inconexas como si eso fuera a servir de algo". El vasco reprochó a Sánchez "que el mismo día en el que la comisión se reunía para decidir los dictámenes, el presidente se veía en Moncloa con sindicatos y empresarios para anunciar un gran acuerdo". "Si ya tenía decidido qué iba a hacer extraparlamentariamente, no entiendo por qué se empeña en un acuerdo aquí", zanjó con profundo malestar. Un voto menos. 

Ciudadanos, por su parte, dio una de cal y varias de arena al mostrarse optimistas desde el principio de la creación de la comisión. Los naranjas votarán este miércoles a favor de tres de los cuatro documentos presentados. La 'oveja negra' en este caso son las políticas sociales. La formación de Arrimadas no ha llegado a un acuerdo sobre educación concertada y especial , que se queda fuera de las ayudas. El portavoz, Edmundo Bal, felicitó al Gobierno desde la tribuna asegurando que "se han dado pasos en la buena dirección" y "se ha conseguido un alto grado de consenso". Un mensaje que todavía 'encendió' más el ánimo de los nacionalistas. 

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, se reservó todas juntas para hablarle al Gobierno sobre el "fantasma jacobino y recentralizador que ha estado presente en todos estos meses", lamentándose de que el final vaya a ser "un Juan Palomo del PP y PSOE, de yo me lo guiso y yo me lo como", dijo durante su intervención. Para ERC, el Ejecutivo no ha sido flexible con los alcaldes a la hora de poner disponer del superávit municipal; tampoco ha sabido escuchar a su socio -Podemos- quien defendía como ellos un impuesto a las grandes fortunas y también echó en cara la falta de regularización exprés de todo aquel personal migrado "que trabaja en condiciones denigrantes" dentro del sector sociosanitario. 

 [El Gobierno busca aprobar "cuanto antes" la Ley del Teletrabajo

Pero todavía quedaba EH Bildu con la intervención de Mertxe Aizpurúa. "Hemos hecho muchas propuestas, como la derogación de la reforma laboral, y el PSOE no ha aceptado ninguna de ellas. No se ha avanzado en una sola demanda de la clase trabajadora a pesar de que supuestamente tenemos el Gobierno más progresista", le reprochó a un Sánchez y unos ministros ausentes en el Congreso en ese momento. Tan sólo Errejón -Más País- y Joan Baldoví -Compromís- se quedaron solos asegurando su voto al PSOE con muchos 'peros'. 

 El PP respalda las medidas sanitarias y europeas 

El líder del PP, Pablo Casado, dio instrucciones a los suyos para cerrar el acuerdo antes del pleno celebrado el martes, sólo en lo que se refiere a Sanidad y Unión Europea. Sin embargo, los populares anunciaron su voto este miércoles 'in extremis'. 

Hace muchos que los populares renunciaron a poder llegar a algún pacto en los bloques de Políticas Sociales y Economía, en los que las propuestas populares -según Pastor- "han caído en saco roto". Durante su intervención en el pleno aseguró que nadie puede eludir sumar fuerzas para alcanzar un pacto de Estado que blinde la sanidad. "Aunque sea por esto, ¿no creen que merece la pena? Yo creo que sí", dijo y recalcó que también hay otros puntos del acuerdo que al PP no le gustan y no comparte, porque "tienen ribetes maximalistas e incluso populistas".

Los españoles, ha recalcado, esperan de los 350 diputados del Congreso que busquen "puntos de encuentro", aunque sean pocos, y "eso no debe avergonzar a nadie", continuó la diputada del PP, porque eso no supone, en ningún caso, renunciar a los principios que cada uno tiene. Según Pastor, urge "hacer un diagnóstico honesto de lo que ha sucedido" y aprender de los errores. "Hay cosas que se han hecho mal", y, por eso, hay que "dejar de lado las cartillas ideológicas" y las políticas "de tierra quemada", zanjó. Este miércoles, las distintas fuerzas ratifican un acuerdo de mínimos para sacar adelante medidas que beneficiarán al conjunto de la sociedad. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.