Elecciones 12J
Feijóo revalida la mayoría absoluta y Urkullu podría gobernar con el PSE
Ni el PSOE ni Unidas Podemos tuvieron 'efecto Sánchez-Iglesias'. Los primeros caen en manos del nacionalismo, mientras que Podemos desaparece en Galicia y queda a merced de los socialistas

Se impone la continuidad en los gobiernos de Galicia y País Vasco en unas elecciones históricas, las primeras tras la pandemia del coronavirus. Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia y candidato del PP a la Xunta, revalida la cuarta mayoría absoluta al lograr 42 diputados; mientras que en el País Vasco, el lehendakari y candidato del PNV, Iñigo Urkullu, consigue la victoria aunque necesitará pactar para articular gobierno. El hundimiento de Unidas Podemos en los dos territorios desmonta la estrategia de Pablo Iglesias. La formación morada desaparece de Galicia y se desploma en País Vasco. Ni la figura de Yolanda Díaz, la más valorada en el partido, ha servido para remontar. Tampoco los socialistas tuvieron 'efecto Sánchez' sufriendo el 'sorpasso' del nacionalismo en manos del BNG en Galicia y de EH Bildu en País Vasco. 

Sólo Manuel Fraga lo había conseguido hasta el momento. Feijóo gobernará con mayoría absoluta por cuarta legislatura consecutiva. El BNG de Ana Pontón, con 19 escaños, reedita el también histórico "sorpasso" de Xosé Manuel Beiras al PSdeG de 1997, cuando el candidato socialista era Abel Caballero, alcalde de Vigo, presidente de la FEMP y tío del actual aspirante, Gonzalo Caballero. Los nacionalistas gallegos dan el 'sorpasso' a los socialistas situándose en la próxima legislatura como el principal partido de la oposición y recuperan la oposición que perdieron anteriormente, en favor de En Marea. El BNG consigue atrapar el voto de Galicia En Común, que aglutina a Podemos, Izquierda Unida y Anova. 

El batacazo histórico de Unidas Podemos se traduce en que ni Pablo Iglesias ni Yolanda Díaz, la más valorada en estos momentos, han conseguido convencer a los gallegos con sus mítines y paseos durante esta última semana. El candidato de Galicia en Común y líder de Podemos Galicia, Antón Gómez-Reino, asumió este domingo el "fracaso" electoral asegurando que "son unos resultados inesperados, malos, muy malos para nuestros espacio y que yo asumo en primera persona". Los morados se quedan sin representación en la cámara autonómica gallega, que vuelve a ser tricolor diez años más tarde. Lo mismo sucede con la Marea Galeguista, escisión de la En Marea que hace cuatro años obtuvo 14 diputados; Vox y Ciudadanos. 

Urkullu podrá gobernar con los socialistas 

En País Vasco, el PNV, con 31 escaños, 3 más que hace cuatro años, y EH Bildu, con 21, también 3 más, son los partidos que mejor evolución han tenido en las elecciones al Parlamento Vasco, al que entra Vox con 1 diputado, cuando se ha escrutado el 94,4 % de los votos. El PNV sigue atrapando el voto a derecha e izquierda. Urkullu podrá reeditar la coalición con los socialistas vascos y gobernar con una amplia mayoría absoluta, contará con 41 de los 75 escaños. El PNV rentabiliza la gestión de la pandemia y sube en las tres provincias, en un contexto de confinamiento e incertidumbres sanitarias y laborales. 

 [El batacazo de Podemos: desaparece en Galicia y se desploma en País Vasco]

El PSE-EE, por su parte, consigue un parlamentario más que hace cuatro años y se coloca con 10 como tercera fuerza política en la Cámara de Vitoria, puesto que arrebata a Elkarrekin Podemos que mantiene solo 6 de los 11 escaños que tenía. El PSE de Idoia Mendia se convierte en la tercera fuerza de la Cámara logrando un escaño más, cuando las encuestas les otorgaban entre dos y tres más. Según estos datos, el 'efecto Sánchez' tampoco ha salido tan rentable y tampoco su gestión de la pandemia como coprotagonistas en las Administraciones central y vasca. 

La coalición PP+Cs se queda con 6 escaños, frente a los 9 que lograron los populares en solitario en 2016, y Vox entra por primera vez en el parlamento vasco, con un escaño por Álava.  La apuesta personal de Pablo Casado pierde votos dejando claro que no ha sido buena la estrategia del partido con un candidato más escorado hacia Vox que el votante del PP vasco, de tendencia más hacia el centro-derecha. Sin embargo, el partido de Arrimadas, Cs, ganó coaligándose con el PP cuando la formación naranja no se esperaba mucho en solitario. El partido de Santiago Abascal aprovechó, por su parte, la debilidad de los populares para sembrar el primer escaño en Álava. Amaia Martínez Grisaleña se convierte en la primera representante del partido en el País Vasco. "Se abre una nueva etapa para los vascos, se terminó el silencio", señalan desde la formación. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.