Moncloa
Moncloa confirma el triunfo de la vía Redondo: quemar a Iglesias para evitar el desgaste de Sánchez
En el Ejecutivo se muestran "contentos" porque "todas las encuestas" ponen de relieve, según fuentes gubernamentales, que la pandemia "no ha desgastado al presidente"

El vicepresidente Pablo Iglesias se ha convertido en el centro de todas las críticas y el escudo del Gobierno. En el PSOE consideran que los pésimos resultados electorales de Podemos en Galicia y País Vasco son la factura "por el desgaste" de formar parte del Gobierno. Lejos queda ya el 'Caso Delcy' y nadie se acuerda de la actuación de Marlaska con Pérez de los Cobos. 

Ahora es el 'Caso Dina' que golpea a Iglesias, el que evita una semana más que Pedro Sánchez depure responsabilidades sobre la pandemia, con el desgaste que eso conlleva. La 'vía Redondo' se centró en proteger la imagen del presidente durante la crisis a costa de dar más protagonismo al resto de ministros, incluido Iglesias. Los resultados electorales y el 'Caso Dina' dejan tocado al líder de Unidas Podemos, mientras que Sánchez se recupera, según las encuestas que manejan. 

En Moncloa se muestran "contentos" porque tanto las encuestas como los resultados electorales ponen de relieve, según fuentes gubernamentales, que la pandemia "no ha desgastado al presidente". Así lo afirman tras recalcar que "no hay miedo a nivel electoral". Asumen la caída en Galicia, mientras respaldan a su líder en País Vasco. Quizá por eso, el presidente repite sin cesar aquello de "vamos a agotar la Legislatura, no hay ninguna duda". Sánchez evita el desgate, poniendo como ejemplo los últimos sondeos del CIS y GAD3. Mientras, los propios compañeros de Iglesias reconocen que el vicepresidente "está quemado de tanto señalamiento". 

La sombra de Redondo también planea como árbitro de los frentes internos entre Iglesias y los ministros socialistas, mientras la figura de Sánchez se ensalza como negociador de cara a la próxima cumbre europea

Los socialistas estuvieron sometidos a una presión histórica durante estos tres últimos meses. Pero el frenazo en los contagios les hizo ver la luz a la salida de Moncloa. Tras el confinamiento y tal y como publicó LPO, las encuestas que manejaba el Gobierno reflejaban el desgaste pero no derrumbe del PSOE. Las fuentes conocedoras se felicitan porque la 'vía Redondo' "ha triunfado". Iglesias nunca se hubiera imaginado que centraría todas las miradas pasada la pandemia y no para bien. 

Pablo Iglesias rodeado por los ministros de Pedro Sánchez.

Fue el propio vicepresidente quien reclamó mayor protagonismo al ver que Unidas Podemos se había quedado sin peso durante la emergencia sanitaria. Sánchez nombró a cuatro ministro de su entera confianza para conformar la autoridad delegada: el titular de Sanidad, Salvador Illa; la de Defensa, Margarita Robles; el de Interior, Fernando Grande-Marlaska; y el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. Unidas Podemos no tenía representación y, por ello, se convocó a la prensa el pasado 19 de marzo y se nombró a Iglesias máximo responsable de la Seguridad Social de toda España. Pese a negar ahora que esto implique ser el mando único de las residencias, lo cierto es que Iglesias sigue señalado por la oposición como responsable de las muertes en los centros de mayores (todavía por contabilizar en un informe pendiente de publicar por parte del Ejecutivo). 

Iglesias elude su responsabilidad al frente de las residencias y culpa a Illa y las comunidades

El 'Caso Dina' no ha dado respiro a Iglesias ni a los suyos, que estos días esquivan como pueden las preguntas sobre el contenido de la famosa tarjeta del móvil de su ex ayudante a la espera de hacer autocrítica tras el batacazo electoral. El presidente descarta una crisis de Gobierno "en el corto plazo", mientras la maquinaria de Moncloa se encarga en equilibrar las fuerzas entre socialistas y Unidas Podemos, tras las críticas a la prensa por parte de Iglesias. Asunto que tampoco ha gustado nada a la gran mayoría de ministros socialistas. La sombra de Redondo también planea como árbitro de los frentes internos, mientras la figura de Sánchez se ensalza como negociador de cara a la cumbre europea.  

Los grandes retos del presidente en estos meses estivales y de cara al otoño se centran en sacar adelante y con éxito la negociación presupuestaria que dé luz verde y cuanto antes al fondo de reconstrucción europeo; la negociación con el resto de fuerzas de los Presupuestos Generales del Estado para 2021 e intentar frenar los rebrotes para que no se vuelva a hablar de la pandemia y tenga que depurar responsabilidades. La oposición sigue vigilante, mientras la 'vía Redondo' continúa sacando su cometido adelante. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.