Rescate a las empresas
Moncloa teme una oleada de protestas en otoño si se confirman los despidos masivos
El Gobierno activa el salvavidas para las grandes empresas con una batería de medidas ante la pérdida de miles de puestos directos e indirectos

En el Gobierno existe preocupación ante una posible oleada de huelgas este otoño si las grandes empresas efectúan despidos masivos. De ahí que la semana pasada, el Ejecutivo aprobase un plan de solvencia de 10.000 millones a las empresas estratégicas afectadas por la crisis del coronavirus. Este lunes, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, también ha querido rebajar la tensión asegurando, en una entrevista en el Financial Times, que los ERTEs podrían prorrogarse hasta 2021 en los sectores más afectados. A esto se suma el cierto peso que el Gobierno atribuye a la banca para ayudar a empresas como Abengoa, ante la eventual insolvencia de la compañía. 

"Abengoa no puede caer", es lo que comentan estos días dentro del Ejecutivo. Un peso pesado que si quiebra dejará muchos puestos de trabajo directos e indirectos, sobre todo, en el tejido empresarial andaluz. A este bajón se suman grandes empresas solventes como Airbus o Siemens. Moncloa tampoco quiere otro 'caso Nissan', por lo que intentan ponerse las pilas a la hora de lanzar un salvavidas a las empresas. 

Para calmar a los potenciales inversores, la ministra de Trabajo anunció que en septiembre decidirán, con los datos económicos hasta el momento, si el Gobierno prorroga los ERTE  para los sectores más afectados por la Covid-19 hasta 2021. "No tendría sentido emprender este gigantesco esfuerzo sin precedentes en la economía española y luego simplemente dejar que las cosas se vengan abajo", recalca Díaz en Financial Times. Según los datos del Círculo de Empresarios, en España han quebrado 150.000 empresas y aseguran en otoño una segunda oleada como consecuencia de la crisis por la pandemia. 

 Objetivo: frenar el desempleo  

En el Ejecutivo son conscientes y por eso la semana pasada aprobaron un plan para dar solvencia de 10.000 millones a las empresas estratégicas afectadas por el coronavirus. El nuevo fondo para ayudar a las empresas del sector industrial se articulará a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), adscrita al Ministerio de Hacienda. Según el real decreto, la compra de una participación de la empresa no obligará al Gobierno a lanzar una OPA por el resto del capital incluso aunque supere el 30%. 

Un equipo interministerial del Gobierno adscrito a Hacienda, según refleja el Boletín Oficial del Estado (BOE) decidirá en un plazo de seis meses si el Ejecutivo entra definitivamente en las empresas que soliciten esa ayuda. Además, el Gobierno nombrará un número de consejeros en las empresas de las que tome una participación en el capital, que dependerá del porcentaje de control que tenga el Ejecutivo.

[El Gobierno abre la puerta a despidos masivos tras el estado de alarma]

Otro de los movimientos efectuados estos días por el Gobierno para proteger a las empresas ha sido el de prohibir la compra a los inversores externos a la Unión Europea de una participación igual o superior al 10% del capital social de una firma nacional. Medida que impide el asalto a las firmas 'made in Spain' en estos tiempos de debilidad. 

El BOE anunciaba este lunes otra ayuda del Ejecutivo a las grandes empresas que cotizan en Bolsa. Así anuncia la ampliación a las empresas cotizadas de las ayudas contempladas en la línea extraordinaria para la internacionalización de las compañías gestionadas por los seguros de crédito y caución (CESCE). Una medida aprobada en abril, dotada con 2.000 millones de euros y que el Gobierno ha reservado para las empresas cotizadas el 35% del total, unos 700 millones de euros

Piden no derogar la reforma laboral   

Las grandes empresas también piden a Sánchez no derogar la reforma laboral. La cumbre organizada por la patronal CEOE reunió a gigantes del Ibex, entre otros, para recordar al Gobierno sus recetas sobre la salida de la crisis. Las empresas quiere encabezar la llamada reconstrucción de la economía y, por ello, hicieron un llamamiento a mantener la reforma laboral del PP, aunque la llamada a mantener la "seguridad jurídica" también encontró hueco en otros discursos como el del presidente de Mercadona, Juan Roig. "La economía española lo que necesita es ser más flexible y competitiva, no introducir rigideces que sean negativas para la creación de empleo", insistió el presidente Inditex, Pablo Isla. 

 [Hacienda sancionará a quienes presenten tarde el IRPF pese al cierre de oficinas por el Covid]

Los grandes empresarios dejaron mensajes al Ejecutivo sobre su política fiscal. El presidente de Inditex habló sobre "cómo generamos más crecimiento económico y, en consecuencia, más recaudación" como alternativa a "la subida de tipos impositivos". Es decir, piden no subir los impuestos, una máxima de la patronal que también defendió en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados y también en la Moncloa al sellar el pacto por el empleo junto al presidente del Gobierno. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.