Presupuestos
Podemos dará la batalla al PSOE para incluir el impuesto a los ricos en los Presupuestos
Debaten si al ser un impuesto de nueva creación no podría figurar en los Presupuestos 2021, sino que tendría que aprobarse vía Congreso

Unidas Podemos presionará al PSOE para incluir el impuesto a las grandes fortunas, propuesto por Pablo Iglesias, en los Presupuestos de 2021. Así lo confirman fuentes de Unidas Podemos a LPO que apuestan por llevarlo a Consejo de Ministros e introducirlo en las cuentas de reconstrucción. Los morados han perdido una batalla, pero no la guerra. Así lo ven ellos tras ceder y excluir su propuesta del documento acordado con los socialistas que recoge las conclusiones de la Comisión de Reconstrucción del Congreso. "Necesitamos que la oposición y el resto de partidos se sumasen a las conclusiones de esta comisión", reconocen fuentes de Podemos. 

El Gobierno piensa extraer de estas conclusiones, que pretenden contar con una amplia mayoría de grupos en el Congreso, unos Presupuestos que permitan modificar los ya prorrogados de Montoro para frenar la crisis económica que se avecina a raíz de la pandemia. "No vamos a renunciar al impuesto a las grandes fortunas, que le quede claro a todo el mundo", así de claro lo dijo este jueves el diputado Jaume Asens. Los morados insisten en que esta medida "forma parte del acuerdo del Gobierno de coalición y se tiene que cumplir". 

La medida sigue en fase preliminar

Lo cierto es que, aunque se haya avanzado, la propuesta sigue en fase preliminar. Según los cálculos iniciales, con esta medida se alcanzaría una recaudación en torno 11.000 millones de euros anuales, en torno al 1% del PIB, una vez se implantara al 100 %. 

Al ser un impuesto de nueva creación, no entraría directamente en los Presupuestos, sino que tendría que aprobarse vía Congreso

Según Unidas Podemos, la mayor parte del impuesto recaería sobre los 1.000 patrimonios más altos, aunque estaría exento de ese patrimonio la vivienda habitual por valor de hasta 400.000 euros. De esta forma se gravaría con un 2 % los patrimonios netos a partir de 1 millón de euros, con el 2,5 % a partir de 10 millones, del 3 % a partir de 50 millones y con el 3,5 % a partir de los 100 millones de euros de patrimonio. Desde la formación morada explican que  el 1 % de la población con mayor patrimonio acapara una cuarta parte de la riqueza del país, mientras que el 20 % más pobre solo posee el 0,1 % de la riqueza.

 [Podemos lanza la 'tasa Covid' en la comisión pactada con el PP]

Podemos persigue aumentar su 'Escudo social' aprobando esta medida para que las rentas más altas contribuyan en mayor medida al sistema fiscal para sacarnos de la crisis. Sin embargo, las pretensiones de Iglesias se pueden ver truncadas. Al ser un impuesto de nueva creación, no entraría directamente en los Presupuestos, sino que tendría que aprobarse vía Congreso. Fuentes consultadas reconocen que la medida se encuentra en "fase preliminar" y que "podría cambiar respecto a lo planteado inicialmente". De ahí que en el seno del Gobierno se viera mejor la reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) con una subida a las rentas superiores de cara a introducirlo en los presupuestos de reconstrucción y aparcar este impuesto de momento. 

Sánchez es consciente de que una subida generalizada de impuestos, de cara a los Presupuestos de 2021, hará imposible el apoyo de Ciudadanos, y no quiere arriesgarse. En Moncloa temen un nuevo viraje en otoño de ERC por la posible convocatoria de elecciones en Cataluña y, por ese motivo, están buscando, desde ya, acercar posturas con la formación naranja. Tal y como publicó LPO, esto le pondría complicar la aprobación de la 'medida estrella' de Iglesias, más aún cuando requieren de la llamada "geometría variable" para sacar las cuentas adelante. 

El "sí" de los de Arrimadas garantizaría las cuentas incluso con el "no" de los republicanos, pero para lograr ese apoyo los asesores del presidente saben que hay que aparcar la presión fiscal reclamada por Podemos desde que se firmó el acuerdo de coalición. El movimiento no parece sencillo, pero en Presidencia juegan con una baza a su favor: las previsibles derrotas electorales de Iglesias en País Vasco y Galicia. 

 [Moncloa usará la debacle de Iglesias en las elecciones para allanar el pacto de Presupuestos con Cs

Sánchez, ante esa tesitura, tiene claro que deberá negociar con el líder de Podemos una "revisión" de lo acordado el pasado mes de diciembre. Y, para ello, esperará al momento oportuno: "Justo cuando Iglesias esté más débil". Esa circunstancia se producirá, según calculan en Moncloa, después de las elecciones autonómicas de País Vasco y Galicia del próximo 12 de julio. De cara a esos comicios, destacan las fuentes consultadas, el horizonte que se le presenta a Podemos no es nada halagüeño. 

Así, en el País Vasco la formación morada perdería, según las últimas encuestas publicadas, un mínimo de tres escaños con respecto a los comicios de hace cuatro años; mientras que en Galicia el escenario es aún peor: después de convertirse en tercera fuerza política en 2016, con 9 escaños En Común -la marca electoral de Podemos en Galicia- se vería superada ampliamente por el BNG, convirtiéndose en el cuarto partido de la región y con tan solo cinco escaños.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.