PP
Casado trata de blindar su poder en el PP a través de congresos provinciales y regionales
La falta de apoyos territoriales del líder popular amenaza con un desgaste de cara a las próximas elecciones generales

Pablo Casado sabe que tiene que ganar poder territorial dentro del PP. Y que tiene que ponerse a la tarea de forma inmediata. Por ese motivo, el presidente popular ha puesto en marcha el calendario orgánico de la formación, con la orden de convocar, desde el próximo mes de julio, congresos provinciales. El proceso de renovación de todas esas ejecutivas podría extenderse durante un año, aunque antes de que finalice este 2021 ya se habrán celebrado buena parte de los mismos. El líder nacional tendrá, además, toda una reválida en un congreso regional previsto para este mismo ejercicio, el de la Comunidad Valenciana, en el que Isabel Bonig, una de las líderes autonómicas más críticas, opta a la reelección. 

Antes de esa primera "prueba de fuego" para Casado tendrán lugar, en julio, los congresos provinciales de Valencia y Alicante. En Valencia, explican las fuentes consultadas, el presidente nacional "poco puede hacer" ante el poder de influencia de Bonig, pero en Alicante "tiene una oportunidad" de lograr una victoria que puede resultar clave de cara al posterior congreso regional. Por ese motivo, desde Génova, con Teodoro García-Egea a la cabeza, se ha impulsado la candidatura del actual presidente de la Diputación,  Carlos Mazón, muy próximo a Casado: "Tiene las de ganar. Y el apoyo de los compromisarios de Alicante de cara al regional puede resultar clave a la hora de plantear una alternativa a Bonig". En todo caso, colaboradores muy próximos al líder nacional advierten que, de cara a ese cónclave autonómico, "solo se presentará otra candidatura si se tienen opciones de ganar".

[Casado aprovecha el fin de las restricciones y viajará a País Vasco y Galicia para abrir la campaña electoral]

Tras los congresos provinciales de Valencia y Alicante llegarán los de Albacete, Almería, Huelva, Valladolid, Soria, Lleida y Huesca. Y, de cara al último trimestre del año, Barcelona, Sevilla y Zaragoza. En Castilla-La Mancha y en Cataluña, explican las fuentes consultadas, "Génova intentará lograr presidentes por aclamación", porque cuentan con el respaldo de las ejecutivas regionales. Otra cosa será lo que pueda pasar en Andalucía y Castilla y León, donde "Juanma Moreno y Alfonso Fernández Mañueco seguro que impulsarán candidatos propios".

Esa oposición, advierten las fuentes consultadas, se la puede encontrar Casado en otros territorios, como Galicia, Asturias, y Cantabria: "En realidad, Casado solo cuenta con apenas tres ejecutivas regionales cien por cien leales, como son las ya citadas de Cataluña y Castilla-La Mancha, y la de la Comunidad de Madrid". En el resto, advierten las fuentes consultadas, "Génova deberá pelear provincia por provincia para ampliar su poder de influencia a nivel territorial". Un objetivo, este último, que se considera fundamental para evitar un "desgaste a nivel interno" de cara a las próximas elecciones generales, que en el PP dan por hecho que se producirán antes de lo que marca el final de legislatura.

El modelo de Cospedal

En la dirección nacional, además, asumen que Casado deberá convocar un congreso nacional dentro de dos años, cuando se cumplan cuatro de su elección. Y, de cara a ese cónclave, el presidente del PP precisa tener el "mayor control posible" sobre los territorios. Una meta que se antoja difícil, viendo el panorama actual, pero que puede conseguirse situando a afines en las ejecutivas provinciales: "Son en esas direcciones en las que se nombran a los compromisarios. Y las ejecutivas regionales las que después los avalan. Si Casado gana poder territorial, se garantiza su continuidad en el partido".

La victoria del actual presidente nacional frente a Soraya Sáenz de Santamaría se construyó en base a los apoyos territoriales que le brindó María Dolores de Cospedal

Las fuentes consultadas recuerdan que la victoria del actual presidente nacional frente a Soraya Sáenz de Santamaría se construyó en base a los apoyos territoriales que le brindó María Dolores de Cospedal de cara al congreso. La entonces secretaria general quedó tercera en las primarias celebradas previamente, y decidió respaldar a Casado en el mano a mano final contra la ex vicepresidenta del Gobierno. Los compromisarios afines a Cospedal, recuerdan las fuentes consultadas, eran mayoritarios en ese congreso y facilitaron la victoria del hoy presidente del partido. Ahora, aseguran, "a él le toca construirse esos apoyos territoriales para blindarse en el puesto. Porque a día de hoy no los tiene".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.