Gobierno
Sánchez rebela a todos sus socios de Gobierno y complica el resto de legislatura
La desconfianza política crece por días tras los vaivenes pactistas del Gobierno y la legislatura que se presentó como "geometría variable" amenaza de derrumbarse como un castillo de naipes

Pedro Sánchez ha conseguido, con un sólo movimiento político, volar por los aires todos los puentes que sostienen el frágil Gobierno de coalición. El acuerdo con EH Bildu, que se firmó a espaldas de ministros, patronales, sindicatos y hasta la ejecutiva del PSOE, ha caído como una bomba de relojería en los principales socios que llevaron a Sánchez a Moncloa. 

ERC, PNV, Bildu, Compromís, partidos regionalistas y hasta Podemos, con quien conviven en el Consejo de Ministros, han mostrado públicamente su malestar por los vaivenes pactistas del presidente. La desconfianza aumenta y complica futuras negociaciones, dejando al Gobierno pendiendo de un hilo. Si  Moncloa pretendía pedir una nueva prórroga del estado de alarma, como ha deslizado en los últimos días, este último episodio amenaza con cambiar sus planes. 

[La ejecutiva del PSOE se lamenta del acuerdo con Bildu: "Es una irresponsabilidad total"]

El desconcierto de las últimas horas ha sido máximo en todos los sectores políticos. El miércoles por la noche, una vez aprobada la quinta prórroga del estado de alarma con más rechazo que nunca, EH Bildu hacía público un documento firmado con PSOE y Unidas Podemos acordando derogar íntegramente la reforma laboral. Más tarde se sabría que en las negociaciones, que comenzaron el martes, se incluía la condición a los abertzales de ocultar el acuerdo hasta después de la votación. 

Este primer movimiento ya generó recelos en el PNV, que había apoyado al Gobierno en la votación pero que en julio se enfrentará a Bildu en las elecciones vascas. Los jetzales se sintieron traicionados por un acuerdo del que no habían sido previamente informados: se trataba de una concesión de calado a uno de sus principales adversarios en la víspera electoral.

Ciudadanos, que horas antes había celebrado que con su pacto conseguía "aislar las demandas de los nacionalistas para poner a los españoles en el centro", se quedaba súbitamente sin argumentos. Aunque en un primer momento trató de quitarle dimensión al asunto y mantuvo su disposición negociadora, más tarde se vio obligado a endurecer su discurso contra Pedro Sánchez, dejando en el aire futuras alianzas y pidiendo explicaciones al presidente.

Pero no fue el único que pidió explicaciones. Los portavoces, Adriana Lastra y Pablo Echenique, sólo rindieron cuentas de la negociación a sus respectivos líderes, Sánchez y Pablo Iglesias. Pero ni los ministros implicados en el ámbito económico y laboral -Nadia Calviño, Yolanda Díaz o José Luis Escrivá- tenían conocimiento del pacto, como tampoco los sindicatos, la patronal o la propia Ejecutiva federal del PSOE, que suele ser informada de los acuerdos alcanzados y votaciones más importantes. 

[Iglesias se alinea con Bildu en la derogación total de la reforma laboral y provoca una crisis de Gobierno]

También los diputados socialistas presentes en el Hemiciclo se enteraron a través de Twitter del acuerdo alcanzado con el EH Bildu. "Fue una sorpresa", asegura una fuente a LPO, que considera que "no era necesario". Unas horas después del revuelo generado, y ya al filo de la medianoche, el PSOE envió una "aclaración" a dicho acuerdo limitando la derogación a algunos aspectos. Poco después se sabría, tal como contó LPO, que fue Calviño la que frenó este acuerdo y llevó al Gobierno a desmarcarse. 

Fue entonces cuando el enfado estalló por parte de su aliado de Gobierno: Pablo Iglesias concedió una entrevista a primera hora del día blindando lo firmado con EH Bildu, rechazando cualquier nota aclaratoria y desmintiendo al ministro José Luis Ábalos, que minutos antes se había pronunciado en sentido contrario. El líder de podemos se colgó de paso la medalla de la derogación total de esta reforma, asegurando que estaba en el acuerdo de coalición con el PSOE, cuando el documento de legislatura sólo incluía derogar los aspectos más lesivos. La tensión entre los socios de coalición aumentó por momentos y el enfado era notable en las filas moradas. El silencio de Yolanda Díaz mostró las diferencias con Iglesias que ya son patentes desde hace meses.  El paso atrás del PSOE también terminó generando malestar en el propio EH Bildu, que vio cómo rectificaban un acuerdo ya rubricado.

[El chat de ex diputados del PSOE carga contra el pacto con EH Bildu: "Es vergonzoso"]

ERC, que ya había arremetido contra el Gobierno por su pacto con Cs, aprovechó la brecha entre los socios para acusar la debilidad del Gobierno. Su portavoz, Gabriel Rufián, que había decretado la defunción del bloque de investidura, auguró que habrá más "mensajes contradictorios" entre PSOE y Podemos. 

La legislatura que Sánchez dibujó como de pactos y "geometría variable" se ha vuelto un castillo de naipes a punto de derrumbarse

Los principales socios de Sánchez en su llegada a Moncloa recelan ahora de su equilibrismo negociador, y la legislatura que el líder socialista había dibujado como de pactos y "geometría variable" se ha vuelto un castillo de naipes a punto de derrumbarse. Las principales fuerzas que sustentan al presidente desconfían de su estrategia y muestran su soledad. Y a esto se suman los valiosos votos de las fuerzas regionalistas. 

Teruel Existe, Nueva Canarias, Coalición Canaria o PRC también se han visto perjudicados por agravio comparativo: el acuerdo con Bildu contempla que ayuntamientos y diputaciones forales de Navarra y País Vasco estén fuera de la regla de gasto para disponer de más liquidez en la crisis sanitaria. Además, fija que estas dos comunidades puedan fijar su propia capacidad de endeudamiento, unos privilegios que el Gobierno no otorga la resto de comunidades. 

[Calviño enmienda a Sánchez: ve "absurdo y contraproducente" debatir ahora la reforma laboral]

Fuentes del PSOE adelantan que esto traerá turbulencias a las futuras votaciones del parlamento y auguran que la conferencia de presidentes del fin de semana estará marcada por este acuerdo. Un pacto que ha rebelado a todos contra el Ejecutivo y que, a golpe de rectificación, abre aún más grietas en la ya difícil convivencia del Gobierno de coalición. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.