México
Sacyr y Acciona, al borde de unirse a Florentino Pérez y quedarse fuera del macroproyecto del Tren Maya
Queda solo una ronda para competir para la construcción del Tren Maya, el plan ferroviario con mayor proyección del país con 1.440 kilómetros

El reparto de la construcción Tren Maya, el plan ferroviario más importante de México, está a punto de terminar tras las adjudicaciones de los últimos tramos anunciadas por el Fondo Nacional del Fomento al Turismo mexicano (Fonatur). La lluvia de contratos para realizar la mayor obra de infraestructura del sexenio va a dejar fuera, irremediablemente, a gigantes de la construcción española que apostaron fuerte por entrar al proyecto.

Grandes nombres como las españolas Sacyr y Acciona y las mexicanas GIA y La Peninsular están al borde de irse con las manos vacías de la gran apuesta del presidente López Obrador. Delos 1.440 kilómetros a construir, divididos en siete tramos, solo queda por asignar el tramo número 5 y ninguna de ellas parece ir en cabeza para quedárselo. El primero fue para la portuguesa Mota-Engil, el segundo se lo quedó Carlos Slim (Cicsa y FCC) y el tercero el consorcio formado por Gami y la también española Azvi. Por adjudicación directa el cuarto tramo fue entregado a ICA, que ya posee una carretera en el trazado y el sexto y séptimo fueron concedidos directamente a la Sedena.

Sacyr fue la que más fuerte apostó y la que se llevaría la mayor decepción. Se ha presentado al concurso de todos los tramos donde se lo han permitido, tanto en solitario como en consorcio con Ricardo Salinas Pliego, un socio que a priori era un valor seguro, pero en todas las ocasiones se ha quedado a las puertas. Las evaluaciones técnicas de sus proyectos han sido siempre de las más altas, pero las opciones se le agotan para quedarse un pedazo de la gran línea férrea.

[López Obrador acusa a 'El País' de encubrir casos de corrupción que implican a Repsol, OHL o Iberdrola]

Acciona también pujó sin éxito por el tramo 3 del Tren Maya en asociación con México Proyectos y Desarrollo de Germán Larrea, aunque su oferta fue la más cara de las 16 que se presentaron. Otras españolas que se han quedado fuera son Dragados (propiedad de Florentino Pérez, el ingeniero que es presidente del Real Madrid), en consorcio con La Peninsular de Carlos Hank González; la gallega Copasa, que participó en el AVE La Meca - Medina y aquí jugaba con Prodemex de Olegario Vázquez Aldir, Rubau y Comsa.

A pesar de que Sacyr y Acciona acudieron al llamado de López Obrador en noviembre del año pasado, cuando el mandatario convocó en Palacio Nacional a los principales empresarios constructores nacionales e internacionales para convencerles de que invirtieran en el Tren Maya, todo apunta a que quedarán excluidas.

[López Obrador: "Repsol y OHL obtenían jugosos contratos por sobornos"]

El cupo español puede quedar cubierto con la adjudicación directa a la filial en México de Typsa, en concepto de "oficina de gestión", que supera los 573 millones de pesos. Mextypsa estaba encargada de la construcción de la torre de control del fallido Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), cancelado por López Obrador.

De vacío se irá también GIA, una de las grandes firmas mexicanas dirigida por Hipólito Gerald que ha ido de la mano de la estatal China Railway y se ha presentado al concurso de varios tramos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.