Acuerdo con Bildu
Iglesias se alinea con Bildu en la derogación total de la reforma laboral y provoca una crisis de Gobierno
La vicepresidenta Calviño frenó a última hora el acuerdo y propuso matizarlo para evitar una derogación completa. La ministra de Trabajo, la patronal y los sindicatos desconocían el acuerdo alcanzado

Nueva crisis entre los socios de Gobierno de coalición. El último episodio ha estallado este miércoles, cuando el vicepresidente de Pablo Iglesias ha corregido al Gobierno y se ha alineado junto a EH Bildu tras el acuerdo firmado este miércoles a última hora con los socios de Gobierno para tumbar la reforma laboral. Un pacto que se firmó desde los grupos parlamentarios sin que tuvieron conocimiento los ministros implicados: ni la vicepresidenta económica Nadia Calviña ni la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

La polémica estallaba este miércoles a medianoche, solo unas horas después de que PSOE y Unidas Podemos alcanzaran un acuerdo con la formación abertzale para derogar totalmente la reforma laboral a cambio de su sí a la prórroga del estado de alarma. El PSOE remitió una rectificación poco después y aclaró que sólo se derogaría parcialmente tras el revuelo causado. 

Pero los volantazos han continuado este jueves a primera hora. Mientras Iglesias ha defendido el acuerdo inicial en una entrevista en Catalunya Radio asegurando que habrá una "derogación íntegra de la reforma laboral" en línea con el acuerdo con Bildu, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, casi a la misma hora y en una entrevista en Más de Uno, aseguraba que se derogarán "los aspectos más lesivos", pero que no habría una derogación total. Se produce así otra 'guerra comunicativa' en la que Iglesias se posiciona al lado de Bildu y arranca el malestar del Gobierno, entre los que se encuentran varios ministros socialistas. 

Ministros del PSOE expresan en privado su malestar por otro "error de comunicación", así lo llaman, en la comunicación del Gobierno. El Ejecutivo quiso esta mañana con Ábalos zanjar el asunto y rechazar una derogación total, pero el posicionamiento de Iglesias a favor de la formación abertxale ha llevado a una desautorización en toda regla del ministro de Transportes. Algo que ha provocado una nueva crisis de comunicación y coordinación en el seno del Gobierno. Según fuentes gubernamentales, existe "cierto malestar" entre algunos ministros socialistas por los "mensajes unilaterales" de Iglesias a la prensa. 

El Gobierno de coalición y EH Bildu estuvieron negociando toda la tarde de este miércoles durante las más de 10 horas de Pleno en el Congreso para sacar adelante la quinta prórroga del estado de alarma hasta el próximo 7 de julio. A cambio de la abstención de Bildu, el Gobierno se comprometió a derogar íntegramente la reforma laboral cuando finalizasen las medidas de excepcionales impuestas por el estado de alarma. Esto hubiera supuesto, entre otras cosas, la derogación de los ERTEs. 

El acuerdo se fraguó sin luces ni taquígrafos y en él participaron la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, el presidente del Gobierno y el vicepresidente que también era conocedores junto a los diputados de Bildu. Desde el PSOE se pidió a la formación vasca que no hiciera público el acuerdo hasta que Cs hubiera facilitado con su voto la prórroga del estado de alarma. Y así fue: poco después de la votación, el documento firmado por Lastra, Echenique y Mertxe Aizpurua salía a la luz. 

Un pacto a espaldas de Calviño,Yolanda Díaz, patronal y sindicatos

Hasta entonces, ni la vicepresidenta económica, Nadia Calviño; ni la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; ni la patronal, ni los sindicatos conocían nada del acuerdo alcanzado. La formación vasca lo hizo público tras finalizar el Pleno en el Congreso y las llamadas se sucedieron en Moncloa. El malestar de patronal y sindicatos era imparable. Pero más lo fue el de la vicepresidenta económica que intercedió para una rectificación: hizo ver a los suyos que la derogación total era inviable y menos en las actuales circunstancias, según apuntan fuentes del Gobierno. 

Rápidamente y a medianoche, el PSOE envió un comunicado a los periodistas donde rectificada el primer punto del acuerdo señalando que sólo se derogarán los aspectos más lesivos de dicha reforma. Este jueves, todas las miradas se centran en Calviño porque participa en un acto del Círculo de Economía, donde podría matizar o aclarar la postura del Ejecutivo respecto al acuerdo alcanzado con Bildu. 

 [Sánchez salva la prórroga del estado de alarma pero pierde a sus socios del bloque de investidura]

También han salido a hacer público su malestar la patronal CEOE, quien ha tachado el acuerdo de "indignante" y de "irresponsabilidad"; mientras que los principales sindicatos CCOO y UGT aseguran haberse enterado por la prensa. "Las cosas no se hacen así y menos con un acuerdo de un folio. Una reforma así conlleva más tiempo y lo saben", expresan desde CCOO. "Este es un acuerdo político, va en la línea de lo que habíamos planteado pero no viene a facilitar el desarrollo de las negociaciones", ha dicho por su parte este jueves el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.