Covid-19
El Gobierno negocia con la oposición reformar la Ley General de Sanidad como plan B al estado de alarma
Los socialistas buscan dejar atrás el estado de alarma en julio y aprobar nuevos instrumentos que frenen un posible rebrote en otoño

El Gobierno busca apoyos para reformar las leyes sanitarias que permitan volver al confinamiento si hay un nuevo rebrote del coronavirus en otoño y todavía no existe vacuna ni medios capaces para hacerle frente. Se trata de unas negociaciones que exigen más tiempo y que el Ejecutivo de Sánchez lleva en paralelo a las de la quinta prórroga del estado de alarma que este martes terminan. Según las fuentes consultadas, el Gobierno sí que cuenta en estos nuevos contactos con el principal partido de la oposición, el PP, para cuando finalice en julio el estado de alarma. 

La vicepresidenta, Carmen Calvo, desveló este lunes en el Congreso que ha mantenido contactos con Casado de cara a una posible reforma de las leyes orgánicas. "Las leyes orgánicas no se modifican por real decreto, pero si intentaremos hacer una reforma de la manera más rápida, de hecho hable con Casado y mostró la mejor de las disposiciones", aseguró. 

El presidente del Gobierno desveló a los suyos este lunes en el Consejo de Política Territorial que ésta será la última prórroga que pretende aprobar el Ejecutivo. En julio, los socialistas buscan reforzar el Ministerio de Sanidad para que en "cogobernanza" con el resto de comunidades, se aprueben nuevos instrumentos que permitan suplir el estado de alarma y activarlos en caso de que se dé un rebrote del virus. Para ello, los socialistas pedirán colaboración a los populares y al resto de fuerzas parlamentarias para recabar los mayores apoyos posibles, ya que "este tipo de reformas exigen un consenso amplio", señalan. 

La intención del Gobierno es que cuando empiece el mes de julio tener ya avanzadas algunas reformas sanitarias que permitan no tener que volver al estado de alarma. "Se lo hemos transmitido al resto de partidos y seguiremos hablando con ellos", sostienen fuentes socialistas. En el Gobierno se inclinan por la reforma de la Ley General de Sanidad de 1986, aunque existen más como la Ley General de Salud Pública (2011) de Zapatero, que exige entre otras cosas que el actual Gobierno publique los nombres de los expertos que gestionan las fases de la desescalada o la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud de 2008 y la Ley de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. Todas ellas serían candidatas para una modificación que permitiera cubrir las medidas de seguridad que aporta el estado de alarma, como el confinamiento. 

Se trata de un proyecto que, aunque existan borradores por parte de Moncloa, todavía tiene que recabar más opiniones sobre cómo se podría aprobar. No es lo mismo su aprobación vía decreto ley con la convalidación del Congreso, que mediante proyecto de ley -su trámite es algo más lento-. Las fuentes consultadas por LPO aseguran que ERC no se opondría a esta reforma, siempre y cuando ello "no implique la vuelta al estado de alarma", insisten, y que las comunidades pudieran gestionar la crisis. Una opinión similar sostiene el PNV, quienes también se muestran favorables a hablar de la propuesta con el Gobierno de coalición. 

Mantener el estado de alarma hasta el 6 de julio

El Gobierno busca esta semana fórmulas para mantener el estado de alarma en Madrid y Barcelona hasta el 6 de julio. Tal y como publicó LPO, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo planteó esta semana a sus socios en el Congreso que la nueva prórroga del estado de alarma se prolongara durante 50 días más. El gobierno pretendía así cubrir todo el periodo previsto en la desescalada de las dos principales capitales del país, Madrid y Barcelona que van a arrancar el proceso con 15 días de retraso ya que no entrarán en la fase 1 al menos hasta el 25 de mayo. Eso supone que, si todo va bien, Madrid, Barcelona y buena parte de Castilla y León no llegarán a la llamada "nueva normalidad" hasta el lunes, 6 de julio.

 [El Gobierno busca fórmulas para mantener el estado de alarma en Madrid y Barcelona hasta el 6 de julio]

Ahora y con la fórmula de la reforma de las leyes sanitarias, el Gobierno se vería más holgado a la hora de negociar la quinta y última prórroga del estado de alarma si puede sacar adelante este nuevo instrumento que le permita seguir utilizando las mismas medidas ante un posible rebrote. Por eso, Sánchez habló este sábado de un plazo de aproximadamente un mes. Un plazo que, de aprobarse este miércoles en el Congreso, se extendería hasta el 20 de junio, dejando descubiertas más de dos semanas que serían cubiertas con este nuevo instrumento. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.