Covid-19
La estrategia del Gobierno para no rendir cuentas sobre el batacazo económico del segundo trimestre
El Gobierno prevé un 'julio negro' con la publicación de los datos del paro y del PIB de España y confía en las 'vacaciones parlamentarias' para evitar dar explicaciones

 El Gobierno ya trabaja con la mirada puesta en julio para evitar que la cascada de malos datos económicos le sepulte a consecuencia de la crisis del coronavirus. La clave consiste en aguantar hasta el próximo 30 de junio. Inicio de las vacaciones parlamentarias y cierre del Congreso, al terminar el primer periodo de sesiones fijado en el reglamento de la Cámara. Será en julio cuando se publique el aumento del paro y la subida del PIB situando a España a unos niveles nunca vistos desde la Gran Depresión y el Gobierno podría evitar tanto desgaste si permanece cerrado el Congreso. 

Todo pasa por cerrar los acuerdos el 30 de junio. El presidente del Gobierno firmó esta semana el acuerdo con patronal y sindicatos para prolongar los ERTEs hasta el 30 de junio. El Ejecutivo busca ahora cerrar los acuerdos indispensables para sacar adelante la quinta prórroga del estado de alarma que se prolongaría hasta el próximo 30 de junio y, ¿adivinan cuándo pretenden PSOE y Unidas Podemos que finalice la comisión de reconstrucción del Congreso? El próximo martes 30 de junio, que coincide además con la celebración del Consejo de Ministros. Es la fecha clave para frenar la ‘sobreexposición' del Gobierno en las sesiones de control y evitar así asumir responsabilidades por la crisis del Covid-19. Si a esto se suma la celebración de elecciones en Galicia y País Vasco en el mes de julio, como sus presidentes autonómicos pretenden, podría ser una buena estrategia de despiste para evitar el desgaste del Ejecutivo y de Pedro Sánchez. 

 [El coronavirus deja al 25% de los trabajadores afectados por un ERTE y un alza histórica del paro]

El artículo 61 del Reglamento del Congreso establece que "el Congreso se reunirá anualmente en dos periodos de sesiones, de septiembre a diciembre y de febrero a junio. Fuera de dichos periodos, la Cámara solo podrá celebrar sesiones extraordinarias a petición del Gobierno, de la Diputación Permanente o de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso". Con el Congreso cerrado, al Gobierno le resultaría más fácil eludir las explicaciones. Por eso, en Moncloa defienden, con la ley en la mano, que en este periodo, la Cámara puede celebrar sesiones extraordinarias a petición del Gobierno, de la Diputación Permanente o de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso. Pero no serían ya las sesiones de control al Gobierno, donde la oposición y el resto de fuerzas piden explicaciones sobre la gestión del Ejecutivo a sus miembros, incluido el presidente. 

'Batacazo económico' en julio

En julio, el Gobierno espera que se publique el 'batacazo económico' de España a causa de la crisis del coronavirus. Todos los indicadores mostrarán datos más reales que lo que ha supuesto la publicación de la primera Encuesta de Población Activa (EPA) desde que se publicase el decreto de estado de alarma. Además, en la EPA del segundo trimestre, el INE añadirá preguntas sobre trabajo en casa, causa de dejar o perder el último empleo y horarios atípicos (fin de semana o de noche), que hasta ahora sólo se publicaban en resultados anuales. Tanto empresarios como sindicatos ya han advertido que los datos publicados hasta el momento, no reflejan aún la crisis ni la destrucción de empleo real y advierten de que "lo peor está por llegar". 

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ya pronostica que "los datos del segundo trimestre van a ser escalofriantes", ya que hay que tener en cuenta que la primera EPA de enero a marzo solo incluye los datos de dos semanas que abarcan el estado de alarma. "Vamos a ver una importantísima caída del empleo, donde vamos a ver cifras de paro que ya creíamos olvidadas", remarca, tras apuntar que, "desgraciadamente", la tasa de paro se acercará al 20%, tal y como estima el Gobierno en sus previsiones enviadas a Bruselas hace una semana. 

También se espera que en julio se publique el dato de la caída del Producto Interior Bruto (PIB) de España. Si en el primer trimestre, cuando apenas había aparecido la pandemia, nuestro país experimentó una caída más grande de la esperada, como consecuencia del colapso de la actividad ante el cierre forzoso, los expertos ya prevén un "batacazo monumental" para el segundo trimestre. El análisis de Bloomberg estima que el PIB de España podría caer un 22% en el segundo trimestre, mucho mayor que las estimaciones iniciales realizadas por los analistas independientes. Lo que supone un colapso sin precedentes y sería mucho peor que las estimaciones del Gobierno y de la propia Unión Europea. Así nuestro país sufriría una lenta recuperación y el efecto social puede ser devastador, como ya vienen asegurando los expertos. 

El Banco de España prevé para el segundo trimestre del año una caída del PIB "sensiblemente más elevada" que el retroceso del 5,2% registrado en el primero, con una caída de entre el 6,6% y el 13,6% para el conjunto del año, al tiempo que augura un impacto de las medidas adoptadas por el Gobierno para paliar el Coid-19 "potencialmente elevado" pero de "magnitud incierta", que situará el déficit entre el 7% y el 11% del PIB y la deuda pública entre el 110% y el 120% del PIB. Con una estimaciones así, parece lógico que el Gobierno quiera evitar el desgaste que la oposición le prepara todos los miércoles en las sesiones de control al Gobierno. Con el Congreso cerrado por vacaciones podría evitarse este mal trago y dirigir su propio mensaje sin necesidad de tener que ser interpelado por el resto de fuerzas parlamentarias. 

Elecciones en Galicia y País Vasco, otra maniobra de despiste 

La posible convocatoria de elecciones en Galicia y País Vasco en julio también beneficiarían para la estrategia de menor desgaste del Ejecutivo. El PNV pactó la semana pasada las condiciones de 'cogobernanza' establecidas de propio en el decreto que estableció la cuarta prórroga del estado de alarma, a petición de la formación vasca. 

El texto avala la convocatoria de elecciones, a pesar de seguir en estado de alarma. Pero lo conveniente, según fuentes gubernamentales y del PNV, es que se estuviera en una de las fases de desescalada más avanzada a la hora de la convocatoria electoral. Dicho y hecho. País Vasco pasó esta semana pasada a las Fase 1 desatando el malestar de otras comunidades que, contando incluso algunas de ellas con mejores criterios como Valencia, no pasaron. Desde el PNV niegan a LPO ningún "trato de favor" por parte del Gobierno al respecto, pero desde Valencia mantienen la sospechas y aseguran que, a día de hoy, todavía no han recibido ningún informe por parte del Ejecutivo señalando cuáles son los criterios empleados por Sanidad para que un territorio pase de fase. 

 [El Defensor del Pueblo pide al Gobierno una ley sobre residencias ante su falta de regulación]

Este jueves, tanto el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, como el vasco, Iñigo Urkullu, se reunirán con el resto de fuerzas para fijar una fecha en el calendario para celebrar los próximos comicios. Ambos mandatarios quieren hacerlos coincidir y se inclinan por julio, aunque no descartan octubre. Sin embargo, en otoño podría ser más "problemático" ante un nuevo rebrote del virus y el enfado de la ciudadanía tras conocer, precisamente, los datos del batacazo económico del segundo trimestre. Al Gobierno le vendría perfecta la celebración de las elecciones en julio, ya que podría ser otro foco de distracción más para evitar el desgaste por la publicación de estos malos datos. 

PP, Vox y Cs dan la batalla por abrir el Congreso

La oposición ya se ha percatado de la posible estrategia del Gobierno y han solicitado que haya actividad parlamentaria los meses de julio y agosto en este año y de manera excepcional para compensar los retrasos causados por la crisis del coronavirus. 

En un escrito dirigido a la Mesa de la Cámara, Cs pide que se convoque un Pleno en el que se debata y decida habilitar estos meses, normalmente inhábiles. Esta petición se suma a las ya registradas por Vox y el PP. Ambos partidos defienden que este año la actividad parlamentaria se ha visto afectada por la suspensión declarada en marzo y por las medidas de seguridad sanitaria impuestas, generando una "ralentización" en el trabajo parlamentario que podría ser compensado en pleno verano. Lo cierto es que esta habilitación ya está prevista en el artículo 73.2 de la Constitución y en el 61.2 del Reglamento de la Cámara

Los socialistas esquivan el debate asegurando que en estos dos meses de verano se podrán habilitar todas las comisiones y plenos que decida la Diputación Permanente. Lo que no incluiría las sesiones de control al Gobierno. "Es habitual que se convoquen comisiones o plenos en julio y agosto para tratar asuntos que requieren urgencia. A esto no nos oponemos", comenta un diputado socialista. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.