Coronavirus
El Gobierno puede reclamar millones de euros a la empresa china que le vendió mascarillas defectuosas
En la demanda, España puede incluir los costes de los PCR realizados a los sanitarios, los contratos al personal de sustitución, y daños a la imagen del país

La crisis del Covid-19 ha convertido a China en el principal proveedor de material sanitario de España. No obstante, algunas de las adquisiciones realizadas a lo largo de los últimos 50 días han acabado en fiasco, al confirmarse la mala calidad de los productos comprados. Uno de los casos más sangrantes se produjo a mediados de abril, cuando Sanidad ordenó retirar un lote de 2,1 millones mascarillas desechables que había repartido entre el personal sanitario después de la adquisición de casi 9 millones de unidades al mismo intermediario chino, Hangzhou Ruining Trading, por un importe total, incluidos gastos de aranceles, 31,3 millones de euros (25,8 millones de dólares). El Ministerio tuvo que ordenar la cuarentena de los profesionales que hubiesen atendido a pacientes con esas mascarillas y la realización de test PCR a todos ellos. Un grave perjuicio para las arcas del Estado y el Sistema Nacional de Salud que podría traducirse en una demanda millonaria por parte del Gobierno.

Así lo confirman a LPO tres importantes despachos de abogados especializados en comercio internacional: Exports Iuris Global; Raso y Asociados; y Andersen Tax & Legal, que coinciden en señalar que "se puede reclamar" una importante compensación económica al proveedor chino: "Al ser un único proveedor, la demanda es más viable, ya que es esa empresa, y no el fabricante de China, el que responde ante cualquier carencia o engaño". Cabe recordar, en ese sentido, que el contrato con  Hangzhou Ruining Trading incluía tres productores distintos: Shangay Dasheng (6 millones de mascarillas), HeNan YADU Industrial (700.000 unidades) y GarryGalaxy (2,1 millones), siendo este último el fabricante del material defectuso.

[Colegios y sindicatos de sanitarios se querellan contra el Gobierno por darles mascarillas defectuosas]

Daniel Martinez Raso, de Raso y Asociados, explica que "la clave para llevar a cabo la reclamación está en el contrato, para ver las condiciones". Es importante, explica, porque "en esos contratos se debe especificar cómo se debe actuar si hay controversia, qué legislación decide, y la elección de un arbitraje internacional, que puede recaer sobre un organismo, un Estado, o una persona jurídica". Una tesis que comparten desde  Andersen Tax & Legal: "Habría que ver el acuerdo al que llegó el Gobierno con el proveedor, para ver el alcance del mismo, las cláusulas, etc".

El Ejecutivo, sin embargo, solo ha hecho pública la Memoria Justificativa de Contratación, en la que también informa del acuerdo alcanzado con Hangzhou Ruining Trading después de confirmar el mal estado de los 2,1 millones de mascarillas fabricadas por GarryGalaxy. Así, la Secretaría General de Sanidad acordó con el proveedor chino el cese inmediato de suministro de cualquier material del citado fabricante y la "reposición a la mayor brevedad posible", en su integridad, de las mascarillas FFP2 retiradas, además la aportación, por parte del proveedor, de "los resultados obtenidos de los controles de calidad realizados".

["Hay que tener una buena relación con China, pero tampoco conviene dejarnos engañar"]

Más allá de ese acuerdo con el intermediario, los bufetes contactados por este diario ven posible la interposición de una demanda contra el proveedor: "Si es por vía civil, correspondería a la Abogacía del Estado. Y, si se opta por la vía penal, el escrito lo impulsaría la Fiscalía", afirman desde Raso y Asociados. El mismo despacho añade, además, que "el Estado reclamaría como persona jurídica" y que "existen precedentes a nivel europeo, donde la resolución es más fácil al existir una jurisdicción parecida entre los países".

Desde Exports Iuris Global, advierten, eso sí, que el procedimiento puede ser largo. No obstante, insisten en la importancia de que el contrato se haya firmado con un proveedor: "Los intermediarios aseguran la viabilidad de las reclamaciones, porque el gobierno chino no hace caso a las reclamaciones. Cuando tenemos clientes que quieren importar de China, les recomendamos que compren a través de intermediarios, para que sean ellos los que respondan".

Al montante del contrato, se le puede añadir  el coste de los PCR al personal sanitario, los contratos a los profesionales que sustituyeron a aquellos que tuvieron que ponerse en cuarentena, e incluso indemnizaciones para los contagiados

El mismo bufete asegura, además, que el Gobierno podría solicitar una importante compensación monetaria por daños y perjucios: "Al montante del contrato, se le puede añadir perfectamente el coste de los test PCR al personal sanitario, los contratos a los profesionales que sustituyeron a aquellos que tuvieron que ponerse en cuarentena, e incluso indemnizaciones para aquellos que pudieron contagiarse de coronavirus por la mala calidad de las mascarillas".

Teniendo en cuenta el precio total del contrato, de 25,8 millones de dólares, "se puede reclamar perfectamente 40 millones". No obstante, al tratarse de una partida defectuosa específica de 2,1 millones de mascarillas, de los cerca de 9 que incluye el contrato, la reclamación debería ser proporcional y podría rondar los 9 millones de dólares, más de diez millones de euros.

Demandas colectivas y de los profesionales sanitarios

Raso y Asociados y  Exports Iuris Global coinciden en señalar que los profesionales sanitarios afectados también podrían interponer una demanda por el uso de mascarillas defectuosas, en las que los gobiernos de España y de China podrían verse señalados como "responsables civiles subisidiarios". Daniel Martínez Raso señala, en ese sentido, que "en Palma, la polémica de las mascarillas ya ha provocado reclamaciones entre los sanitarios afectados contra el Sistema Balear de Salud".

Un cuarto bufete, también especializado en derecho internacional pero que ha preferido colaborar de forma anónima, añade además una posible variable: "Si otros países se han visto afectados por el mismo proveedor chino, cabría una demanda colectiva de diversos estados, en los que todos ellos se personaran como persona jurídica contra el intermediario".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.