Covid-19
Los economistas descartan una recuperación en V frente a la tesis del Gobierno
Varios economistas aseguran a LPO que el Gobierno "todavía está a tiempo" para buscar un gran consenso, aplicar más medidas y elaborar un plan para presentar en Europa

La pandemia del coronavirus está afectando de forma negativa a multitud de sectores a nivel mundial. La crisis y las posteriores consecuencias económicas derivadas del confinamiento, la 'desescalada' y las medidas que se apliquen, a nivel nacional como internacional, condicionarán la calidad de vida de los españoles durante los próximos años. Varios economistas aseguran a LPO que todavía es pronto para sacar conclusiones ante los efectos de la pandemia y afirman que el Gobierno "todavía está a tiempo" para buscar un gran consenso, aplicar más medidas y elaborar un plan contundente que presentar en Europa. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe de expectativas publicado este martes vaticina que España caerá un 8% este año, una revisión de casi 10 puntos porcentuales frente a la previsión anterior, y el paro rozará el 21%. Para 2021 la previsión es de un crecimiento del 4,3%, un rebote de apenas la mitad de lo que la economía perderá este año. El economista José Carlos Díez asegura que el escenario que pronostica el FMI para 2020 "es muy duro, pero realista. Se viene una crisis global profunda, dura y de lenta recuperación". Sin embargo, para el escenario que el organismo prevé en España de cara a 2021 "tienen que pasar muchas cosas", señala el economista. 

El Gobierno tiene que buscar un amplio consenso para sacar adelante los presupuestos y presentar en Europa un plan fiscal creíble para bajar la deuda en los próximos cinco años, destaca Díez 

"El escenario clave es Europa y el resto de países en conjunto. Estados Unidos y China tienen que salir de la crisis. Confío en que ambas crecerán en 2021. La duda ahora mismo es Europa", explica Díez. Calcula que la crisis industrial será fuerte en Europa y, como ejemplo, la poca venta de coches en el mundo a lo largo de este año. "Europa es el mayor fabricante y Alemania podría sufrir, aunque ni su deuda pública ni el paro son tan elevados como los de España". El problema de nuestro país, según Díez, es vigilar la deuda pública y el paro. "En los próximos seis meses, el Gobierno tiene que conseguir un amplio consenso para sacar adelante los presupuestos y presentar en Europa un plan fiscal creíble para bajar la deuda en los próximos cinco años", señala el economista. 

 [El Gobierno impulsará el turismo doméstico y estudia un sello de calidad sanitario para los hoteles]

Los posibles efectos negativos a esto se traducen en "el riesgo de que nuestros vecinos italianos no se pongan las pilas y nos arrastren con ellos. Puede pasar. Y en los efectos a largo plazo cabe destacar la reforma tan profunda que debe darse en el sector turístico para que el modelo funcione. Ya tuvimos la quiebra de Thomas Cook el año pasado y está visto que el modelo de touroperador con el 'todo incluído' ya no era viable".

Todavía hay que lograr crear las condiciones para que la respuesta española sea más potente y para que la UE permita que la obsesión por el déficit se atenúe y sea mas contundente, asegura Moscoso

El economista y director de Deusto Asuntos Globales (Deusto Business School), Juan Moscoso del Prado, respalda la explicación de Díez y avanza que aunque "es pronto todavía para hacer pronósticos" sobre la crisis que dejará la pandemia, "todo depende de cómo será la salida y las medidas que se pongan en marcha para proteger la actividad económica y productiva". Así, pone como ejemplo que muchos países europeos y algunas comunidades como Navarra ya han aprobado ayudas directas a los autónomos. "Entiendo que al Gobierno le preocupe el déficit, pero debería poner en marcha este tipo de medidas porque la repercusión será menor que si los empresarios dejan de producir o abandonan su actividad", explica Moscoso. 

Para el director de Deusto Asuntos Globales, el paquete de medidas adoptado en la primera reunión del Eurogrupo "podría ampliarse mucho más. Falta una pieza de mutualización que permita reforzar la financiación conjunta de la deuda que se genere con las medidas extraordinarias, por ejemplo". Y también coincide en la creación de un plan ambicioso de recuperación, que dependerá de qué forma salgamos, si es en uve o no. "En España, por ejemplo, el impacto va a ser asimétrico. No es lo mismo lo que sucederá en comunidades como Navarra o País Vasco volcadas en la industria, que Canarias o la costa centradas en el turismo", explica. "Todavía hay que lograr crear las condiciones para que la respuesta española sea más potente y para que la UE permita que la obsesión por el déficit se atenúe, porque lo que importa es su financiación y no su tamaño, y que su respuesta sea mas contundente", zanja Moscoso. 

Si empieza a sonar la misma música de antes, la reactivación económica puede ser lenta y tardía, advierte Torres

El catedrático de Economía, Juan Torres, coincide con los anteriores en que es "materialmente imposible saber cuál va a ser la recuperación porque no sabemos el impacto ni en qué momento vamos a cambiar de tendencia. Todavía faltan muchas tareas por cumplirse y medidas para hacer frente después". 

Torres asegura que a esta pandemia, que nos ha pillado desprevenidos, se suma la ralentización económica en la que estábamos metidos. "Todavía observamos que por parte de Europa no hay ninguna respuesta contundente a la pandemia, ni tenemos sobre la mesa las medidas para hacerle frente después. Si empieza a sonar la misma música de antes, la reactivación puede ser lenta y tardía", advierte el catedrático. 

Para evitar una depresión económica de grandes dimensiones, Torres propone que el Gobierno garantice a las empresas, pymes y empresas los ingresos que están perdiendo "endeudándose hasta donde haga falta. Pero dándoles liquidez y no créditos, como se está haciendo". También considera indispensable que el Ejecutivo empiece a implantar medidas en este momento, como Italia con el bono vacacional. Los italianos pagarán 600 euros a los ciudadanos para que viajen. "Si no pensamos en el día después, nos pillarán con el paso cambiado", insiste Torres.  

" Tengo la convicción de que cuando un país atraviesa una emergencia sanitaria como ésta y se está muriendo gente, es una verdadera traición liarse a discutir y acusarse unos a otros. Debería de avergonzarnos. Urge un plan nacional de reconstrucción para poner unas bases distintas porque nos jugamos el futuro de nuestros hijos", concluye Torres.   

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.