Covid-19
La estrategia de comunicación de Sánchez: hablar solo en festivos y a la hora del telediario
Moncloa ha buscado siempre ocupar la comunicación institucional copando las franjas informativas de mayor audiencia para anular a la oposición

Ante una crisis sanitaria como la actual, los ciudadanos necesitan certidumbre y liderazgos fuertes. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado ocho discursos ante la opinión pública desde que comenzó el estado de alarma. Todos durante el confinamiento ciudadano, en días festivos (excepto uno) y en horarios de máxima audiencia y difusión como son los telediarios (de las 15 y las 21 horas). En comunicación política nada es casualidad y, pese a sentirse desbordados al principio, la Secretaría de Estado de Comunicación y la persona más cercana a Sánchez, Iván Redondo, tienen todos los mensajes controlados. 

Sánchez ha comparecido en nueve ocasiones los días 14, 18, 21, 22, 28 de marzo y los 4, 9 y 12 de abril (para anunciar el estado de alarma, para explicar las claves del confinamiento, para comunicar la decisión de prorrogarla, para informar de la paralización de las actividades económicas no esenciales y para anunciar su vuelta, entre otras). De esos días, 2 eran domingo, 4 sábado y un festivo de Jueves Santo. 

Moncloa ha buscado siempre ocupar la comunicación institucional copando las franjas informativas de mayor audiencia (mañana, mediodía y noche) para anular a la oposición y liderar la crisis ofreciendo datos, desmintiendo bulos y ofreciendo "transparencia total", según explican fuentes técnicas.  

Las horas de comparecencia tampoco son casuales: sus apariciones hacia las tres de la tarde consiguen un doble objetivo: por una parte, obligar a los informativos a conectar con la señal en directo de su comparecencia, de manera que pueda trasladar el mensaje a la ciudadanía sin intermediarios; por otra, también impiden el 'filtro' de los telediarios: ya no son los periodistas quienes seleccionan qué mensaje priorizar para emitir en televisión, sino que es Sánchez quien lo coloca directamente en pantalla. Desde Moncloa algunas voces señalan que las conexiones en directo de los informativos suelen acabar cuando empieza la ronda de preguntas, la parte más incómoda para el presidente de Gobierno.

Audiencias desorbitadas

El mensaje de transparencia se trasladó a todos los ministerios señalando que la información más sensible siempre quedará en manos del comité de expertos y científicos. De ahí las comparecencias de expertos cada mañana con el doctor Fernando Simón al frente. Fuentes gubernamentales también destacan el cambio de discurso de Sánchez, "adecuado a los distintos escenarios" por los que atraviesa la pandemia en nuestro país. Así ponen como ejemplo el discurso del pasado 21 de marzo. Se cumplía una semana del estado de alarma y Sánchez se dirigió a los ciudadanos para advertirles de que "lo más duro está por llegar". 

Al día siguiente, el domingo 22 de marzo y según los datos de Barlovento Comunicación, la comparecencia de Sánchez ocupando el prime time de los informativos de 'Antena 3' (entre las 15.39 y las 16.29 horas) fue vista por una media de 2,7 millones de espectadores obteniendo un 14% de cuota de pantalla. Una cifra desorbitada para un comienzo de informativo que vieron 3.035.000 espectadores. 

Ese mismo día y en el caso de 'La 1', la primera edición del 'Telediario' incluyó la comparecencia de Sánchez y congregó una media 2,9 millones de espectadores con un 15.4% de cuota de pantalla. Durante la comparecencia, el primer cuarto de hora elevó la audiencia alcanzando los 3,2 millones de espectadores, para después descender hasta los 2,5 millones. Y en el caso de 'Telecinco', el discurso de Sánchez fue visto por 2,8 millones. Esta cadena sólo emitió el discurso íntegro (20 minutos) y cortó las preguntas de los periodistas. 

Admitir errores

Otro ejemplo de lo que denominan "cambio necesario" en la comunicación frente al coronavirus ha sido el de "reconocer errores". En las últimas semanas, el Gobierno ha cambiado de estrategia admitiendo errores. Primero fue la ministra de Defensa, Margarita Robles, y después el propio presidente también reconoció "fallos" ante el resto de grupos en la Cámara Baja. "Como no hay un manual de instrucciones para el coronavirus, caben fallos, que todos y cada uno de los países han cometido", aseguró Sánchez. 

El presidente en su última comparecencia ofrecida en prime time este domingo también recalcó una máxima que, según las fuentes consultadas se puso por escrito desde la primera semana, no entrar en provocaciones. "Por mi boca no saldrá ningún reproche", dijo Sánchez o  "cuando salgamos de ésta tendrán mucho tiempo de hacer oposición al Gobierno. Entonces me defenderé, pero ahora no voy a perder ni un gramo de energía en defenderme", añadió. Este mensaje también ha sido trasladado al resto de ministros, quienes han intentado acatar la orden en cada una de sus comparecencias. 

La máxima de Moncloa sigue siendo ofrecer datos actualizados y explicar las medidas aprobadas a través de sus representantes directos, como son los ministros. Así cada día y desde que comenzó la crisis se ofrecen por parte del Gobierno una rueda de prensa por la mañana de responsables técnicos ofreciendo las últimas cifras actualizadas y, después, dos ruedas por la tarde con ministros. Los fines de semana están reservados para el presidente y las conferencias de presidentes cada domingo. "Se busca comunicación de Estado. Por eso, comparecen expertos, policías e incluso el Jefe del Estado Mayor (JEMAD), Miguel Ángel Villarroya", explican. 

Los expertos en comunicación consultados aseguran que "al principio el discurso de Sánchez no transmitía y era muy burocrático. Se notaba que estaban desbordados", aseguran. Sin embargo, en estas últimas semanas, el presidente ha ido dominando la comunicación a través de apelar a las emociones "que conecta con las situaciones que los ciudadanos estamos viviendo en nuestras casas, como enseñar a los niños las medidas de higiene diario", señalan. 

[Los presidentes autonómicos acusan a Sánchez de ocultar el plan de desescalada]

La opinión  de los expertos no siempre encaja con los discursos de los presidentes autonómicos y la oposición. Barones del PSOE y otros presidentes territoriales se han sumado a las críticas por la opacidad de Sánchez en su diálogo. Reprochan al presidente sus discursos del fin de semana y enterarse por la prensa de las medidas puestas en marcha. Tal y como publica LPO, estos mandatarios han solicitado celebrar las conferencias de presidentes antes que sus puestas en escena el fin de semana. 

El líder de Vox, Santiago Abascal, comparó los discursos de Sánchez con los del dictador venezolano Hugo Chávez y su programa llamado 'Aló presidente'. Abascal señaló la semana pasada desde la tribuna del Congreso que muchas personas han muerto durante la "interminables" intervenciones de Sánchez y le pidió que se ahorre su "aló presidente", que, según dijo, a muchos les gustaría sustituir por un "agur presidente".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.