Coronavirus
El Gobierno amenaza con sanciones a las empresas que no cumplan con las medidas impuestas
Este lunes se reanuda la actividad económica no esencial, con el fin de la prohibición de aquellos empleos que no pueden realizarse mediante teletrabajo. Las empresas tendrán que asumir todas las medidas para la reapertura

El Gobierno impone a las empresas una serie de medidas para la vuelta de la actividad económica no esencial que quedó suspendida el pasado 30 de marzo. Unas propuestas por las que la empresa debe hacerse cargo de material de protección para sus trabajadores y de una reorganización de tareas con las que los empleadores deben cumplir si no quieren enfrentarse a una posible sanción del Ministerio de Trabajo. El retorno, que ha sido fuertemente cuestionado por la oposición, ha sido justificado por Pedro Sánchez en un "informe de expertos" que permanece oculto por el momento

"La Inspección de Trabajo está actuando y si hay situcaiones que merecen una visita inspectora, pues se llevará a cabo para hacer las verificaciones oportunas", ha señalado el director de Inspección de Trabajo, Héctor Illueca, de Podemos, que advierte de las posibles sanciones que incumplan con las medidas del Gobierno y que, en una entrevista en el Canal 24 horas, apuntaba a una mayor demanda de la inspección. 

La guía de prevención para los centros de trabajo publicada por el Ejecutivo impone a las empresas que quieran reanudar su actividad una serie de medidas que deberán cumplir si no quieren enfrentarse a sanciones por parte de Inspección de Trabajo. Los sindicatos ya han asegurado que estas condiciones son "de difícil cumplimiento", más aún teniendo en cuenta que estos requisitos fueron publicados el Sábado Santo, con menos de 48 horas de margen para las compañías. 

En un comunicado conjunto, CCOO y UGT también han mostrado su disconformidad con la vuelta este lunes y han detallado que las medidas adoptadas "en ningún caso suponen un acuerdo con los sindicatos, sobre cómo y en qué plazos se debe recuperar la actividad".

[Sánchez se negó a dar el informe de expertos a los presidentes autonómicos que lo pidieron]

Los trabajadores afectados por la vuelta al trabajo son aquellos que no se han visto afectados por un ERTE y cuya labor debe realizarse presencialmente, ya que el Gobierno llama a teletrabajar a aquellas empresas que puedan hacerlo. Las más afectadas son las fábricas y las cadenas de producción, cuya actividad ha tenido que paralizarse en las últimas semanas. También podrán volver las obras, siempre y cuando no sean de rehabilitación de edificios donde viven otras personas, tal como ha prohibido el Gobierno en el Boletín Oficial del Estado de este domingo

Sin embargo, el estado de alarma y sus restricciones siguen vigentes, de manera que sólo está permitida la circulación en la vía pública para comprar alimentos o causas de primera necesidad, además de seguir vigente el cierre de bares, restaurantes, gimnasios, salas de conferencias, polideportivos, teatros, salas de exposiciones, auditorios, estadios o campos de fútbol, entre otros.

Entre las actividades declaradas esenciales, que han mantenido su actividad estas semanas, están los servicios sanitarios, farmacéuticos, supermercados, medios de comunicación, ópticas, gasolineras o transporte de personas o mercancías, entre otros. Para el resto de sectores que ahora sí están permitidos la vuelta a la actividad queda en manos de los propios empresarios y cada empresa tendrá que valorar si asume los riesgos de volver a la actividad y si está en disposición de adoptar las medidas impuestas por el Gobierno.

Las exigencias a las empresas

Entre las exigencias del Gobierno a las empresa, está la de "organizar la entrada al trabajo de forma escalonada para evitar aglomeraciones en el transporte público y en la entrada a los centros de trabajo", llevando incluso a la "redistribución de tareas" en caso de que no sea posible. En los establecimientos abiertos al público, señala la guía, "deberán implementarse medidas para minimizar el contacto entre las personas trabajadoras y los clientes o público", además de limitar aforo, poner controles en las entradas o la obligación de que "la empresa deberá facilitar equipos de protección individual cuando los riesgos no puedan evitarse o no puedan limitarse suficientemente".

 La empresa no sólo debe proveer de material de protección, sino que la guía también apunta a los empresarios "es preciso proveer al personal de los productos de higiene necesarios para poder seguir las recomendaciones individuales, adaptándose a cada actividad concreta. Con carácter general, es necesario mantener un aprovisionamiento adecuado de jabón, solución hidroalcohólica y pañuelos desechables".  

El Gobierno exige hasta dos protocolos distintos. Por una parte, "un plan de contingencia, identificando el riesgo de exposición al virus de las diferentes actividades que se desarrollan en el centro de trabajo, adoptando medidas de protección en cada caso de acuerdo con la normativa aplicable en cada momento". Un plan para cuya elaboración "deben ser consultados los delegados de prevención o los representantes de los trabajadores". 

Además, se exige "establecer protocolos en caso de que una persona trabajadora manifiesta síntomas en su puesto de trabajo, para protegerla y proteger al resto de la plantilla".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.