Eurogrupo
Sánchez renuncia al 'Plan Marshall' para Europa y acepta el liderazgo de Merkel en la reconstrucción
El Gobierno cambia de postura después de confirmar Calviño la falta de apoyos en sus reivindicaciones. Ahora aceptaría un fondo de rescate "intermedio"

Pedro Sánchez ha pasado de plantarse ante Merkel en la cumbre europea del pasado 27 de marzo, en la que pidió la puesta en marcha de un 'Plan Marshall' y la emisión de eurobonos para mutualizar la deuda de los países más afectados por la crisis del Covid-19, a abrirse a la creación de un fondo de rescate, tal y como propone la canciller alemana. Un cambio de postura del que ya advirtió el equipo de Nadia Calviño minutos antes de que comenzara la reunión telemática del Eurogrupo de este martes.

Según explican a LPO fuentes conocedoras de la negociación existente entre los diferentes gobiernos y ministerios de Finanzas europeos, la posición de España ha dado un giro de 180 grados después de que la vicepresidenta de Asuntos Económicos confirmara la escasez de apoyos a la propuesta impulsada hace diez días por Pedro Sánchez y  Giuseppe Conte: "Sobre la mesa había dos extremos: el de los coronabonos de España e Italia, y el de la intervención de la economía de ambos países, como reclamaba Holanda. Y, entre medias, estaba la propuesta alemana de crear un fondo de rescate a través del MEDE. Y esa es la que ganaba".

[Macron y Merkel trabajan juntos para tomar las medidas necesarias "en cuestión de horas"]

Ante ese escenario, a Sánchez solo le ha quedado la opción de acercarse a Angela Merkel y abandonar la línea combativa de Giuseppe Conte, que en los últimos días ha acusado a la UE de "abandonar Italia". España, afirman las mismas fuentes, "necesita dinero", y el Gobierno ha optado por ser "práctico" y asegurarse liquidez... evitando, eso sí, la intervención de la economía española y la llegada de los llamados 'hombres de negro' de Bruselas a nuestro país en los próximos meses.

Merkel ya defendió hace diez días la utilización del fondo de rescate procedente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), pero sin la necesidad de convertir a España, Italia y Portugal en "la Grecia de 2012". Mientras, el francés Emmanuel Macron, que en un principio defendía también los coronabonos solicitados por españoles e italianos, apuesta ahora por utilizar un "fondo de recuperación",  a utilizar a corto plazo,   para solventar la crisis del coronavirus.

Esa propuesta, explican las fuentes consultadas, satisface a Sánchez y también a Merkel, que insiste en el empleo del fondo de rescate del MEDE pero sin la intervención posterior de las economías de los Estados. De llegar a un acuerdo en este sentido, se "desgajaría" parte de ese fondo, de 500.000 millones de euros, entre los Estados que solicitaran dinero para hacer frente a la crisis del Covid-19: "La única condición es que el dinero vaya para paliar los efectos para la economía que ha provocado el coronavirus. Y para nada más. Eso sí que se comprobará a nivel europeo".

La postura de Holanda será clave

Pedro Sánchez, por tanto, "ha visto una nueva oportunidad" para llegar a un gran acuerdo con Merkel y Macron, olvidándose de las reivindicaciones de Italia y del respaldo que obtuvo la semana pasada del primer ministro portugués, Antonio Costa. No obstante, la canciller alemana debe también "convencer" a otros países, que dudan entre la "solución intermedia" propuesta desde Berlín y la "intervención dura" reclamada desde Holanda. En esta situación se encontrarían los gobiernos de Hungría, Eslovenia, Eslovaquia, Polonia y Suecia.

En Moncloa, por tanto, tampoco las tienen todas consigo en que en este Eurogrupo haya "fumata blanca". Sobre todo, porque la postura de Holanda, en este asunto, es "muy dura". Se recuerda, en ese sentido, que el pasado 27 de marzo el primer ministro holandés, Mark Rutte, "llegó a hablar de los Presupuestos de Montoro", recordando que las cuentas españolas se llevaban prorrogando dos años y que, entre medias, España se había desviado en más de 2 puntos del objetivo de déficit. Un desvío, añadió, que "ahora podría estar financiando su crisis del coronavirus".

El primer ministro holandés, Mark Rutte, llegó a hablar de los Presupuestos de Montoro, recordando que las cuentas españolas se llevaban prorrogando dos años y queEspaña se había desviado del objetivo de déficit

Las palabras del holandés molestaron, y mucho, a Sánchez, pero hicieron mella en otros primeros ministros europeos, que empezaron a reclamar la intervención de las economías de todos los países que, como España o Italia, recurrieran al fondo de rescate. Merkel, entonces, actuó de mediadora, pero el presidente del Gobierno rechazó la solución propuesta por la canciller. Apenas diez días después, y tras confirmar Calviño que "los coronabonos no salen", el Gobierno de España se ha visto forzado a cambiar de estrategia.

Las fuentes consultadas reconocen que "España ha sido advertida de los riesgos" de esa emisión de eurobonos para mutualizar la deuda: "Muchos países de la zona euro consideran que se convertirían en bonos basura por el alto riesgo de impago, y al final eso provocará que se disparen las primas de riesgo de las economías nacionales. Por eso no hay apoyos suficientes para esta medida, y por eso el Gobierno ha tenido que cambiar de posición".

 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.