Coronavirus
El Gobierno, obligado a devolver a China los test rápidos que compró a una empresa sin licencia
Fernando Simón reconoce que "no corresponden con la calidad" esperada y han tenido que devolverse. La embajada de China se desvincula de este producto

La noticia saltaba a primera hora de la mañana de este jueves: los primeros test para detectar el Covid-19 procedentes de China no son efectivos. Lo denunció, entre otros, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), que advirtió que las pruebas tienen una sensibilidad inferior al 30% en la detección del virus y que, por tanto, sus resultado no podían ser en absoluto concluyentes. Desde el Gobierno han tratado de desvincular esta compra con el acuerdo de compra de material sanitario a China por valor de 507 millones, asegurando que el material llegó a través de una empresa española que importaba del país asiático y que contaba con los permisos. Una información que contrasta con la versión de la propia embajada China. 

En su comparecencia en Moncloa, Fernando Simón ha confirmado estas informaciones. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad ha asegurado que estos test rápidos, cuya puesta en funcionamiento pretendía "descargar la presión sobre los laboratorios", no han resultado ser tan efectivos como se esperaba.

España registra récord de nuevos casos: 8.578 en 24 horas y suma 56.188 contagiados y 4.089 fallecidos

Simón ha asegurado que estas pruebas "vienen de varios proveedores y varias vías de abastecimiento". Añadió que "la primera entrega fue un envío de 9.000 test, que antes de utilizarlos se validaron". Las pruebas realizadas "nos han mostrado que las especificaciones de este test, de este lote, no corresponden con la calidad y esto ha obligado a devolverlos".

Moncloa se ha precipitado después a matizar los hechos, asegurando que este incidente no está relacionado con la macrocompra de material sanitario por valor de 507 millones de euros a China, sino que fue a través de un proveedor español que hizo de intermediario e importó material desde el país asiático y que contaba con el marcado CE de homologación europea. "España se guía por la normativa de la UE y, por tanto, si un producto cuenta con la homologación europea, se puede comercializar y comprar en todo el espacio comunitario".  

Al hilo de esta polémica, la embajada de China en España ha querido dejar claro que el gobierno de la República Popular no tiene nada que ver con la venta de los test defectuosos. En su cuenta oficial de Twitter, ha asegurado que "las donaciones realizadas por el Gobierno de China y otras entidades como Alibabá no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy Biotechnology", la empresa fabricante de las pruebas del Covid-19 llegadas a España.

La oficina diplomática, además, ha asegurado que la citada compañía "no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos". Por último, ha recordado que "la compra de materiales sanitarios anunciada por el Ministerio de Sanidad está en curso y los materiales no han salido de China aún. El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.