Coronavirus
Sanidad admite riesgo de colapso ante el "notable crecimiento" de los contagios en los próximos cuatro días
El Ministerio asume que el ratio de fallecidos con respecto al número de infectados es superior al calculado hace una semana

"Nos esperan días difíciles". El ministro Salvador Illa pronunció este jueves las mismas palabras que Pedro Sánchez ante el Congreso el miércoles y también después del Consejo de Ministros del Martes. En Moncloa y en Sanidad están preparados para el mayor incremento exponencial de contagiados por el coronavirus en los próximos cuatro días. La subida del miércoles al jueves ya era alarmante: 3.431 nuevos casos. Una cifra que confirma una "tendencia alcista" y que preocupa, y mucho, en el Ejecutivo.

Según explican a LPO fuentes muy bien situadas en Sanidad, el número de infectados va a experimentar "grandes crecidas" hasta el lunes o el martes de la semana que viene. Entre otras cosas, porque "las medidas realmente restrictivas no se aplicaron hasta el pasado sábado" y los que se contagiaron entonces no están siendo confirmados como casos positivos hasta estos días. 

[Sánchez reconoce que "la pandemia del Covid-19 ha desbordado las previsiones de todos"]

Por tanto, el incremento de casos experimentado el jueves, con casi 3.500 casos nuevos, "va a repetirse, con cifras similares" tanto el viernes, como todo el fin de semana, e incluso el lunes y el martes: "Nos quedan cuatro o cinco días muy complicados, en los que además el sistema sanitario se va a enfrentar a la situación más delicada desde que comenzó la crisis".

Desde el Ministerio admiten, en ese sentido, que con este nivel de contagios, existe "riesgo de saturación" en todos los hospitales: "Ya se está llegando al límite de la capacidad, por eso la necesidad de abrir hospitales de campaña en hoteles o en Ifema. Pero ahora va a llegar un número considerable de ingresos que, además, se juntan con las primeras bajas en el personal sanitario por los contagios".

Ahora va a llegar un número considerable de ingresos que, además, se juntan con las primeras bajas en el personal sanitario por los contagios

Ante esta circunstancia, Sanidad ya no descarta, ni mucho menos, la incorporación de profesionales de la salud recién jubilados. Una posibilidad que dejó abierta el decreto de aprobación del estado de alarma. En principio, "se les podría destinar a los hoteles que se habiliten para atender a pacientes sospechosos o que traten con los casos sospechosos". Se trataría de evitar, eso sí, que "estuvieran en primera línea", al estar dentro de la "población de riesgo", por su edad.

El Ministerio, añaden estas fuentes, sí tiene datos estadísticos sobre el número de contagios en función de la edad, a pesar de que el ministro Illa no quisiera confirmarlo este jueves. Esos datos, afirman los técnicos contactados por LPO, son "fundamentales" para el equipo de expertos epidemiólogos, que hacen proyecciones sobre el nivel de contagio en todo el país, y por segmentos de la población, en base a esa información. Algunos hospitales, además, mandan sus balances "separando los casos de hombres y mujeres", aunque Sanidad aún no ha profundizado en esa distribución por géneros.

[España registra 3.431 nuevos casos de Covid-19 con un total de 17.147 afectados y 767 fallecidos]

Sobre las proyecciones de los epidemiólogos, las fuentes consultadas admiten que el ratio de fallecidos con respecto al número de contagios es más elevado del que se preveía hace una semana. Entonces, el cálculo era de 900 fallecidos por 30.000 infectados. Este viernes, sin embargo, el último dato oficial es de 19.980 contagios y 1.002 defunciones.

Las acusaciones de Díaz Ayuso y la app para combatir el virus

Este jueves, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha denunciado que "el Gobierno mantiene requisado en aduanas material sanitario que Madrid compró". Una dura acusación a la que se ha sumado después una procedente de la Generalitat en el mismo sentido: la consejera de Sanidad, Alba Vergés, ha afirmado que "empresas que fabrican material de protección individual para sanitarios, como mascarillas, han recibido mensajes para requisar pedidos con la intención de enviar recursos a Madrid".

Ni Salvador Illa ni Fernando Simón han querido entrar al trapo de esas declaraciones, pero desde Sanidad sí lanzan una advertencia: "Todo el material sanitario pertenece ahora al Estado. Y es el Gobierno central el único encargado de distribuirlo por todo el país. Nadie más". Además, las fuentes consultadas también desmienten el "desabastecimiento" en Madrid denunciado por Ayuso: "Cada comunidad autónoma tiene un hospital-almacén para el material sanitario. Y el miércoles llegó al Infanta Sofía de Madrid la mayor mercancía en lo que va de crisis sanitaria".

Cada comunidad autónoma tiene un hospital-almacén para el material sanitario. Y el miércoles llegó al Infanta Sofía de Madrid la mayor mercancía en lo que va de crisis sanitaria

Por último, y preguntados por la aplicación contra el coronavirus que pondrá en marcha el Gobierno, después de los intentos de Madrid y Cataluña de sacar una propia para cada una de las regiones, los técnicos de Sanidad contactados afirman que la app podrá usarse "de forma inminente", aunque "aún faltan cosas de su desarrollo". A diferencia de las aplicaciones empleadas en países como China o Corea, "la nuestra, en el momento de lanzarse, no tendrá un sistema para localizar a aquellos que se salten la cuarentena". No obstante, advierten, "probablemente tenga la capacidad para aplicar ese desarrollo en futuras versiones, si fuera necesario. Aunque ese no es el escenario actual".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.