Covid-19
El estado de alarma amenaza la celebración de las elecciones en Cataluña
Torra plantea modificar o elaborar de nuevo los Presupuestos de la Generalitat para frenar la crisis del coronavirus. Lo que implicaría el retraso en la celebración de las elecciones catalanas, todavía sin fecha

El coronavirus no entiende de fronteras ni de elecciones. Quim Torra tiene la firme intención de modificar los presupuestos ante el previsible descenso de la economía catalana a causa de la pandemia, pero la fórmula para ello ha provocado un duro choque con sus socios de Gobierno, ERC. El desencuentro hace peligrar las cuentas del Govern, el requisito que fijó Torra para convocar comicios en Cataluña. De no aprobarse los presupuestos, las elecciones también podrían quedar comprometidas.

Desde el Govern justifican que "con la crisis del coronavirus muchas de las previsiones presupuestarias quedan desfasadas", y en el entorno de Torraa se contemplan varios escenarios: desde modificar los actuales presupuestos mediante enmiendas y continuar su trámite o elaborar unos nuevos presupuestos, lo que atrasaría su aprobación al menos seis meses. El socio de Quim Torra en el Govern, ERC, se decanta por la primera opción, antes de ver peligrar la celebración de elecciones este año. 

El anuncio este miércoles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre presentar unos nuevos presupuestos de "reconstrucción económica y social" para afrontar la crisis del coronavirus, ha puesto en alerta al ejecutivo de Torra. "En estos momentos la situación lo cambia todo. Todos los escenarios están abiertos. Estamos intentando dar respuestas a aquellas necesidades más inmediatas y si hace falta replantearse los presupuestos, se replantearán", dijo esta semana la consejera de Presidencia, Meritxell Budó. Un mensaje que pilló "por sorpresa" en ERC, según trasladan fuentes de la formación a LPO. 

 [Sánchez reconoce que "la pandemia del Covid-19 ha desbordado las previsiones de todos"]

Los republicanos hablan de "redistribuir impuestos" para no modificar las cuentas y seguir con su tramitación en el Parlament. El vicepresidente Pere Aragonés también se desmarca de Torra asegurando que "urge aprobar estos presupuestos" porque "no podemos esperar seis meses funcionando con los Presupuestos de 2017 con prórroga". 

"Aún no se saben cuáles serán las consecuencias económicas del coronavirus, y es preferible que la Generalitat pueda contar lo antes posible con los 3.000 millones de euros presupuestados, y hacer posteriormente modificaciones", aseguró Aragonés este miércoles en una entrevista a Cataluña Radio. 

Las elecciones podrían retrasarse otro año si se elaboran nuevas cuentas

Los grupos parlamentarios catalanes acordaron trasladar el pleno en el que iba a aprobarse el Presupuesto de la Generalitat para la semana del 21 de abril, un mes más tarde de lo previsto. Dadas las circunstancias y ante una más que posible prórroga del Estado de alarma por parte del Gobierno central, la mayoría de grupos no duda en retrasar esta fecha si fuera necesario por la crisis sanitaria. Un retraso que también se extendería a las celebración de las elecciones en Cataluña, todavía sin fecha. 

Las instrucciones de Torra en su mensaje institucional fueron claras: primero sacar adelante unos nuevos presupuestos y después fijaría la fecha de las elecciones. Con las encuestas favorables al partido de Junqueras, ERC pide que los presupuestos se aprueben cuanto antes. 

Una manera de hacerlo viable sería la de autoenmendarse o votar a favor de las enmiendas presentadas por otros grupos. Una maniobra que todavía es factible, a diferencia de la de modificar el techo de gasto al estar ya aprobado. Los republicanos fijan así esta posición mirando también a la celebración de las elecciones. De lo contrario, calculan, que habría que esperan otro año para fijar la fecha de los comicios. 

También alteraban los PGE de Sánchez   

Una fecha que tanto ERC como el Gobierno de Pedro Sánchez querían saber antes de conocerse la alerta sanitaria por el coronavirus. La agenda política nacional giraba en torno a estos comicios. La mesa de diálogo para solucionar el "conflicto político" en Cataluña y la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de este año miraban a Torra y, en concreto, al posible apoyo de los republicanos al gobierno de Sánchez. En Moncloa eran conscientes de que, una vez entrados en campaña, el PSOE no contaría con el apoyo nacionalista a los PGE. 

Antes de conocerse la alerta sanitaria, fuentes gubernamentales ya contemplaban la idea de comenzar pronto las negociaciones con el resto de grupos y ligar así las cuentas de este año y las del que viene. La fecha que Moncloa se daba para presentar las cuentas en la Cámara Baja era abril-mayo para conseguir su aprobación en julio. Sin embargo, la pandemia del coronavirus cambia todos los planes. 

Los socialistas tendrán "apertura de miras", así lo denominan, para exponer al conjunto de grupos parlamentarios en la Cámara unas nuevas cuentas de "reconstrucción económica y social" para frenar la crisis. Si antes sólo miraban hacia los 'socios' que apoyaron la investidura de Sánchez, ahora esperan conseguir la aprobación de la oposición reivindicando la "extrema gravedad y urgencia" de paliar los efectos que deje el coronavirus en nuestro país. De momento, el Partido Popular dio este miércoles su apoyo al plan de choque anunciado por el presidente y desde el resto de partidos tampoco se opusieron. Desde Vox piden "arrimar ahora el hombro", para luego analizar las consecuencias y los errores cometidos por el Ejecutivo. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.