Coronavirus
El Gobierno prevé un mes en estado de alarma y asume que el 'pico' de casos caerá en la tercera semana de abril
Los expertos epidemiólogos han trasladado a Sanidad que la curva de contagios se estancará y empezará a descender en la tercera semana de abril

 El estado de alarma en España por el coronavirus es ya una realidad. Pedro Sánchez ha comparecido en La Moncloa para comunicar que este sábado se celebrará un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar el decreto de declaración y poner en marcha, de esta forma, medidas especiales para combatir el virus. La decisión se ha adoptado después de un aumento considerable del número de contagios en las últimas 24 horas y tras anunciar Portugal, con poco más de 100 casos, la misma disposición.

La medida, en todo caso, llevaba días encima de la mesa del presidente, que solo ha pulsado el 'botón rojo' cuando así se lo han recomendado los epidemiólogos del Ministerio de Sanidad: "Portugal no ha tenido nada que ver. Se ha cumplido la tendencia advertida a principios de semana, y con el escenario de 10.000 contagiados a partir de la semana que viene, había que decretar el estado de alarma".

[El Gobierno ya prepara la intervención de la sanidad privada por el coronavirus]

Así lo aseguran a LPO fuentes bien situadas en Sanidad, que ya adelantaron a este diario el jueves que el Gobierno iba a intervenir la sanidad privada, tal y como ha confirmado este viernes el presidente al afirmar que el Ejecutivo "dispondrá de todos los servicios sanitarios". Ahora, y una vez decretado el estado de alarma, Moncloa tiene plenos poderes para tomar el control de otros servicios privados e imponer nuevas restricciones a la población.

En ese sentido, desde el Ministerio adelantan que el siguiente paso a dar será el "confinamiento de las ciudades", que implicará no solo su aislamiento, sino la limitación de desplazamientos dentro de las mismas: "Como en Italia, se puede establecer un tope máximo de kilometraje en coche". Madrid, foco claro de contagio del coronavirus, será la primera en sufrir estas restricciones, aunque las fuentes consultadas advierten que "no será la única".

Desde el Ministerio adelantan que el siguiente paso a dar será el "confinamiento de las ciudades", que implicará no solo su aislamiento, sino la limitación de desplazamientos dentro de las mismas

Por otra parte, y debido a la saturación de los servicios de prevención del sistema sanitario -tanto público como privado- para atender a los posibles contagiados de coronavirus, el Gobierno se plantea también recurrir a las compañías y aseguradoras privadas especializadas en prevención de riesgos laborales. Su labor, en todo caso, sería "la atención telefónica y el asesoramiento" de los ciudadanos que llamen a los teléfonos habilitados para posibles casos de COVID 19.

Estas medidas, a aplicar una vez decretado el estado de alarma, tendrán una duración inicial de 15 días, prorrogables otros 15 previa autorización del Congreso de los Diputados, tal y como establece el artículo 116 de la Constitución española. Una prórroga, admiten las fuentes consultadas, que "ya se ha asumido" en Sanidad y Moncloa, teniendo en cuenta los últimos informes realizados por los epidemiólogos que trabajan para el Ministerio.

[España supera los 4.000 casos de coronavirus y llega a las 122 muertes]

Según la previsión de este comité de expertos, el número de contagios no parará de crecer hasta la segunda o tercera semana de abril. Será entonces cuando "la curva de contagios", como la definió el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias Fernando Simón, concluya su línea ascendente y comience su "estancamiento", hasta que las cifras comiencen a bajar. En este periodo, "de 2.000 contagios diarios, 200 precisarán de ingreso hospitalario, y más de 20 pasarán por la UVI".

Con este escenario, afirman las fuentes consultadas, "es evidente que tenemos que prolongar lo máximo posible, hasta cumplir los treinta días, el estado de alarma". No obstante, advierten, "el problema va a estar en el mantenimiento de las plantillas sanitarias, y ahí también tendrá que intervenir el Gobierno con contrataciones extraordinarias durante este tiempo".

En el Ramón y Cajal de Madrid ya hay unos 150 casos sospechosos de contagio entre el personal sanitario y 15 trabajadores que ya han dado positivo

Todo ello porque, a pesar de la incorporación de todo el personal de la sanidad privada, "se van a montar hospitales de campaña y zonas de aislamiento en hoteles, y ahí también se necesitará gente". Además, Sanidad ya prevé que un porcentaje importante de médicos, enfermeros, auxiliares y celadores que ahora están tratando con pacientes acaben contagiados y, por tanto, se vean obligados a dejar su puesto de trabajo: "En el Ramón y Cajal de Madrid, por ejemplo, ya hay unos 150 sospechas de contagio y 15 confirmados".

Ante esta situación, una de las posibles alternativas es la recontratación de personal médico jubilado, tal y como ha aprobado Portugal. No obstante, esta medida no convence, en absoluto, al Gobierno: "El COVID 19 es especialmente peligroso para los mayores de 65 años, por lo que no tiene sentido reincorporar a médicos jubilados, porque son población de riesgo". Pese a ello, no se descarta ningún tipo de medida excepcional para paliar la falta de efectivos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.