Casas de apuestas
Así se fabrican ludópatas en España: los asistentes personales que aíslan al cliente y aumentan su adicción
Los ‘VIP Manager' son contratados para entablar relaciones personales con los jugadores que más pierden para que sigan apostando. Los ‘tipsters' son influencers en redes a los que pagan por fomentar el juego

Las casas de apuestas llevan más de un lustro haciéndose de oro en España, pasando de 228 a 679 millones de facturación. Un hito para el que ha sido necesaria una importante inversión en publicidad para captar nuevos clientes... y la contratación de complejos sistemas informáticos para convertirlos en ludópatas. Los software, sin embargo, no son los únicos aliados de las grandes firmas, que también fichan a ‘asistentes personales' para atrapar y aislar a los jugadores que más pierden. Los verdaderos "clientes VIP".

Según explica a LPO el especialista en sistemas informáticos de una de las grandes compañías del juego, que ya desveló las herramientas que utilizan las casas de apuestas para hacer perfiles personalizados de cada jugador para manipularlos y hacer que apuesten más y más, "nuestros clientes VIP no tienen por qué ser los que más depositan, sino los que más pierden. Y, para ellos, tenemos siempre un trato especial".

[Así se fabrican ludópatas en España (I): los software de las casas de apuestas para manipular a los jugadores]

Para las casas de apuestas, un cliente ‘medio' es aquel que pierde al año entre 500 y 1.000 euros en apuestas o en el casino on line. No obstante, los grandes clientes son los que pierden esas cifras al mes: "A los que pierden por encima de los 6.000 euros anuales, se les empieza a considerar como VIP". En todo caso, "los verdaderos ‘top' están perdiendo mas de 50.000 euros al año. A esta gente es a la que interesa fidelizar, porque si no, se van a otras firmas".

Esa fidelización, o trato especial, se lleva a cabo a través de los "VIP Mánager" o "gestores VIP": personas contratadas por las casas de apuestas para que establezcan una relación casi personal con los jugadores: "La fidelización consiste en tener una comunicación muy estrecha con ellos. Saber sus gustos, aficiones, cómo apuestan".

El primer acercamiento se lleva a cabo con una oferta atractiva a nivel promocional: "Se les puede llegar a ofrecer devoluciones de pérdidas, apuestas gratuitas, o la opción de acceder a apuestas especiales, aquéllas que están ‘capadas' por el riesgo que conllevan, pero que se habilitan para el cliente especial".

Esta primera toma de contacto suele ser través de una llamada. Y, en esa conversación, "se le abre otro abanico de posibilidades". Así, a este tipo de jugadores "su VIP Manager personal le ofrece comer juntos, llevarle al palco de su equipo favorito... y si tiene otras aficiones, digamos, más especiales, también se las ofrecen".

Los jugadores les cuentan hasta los problemas que tienen con su novia. Se vuelven compulsivos, se aíslan, y su único contacto humano es el VIP Manager

En esas reuniones, el gestor personal del cliente VIP no solo le asesora sobre apuestas deportivas, sino que se convierte en su confidente: "Los jugadores les cuentan hasta los problemas que tienen con su novia. Se vuelven compulsivos, se aíslan, y su único contacto humano es el VIP Manager".

El trabajo de esos gestores personales, por tanto, se ha convertido en vital para las casas de apuestas. Entre otras cosas, porque "fidelizan al 10% de los clientes totales de la casa, que son, sin embargo, los que te están garantizando el 90% de la facturación, y bajo ningún concepto se pueden ir a otras casas".

[Radiografía del juego: Las casas de apuestas triplican sus beneficios en cinco años]

Según los datos recabados por LPO, todas las grandes casas de apuestas que operan en España tienen entre 4 y 10 personas contratadas ejerciendo de VIP Manager, aunque en algunas firmas esa cifra se multiplica por dos. Cada uno de esos gestores personales, trabaja con unos 30 jugadores de forma personalizada.

Este fenómeno ha provocado que exista un mercado de VIP Manager, con su propia cartera de clientes, y que las casas de apuestas pujen por ficharlos. Todos ellos "se llevan un sueldo fijo normal y luego una comisión mucho más grande. En función de la comisión que les ofrezcas, se van contigo o a la competencia".

Tipsters: los ‘influencers' del juego

Los VIP Manager, por tanto, no están al alcance de todos los clientes, sino de los que más pierden. Pese a ello, los jugadores ‘rasos' también tienen quién les asesore. Y, en muchos casos, también pagados por las casas de apuestas.

Se trata de los tipsters: apostadores que recomiendan apuestas. Son una especie de ‘influencers' del juego, que usan las redes sociales para hacer sus pronósticos. Además, tratan de rentabilizar esos pronósticos ofreciendo contenidos premium: "Ofrecen más análisis, más predicciones, por privado. Y, por supuesto, previo pago".

La principal empresa que rentabiliza el negocio de los 'influencers del gaming' en España está participada en un 25% por el Grupo Prisa

Los tipsters se han convertido en parte relevante dentro del sector porque tienen un contacto directo con todos los jugadores. Y hay empresas que tratan de rentabilizar, también, este fenómeno.

Por encima de todas, destaca Betmedia, una compañía, afincada en La Coruña y socia desde 2014 del Grupo Prisa, propietaria del 25% de sus acciones. La empresa, que en su propia página web se define como "especializada en  gambling (apuestas, póker y casino), trading, productos financieros, ocio y marketing digital en general",  ha industrializado "la captación y fidelización a través de tipsters". Además, "hace de intermediaria entre las casas de apuestas y los propios tipsters". 

Según explica la fuente de LPO, "se está pagando entre 40 y 100 euros por registro a Betmedia, que da la parte proporcional a los tipsters. Puede haber entre 100 y 300 tipsters más o menos relevantes en redes sociales".

Los perfiles más conocidos son los de @TipsterApuesta, @Juangayasalom, @SureApuestas, @IGtipster, y @Unyuca, entre otros muchos. Algunos de ellos, de hecho, son invitados por programas deportivos para hacer sus predicciones. Es el caso de Juan Gayá.

Para atraer a más jugadores, los tipsters recurren a todo tipo de anzuelos, como subir tuits de ellos mismos llenos de dinero, o junto a famosos, "del estilo Kiko Rivera y Pipi Estrada". Esa estrategia de marketing les funciona, "y las casas de apuestas están encantadas de pagarles por esos servicios". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.