Cataluña
Josep Bou: "Vox y el PSC podrían estar en la coalición de Cataluña Suma"
El que fuera candidato de los populares a la Alcaldía de Barcelona pide que el PP "recupere el ser catalán" sin renunciar a "sus raíces" y cree que el mejor candidato debe ser un independiente local que comprenda la "idiosincrasia" de Cataluña

Josep Bou (Vic, 1955) se convirtió en el presidente del grupo municipal del PP en Barcelona tras las elecciones municipales del pasado año. Empresario del sector pastelero, presidió Empresaris de Catalunya, una asociación patronal contraria al procés. El concejal fue como independiente en la lista local, aunque asegura ser un fiel votante "de toda la vida" a pesar de algún ‘desliz' con Cs años atrás. Eso no le impide ser un verso libre dentro de las siglas que representa, a las que salvó de quedar fuera del ayuntamiento en un momento de máxima delicadeza. En su despacho, tiene una fotografía de archivo del expresidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, entrando al Palau con Adolfo Suárez, así como las banderas de Barcelona, Cataluña y España, y su famoso retrato de Felipe VI. 

PREGUNTA: La foto entre Tarradellas y Suárez se parece a la imagen de Quim Torra y Pedro Sánchez entrando en el Palau de la Generalitat.

RESPUESTA: Tienes mucha imaginación al comparar la situación actual con esta foto. No tienen nada que ver, aquí [en la fotografía] hay lealtad absoluta. Suárez estaba dispuesto a hacer camino, y fue bien porque no había un más allá después. Tarradellas era un catalanista sin más, y creo que el catalanismo está satisfecho con lo que tenemos ahora. Ellos sabían que se tenían que entender y lo hicieron, se fue tejiendo todo sobre la marcha sin que nadie diera una puntada fuera de sitio. Cataluña ha tenido dos Estatuts, se han transferido casi todas las competencias, aunque en aquel momento estaba todo por hacer. ¿Qué más se puede hacer aquí? Somos una de las regiones más descentralizadas de Europa y el nacionalismo no parará nunca hasta que llegue a ser nación. En estas circunstancias, esa imagen [Sánchez y Torra] nunca se debería haber producido.

P: ¿Por qué no?

R: Torra es una persona que está absolutamente en rebeldía. Con el 27 de octubre, hablar de tú a tú no tiene ni pies ni cabeza. ¿Se puede hablar de muchas cosas? Sí, dentro del marco de la legalidad. Aunque yo creo que a Pedro Sánchez tampoco le gustó hacerse la foto, pero está en manos de los separatistas. Si les damos más [al independentismo], el Estado desaparecerá, quedará tan residual que no parecerá España. Que nadie se llame al engaño, si pueden volverán a hacerlo. El presidente del Gobierno debería escuchar a la mayoría que no queremos la independencia, aunque todavía seguimos con eso de la minoría catalana.

P: ¿Con un interlocutor de ERC o un perfil más moderado hubiera sido distinto?

R: El PDeCAT se parece a la CUP. ERC tiene una imagen más tolerante, y me parecen gente coherente a pesar de estar totalmente en contra de lo que pretenden, que es destruir una nación y la mitad del alma de los catalanes. Son honestos y siempre han dicho lo mismo. La antigua Convergència son los máximos responsables, tomaron el camino de la autodeterminación en 2012 y cambiaron de estrategia para llegar a un sitio que estaba ocupado por ERC. Estoy convencido de que si pudieran rebobinarían todos, ¡Y de qué manera! Lo tenían todo y lo han perdido todo. Además, se adelantaron, si hubieran esperado 15 años a declarar la independencia habrían tenido un 60-65% de apoyo. La educación y la comunicación están totalmente dominadas por el relato de la Generalitat, que es el nacionalismo.

P: Pero no es lo mismo pactar con Torra que con Duran i Lleida...

R: Sí, sin duda, sobre todo hablar con gente como Laura Borràs. Ellos [JxCat] están arriba y siempre quieren tener razón, es todo de un supremacismo... Son incapaces de pensar que quizás no la tengan. ¿Pactar y dialogar? Torra tiene unas expresiones tan supremacistas, parecen las de un auténtico talibán. Es imposible entenderse con gente así. El nacionalismo moderado no existe, ser nación es su razón de ser. La nación es un concepto jurídico, aunque ahora se hable de nación de naciones, nación cultural y tonterías así. Sí que se podría hacer una cosa, reunirse y explicarlo muy bien: la democracia es de todos, no la vuestra de pa sucat amb oli [chichinabo], y si no cumples la ley yo te aplicaré la ley. España se sienta a exigir el cumplimiento de la legalidad, y una vez se cumpla ya nos entenderemos, haremos cosas.

P: ¿Ve que el PP pueda recuperarse después de haber tocado fondo en Cataluña?

R: La inercia es que el PP suba en las elecciones. Este hecho empujará al PP catalán, ahora tenemos cuatro diputados y podemos llegar a tener de cinco a ocho. Otra cosa es que suba por la gestión que se haga aquí en Cataluña. ¿Qué se está haciendo? Esta es la cuestión. En esto soy un espectador y solo me cuido del Ayuntamiento, aunque creo se podrían hacer muchas cosas. El PP ha de recuperar el ser catalán, aunque no tiene que arrancarse de sus raíces, tiene que explicarlas bien. Se tiene que ir a pueblos, montar estructuras...

P: ¿Cómo las haría?

R: Estoy aquí porque lo acordé con Pablo Casado, porque el partido estaba en muy mal estado. Cuando entro, todavía estábamos en caída. Hice una cosa muy diferente: vieron una cara distinta del PP, conté con las asociaciones y la sociedad civil. Nos abrimos, había días que hacía 8 y 9 actos y sobrevivía a base de cafés con leche. A pesar de la caída nosotros remontamos, estábamos a ‘cero punto cero' aunque no han sido los resultados que querríamos. Los principios de Alejandro Fernández y los míos son los mismos, otra cosa es la estrategia, la de explicarte y de intentar hacer camino, aquí es donde no encajamos tanto. Vox se presentó al ayuntamiento y los dejé en 8.000 votos. En las elecciones nacionales sacamos 2 el PP y 2 Vox, ¡y si nos descuidamos nos arreglan! 

P: ¿El PP debería presentarse dentro de una lista conjunta con Cs?

R: En las próximas elecciones los constitucionalistas deberíamos ir en una lista con los partidos que quisieran integrarse sin exclusión, ya miraríamos con qué siglas. Lo de Catalunya Suma va muy bien, porque separados tendríamos menos oportunidades de ganar. Los socialistas y Vox podrían estar en la coalición, aunque con el PSC lo tenemos complicado: van al dictado de Pedro Sánchez y la ambición de Miquel Iceta. España se desangra por Cataluña, es un problema más serio de lo que nos pensamos, en Galicia no hace falta nada de eso. 

[El PP acepta una coalición con Cs en el País Vasco, pero no en Galicia]

P: ¿Vox es un partido constitucionalista?

Sí que lo es, porque acata la Constitución, está dentro de ella. Otra cosa es que quiera cambiar ciertos artículos, como otros que también quieren cambiarlos. Y son monárquicos, están con el Rey.

R: ¿El candidato de Catalunya Suma debería ser un independiente?

Un candidato independiente sería aceptado por todos. Cataluña tiene catalanes muy buenos y preparados para representar esa idea en común. En estas elecciones, más que de izquierdas y de derechas, se hablará de constitucionalistas y separatistas, y esta plataforma debería ser liderada por alguien sin partido. Si alguien tiene carnet, tiene carnet, y hacer de árbitro no es fácil.

[El PP catalán, reacio a 'Cataluña Suma' por la debacle de Ciudadanos]

P: ¿Qué perfil tiene que tener?

R: Un perfil de alguien que viva en Cataluña. El pueblo catalán tiene su idiosincrasia, es muy pillo, tendría que ser alguien de aquí. Un señor de la Coruña aquí no tiene ningún sentido, como si a mí me enviaran a otro sitio. Tiene que ser alguien que entienda perfectamente qué es el pueblo catalán. Es una estrategia para pescar votos al otro lado del río, del mundo nacionalista de gente desencantada, eso nos daría un plus. Si somos capaces de captar votantes, sin dejar de ser constitucionalistas, tendremos que ir juntos, y Catalunya Suma es el futuro.

P: ¿Barcelona tiene esa capacidad de llegar a acuerdos y de dialogar que se ha perdido en el Parlament?

R: La situación en el ayuntamiento es distinta, sin duda. Tengo muy buena relación con todos los concejales. El concepto de municipio es el más cercano, está más humanizado y se conoce mucho el entorno. Los municipios son un hecho natural que viene de las parroquias, así como las autonomías son un concepto artificial y político. La autonomía es pura política, aunque coger un autobús o un taxi también lo sean. Con distintas ideologías somos capaces de votar a favor de propuestas de ERC o JxCat, partidos que para para mí están a las antípodas de pensamiento. Nosotros, con solo dos concejales, hemos podido sacar adelante muchas iniciativas: hablamos de vivienda, de urbanismo, de problemas reales. 

P: ¿Se ha roto la convivencia en las calles de Barcelona con el 'procés'?

La Guardia Urbana, nuestra policía, hace una labor excelente aunque Ada Colau no es mucho de uniformes. Otra cosa son las órdenes que reciben de los políticos. Cuando se produjeron los disturbios no hicieron casi nada, tenían orden de acuertelamento, aunque la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra respondieron muy bien. No ha pasado nada en Barcelona porque mucha gente no ha salido a la calle, porque los constitucionalistas nos hemos manifestado muy bien tres o cuatro veces en Barcelona, pero imagínese que toda esta gente baja mientras ardían las calles. Todo es empezar, hay mucha gente joven que no sabe qué es la violencia. Yo he tenido que aguantar que me digan cosas por la calle, o salir por la puerta trasera del ayuntamiento, o dentro del coche de la Guardia Urbana, tengo algunas chaquetas en la tintorería. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.