Pactos de Gobierno
Sánchez cambia su estrategia con la oposición: más PP y menos Vox
Los populares llevan más de un año ofreciendo al PSOE una serie de pactos de Estado y, según señalan, "Sánchez nunca se pronunció a favor. No obtuvimos respuesta"

El PSOE ya no 'engordará' a Vox para diluir al PP como hizo la pasada campaña electoral. Con el Gobierno de coalición en marcha y a falta de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, los socialistas tenderán la mano a los populares para sacar adelante los grandes pactos y medidas que España necesita. Así lo han confirmado fuentes socialistas a LPO. La primera toma de contacto será el próximo lunes: Pedro Sánchez se reunirá con Pablo Casado en La Moncloa. 

Los socialistas buscan ahora este acercamiento tras considerar "fundamental" pactar con la oposición temas tan delicados como las pensiones, Cataluña o la renovación de los órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "Por nosotros no será", señalan ahora fuentes socialistas. Los populares llevan más de un año ofreciendo al PSOE una serie de pactos de Estado y, según señalan, "Sánchez nunca se pronunció a favor. No obtuvimos respuesta". Los socialistas se quieren quitar ahora ese señalamiento e invitan al líder de la oposición a dialogar. En Génova, aseguran, irán a la reunión en Moncloa con "buena disposición", pero no se fían de las intenciones de Sánchez

"Tenemos muchísimas cosas en las que podemos trabajar conjuntamente", dijo Sánchez a Casado

'Más PP y menos Vox' parece la consigna que el Gobierno ha comenzado a aplicarse desde esta misma semana. El propio Sánchez inició el acercamiento a los populares en la sesión de control al Gobierno este miércoles. El presidente tendió la mano a Casado pidiéndole que se alejase de Vox y se reencontrasen en el diálogo. "Señor Casado, solamente tenemos dos opciones, dos alternativas para poder resolver esta cuestión, como otras muchas que tenemos por delante: la primera es continuar con el enfrentamiento, con la crispación y con la confrontación que nos han llevado a la mayor fractura social y de convivencia en Cataluña y en el conjunto del país; la segunda, dar una oportunidad al reencuentro, al diálogo y al acuerdo, señor Casado", dijo Sánchez. 

 [Casado se reunirá con Sánchez el próximo lunes en La Moncloa]

"Tenemos muchísimas cosas en las que podemos trabajar conjuntamente: podemos hablar de Cataluña, podemos dialogar del Pacto de Toledo, podemos dialogar y acordar una nueva renovación del Consejo General del Poder Judicial, podemos hablar de la financiación autonómica. Señor Casado, haga usted una oposición de Estado, no sea el eco de la ultraderecha", continuó el presidente al líder popular. 

Unas palabras que los populares consideraron "constructivas" el miércoles pero que tras la invitación a Moncloa prefieren 'poner en barbecho'. "Le pediremos que abandone la radicalidad. Nos separan diferencias abismales", señalan fuentes del PP. Así, desde ambas formaciones hablan de "tantearse" mutuamente, con este primer encuentro entre los dos líderes, para ver si pueden fiarse y sacar adelante acuerdos que requieren de amplias mayorías. 

El PSOE da a Vox por amortizado

Los socialistas, por otra parte, dejarán de 'dar alas' a la formación de Santiago Abascal. Fuentes del partido reconocen en privado que "es algo que funcionó en campaña" para que la derecha no sumase y restase votos al PP. El mensaje del miedo contra Vox también agitó a la izquierda y los socialistas consiguieron 'comerse' en votos a Podemos. A su vez, el partido de Abascal hundió a Cs hasta situarse en la actual distancia prudencial del PP. Un 'win-win' electoral que podría no beneficiar tanto al PSOE a largo plazo. Según el reciente barómetro elaborado por Celeste-Tel para eldiario.es, Vox sumaría ahora siete escaños, mientras que los socialistas perderían tres respecto a los resultados del 10N. 

Fuentes socialistas dan a Vox por amortizado. El Gobierno de coalición necesita sacar adelante los PGE y también una serie de pactos de Estado para sacar adelante la legislatura. "España necesita estabilidad", señalan desde Moncloa. Y para ello, tenderán la mano al principal partido de la oposición para sacar adelante medidas que requieren mayoría cualificada en el Congreso. 

El presidente ya dio un primer 'toque' a Vox en la sesión de control al Gobierno. "Señor Abascal, el interés del Gobierno es por el reencuentro, la democracia y la reconciliación, el interés de su grupo por Venezuela o el amor que profieren a España es tan falso como los visados de la señora Monasterio", dijo Sánchez. "Dicen ser un partido defensor de España pero financiado con dinero iraní", continuó el líder del PSOE asegurando que "tendrán que dar muchas explicaciones".