Economía
Detienen al ex director de Pemex en Málaga, donde planeaba reunirse con Peña Nieto
Implicado en el caso 'Odebrecht' su detención pone contra las cuerdas al ex presidente de México y la plana mayor del PRI

La detención en España de Emilio Lozoya, ex director de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), puede causar un seísmo en el tablero político mexicano. El ex ejecutivo llevaba meses prófugo de la justicia mexicana y cuenta con una orden de captura internacional en su contra, según informó este miércoles la Fiscalía General de la República (FGR). La detención de Lozoya fue posible gracias a que Lozoyta se trasladó desde Rusia a la península ibérica con la intención de reunirse con el ex presidente mexicano Enrique Peña Nieto en las afueras de Málaga.

 Lozoya fue director de Pemex desde 2012 hasta 2016, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), pero cayó en desgracia por su supuesta implicación en los sobornos de Odebrecht. Un escándalo que fue destapado con la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia en diciembre de 2018, cuando la nueva Fiscalía impulsó una investigación en contra de Lozoya, y en mayo de 2019 se emitió una orden de captura. 

Sánchez usará la extradición de Lozoya como baza para negociar con López Obrador

"Confirma detención por parte de autoridades españolas de Emilio L. en aquel país", informó este miércoles la FGR en un comunicado sobre este alto funcionario, implicado en el caso Odebrecht. Lozoya estaba prófugo y en paradero desconocido después de le acusaran de haber recibido sobornos de la firma brasileña Odebrecht y de participar en la compraventa irregular de un planta de fertilizantes.

El ex presidente, Enrique Peña Nieto.

Peña Nieto tiene en Málaga una propiedad que le compraron en un viaje en 2018 el ex senador Emilio Gamboa junto al ex gobernador de Nuevo León Rodrigo Medina. La casa en cuestión fue elegida concretamente por la esposa de este último, que tiene predilección por el sur de España.

Según fuentes de su entorno, Lozoya quería conversar con el ex presidente para organizar una posterior reunión con el directivo de Televisa Bernardo Gómez con la meta de que este pusiera fin a la persecución del Gobierno. En su refugio en Rusia Lozoya entendió que el jefe de la fiscalía mexicana, Alejandro Gertz Manero, estaba en horas bajas en la administración de Andrés Manuel López Obrador y que era la oportunidad de buscar algún tipo de acuerdo que debía ser ofrecido por Gómez.

Señales e indicios que comienzan a confirmar lo inconfesable: el ejecutivo de Televisa es el garante del acuerdo tácito por el cual el Gobierno no persigue a ciertas figuras clave del sexenio anterior. Comenzado por Peña.

La detención enciende las alertas en el grupo Atlacomulco. Lozoya fue junto a Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong una pieza elemental para el fondeo de la campaña del 2012. Fondeo en el cual Odebrecht tuvo un rol prominente, tal como ya fue comprobado. Lozoya está en condiciones de generar un terremoto judicial en la política nacional y concretamente en el PRI. Intentó facilitar esa información desde el rol de prófugo. Ahora podría hacerlo como reo.

El ex director de Pemex hace meses que intentaba conversar con Peña Nieto sin éxito. El mexiquense había tomado distancia ya desde 2018, cuando todavía Lozoya no había tenido que pasar a la clandestinidad. En 2019 se iban a reunir en Nueva York pero el encuentro se frustró a último minuto. Esa fue la ocasión en la cual Peña apareció disfrazado con peluca de color rubio junto a su novia