Reforma del Código Penal
El PSOE y Podemos, molestos con Errejón por rechazar la inclusión del delito de apología del franquismo
Diputados de las dos formaciones se mostraron sorprendidos por la posición de Errejón y Más País y aseguran que la medida busca "en todo momento, un equilibrio que garantice el derecho a la libertad de expresión"

El portavoz de Más País, Iñigo Errejón, se desmarca de la medida que buscan aprobar los socialistas para que la apología del franquismo sea considerada delito y se introduzca en la reforma del Código Penal. "Es un arma de doble filo", consideró Errejón a su entrada en la Junta de Portavoces este martes. Unas declaraciones que han sorprendido a algunos diputados socialistas y de Podemos asegurando que "en todo momento se buscará un equilibrio que garantice el derecho a la libertad de expresión". 

"Muchas barbaridades que dicen los señoritos de Vox no me gustan y por eso no pediría prohibirles o ilegalizarles", dijo Errejón para acto seguido asegurar que "las restricciones al derecho a la libertad de expresión en el mejor de los casos se convierten en un boomerang". 

En España nos merecemos un debate más serio y más sosegado sobre la libertad de expresión", asegura Errejón 

"No lo entiendo. Ya va siendo hora de actuar con memoria y justicia", aseguró un diputado socialista en los pasillos del Congreso. Y es que el portavoz de Más País ha tomado parte en contra de un debate que promete ser espinoso por su posible impacto en los derechos fundamentales. "Se está posicionando con la derecha", advierten desde Unidas Podemos. 

El portavoz de Más País se mostró contundente y continuó diciendo: "En España nos merecemos un debate más serio y más sosegado sobre la libertad de expresión y esta especie de histeria por la cual cada uno quiere prohibir el derecho a la libertad de expresión de quien piensa diferente no nos va a llevar a ningún buen puerto, y lo digo para todos los casos", zanjó Errejón.

 [Podemos hace balance: Iglesias esquiva las crisis del Gobierno y Yolanda Díaz crece]

El acuerdo programático suscrito por el PSOE y Unidas Podemos contempla la retirada de la simbología franquista de los lugares públicos y el compromiso es estudiar "todas las vías legales" para retirar las condecoraciones, y prestaciones asociadas, concedidas a personas que protagonizaron actos criminales no juzgados durante la dictadura.