PP
El PP sospecha que Arrimadas boicoteará cualquier pacto y no se presentará en País Vasco y Galicia
Utilizará la negativa de Feijóo en Galicia para justificar primero que rechaza la coalición en Euskadi y anunciar después que no presentará listas propias de Ciudadanos

Este lunes se cumplieron las previsiones y Urkullu primero, y Feijóo después, anunciaron elecciones anticipadas en País Vasco y Galicia para el próximo 5 de abril. En Génova 13 ya esperaban este movimiento por parte del lehendakari desde finales de la semana pasada, mientras que el presidente de la Xunta, que solo veía posible celebrar sus comicios antes de octubre si había un movimiento en ese sentido por parte de Ajuria Enea, ha optado por volver a hacer coincidir ambas elecciones.

[Feijóo solo se planteará un adelanto electoral en Galicia si Urkullu lo hace en Euskadi

El PP, por tanto, ha activado de nuevo la maquinaria del partido para esta nueva doble cita con las urnas, y desde la dirección nacional se anuncia una reunión inminente del comité electoral para ir conformando candidaturas. En Galicia no hay dudas: la marca electoral es la del Partido Popular y el cabeza de lista indiscutible Alberto Núñez Feijóo. En el País Vasco, sin embargo, la cosa no está tan clara, y la ejecutiva de Pablo Casado se resiste a ratificar a Alfonso Alonso como candidato.

De hecho, tal y como se informó en estas páginas, desde Génova se empiezan a manejar diferentes nombres como alternativas al ex ministro de Sanidad. El de Maite Pagaza, actual eurodiputada de Ciudadanos, está sonando con fuerza, aunque alguno sectores del partido lo califican como un "globo sonda" para testar la voluntad real de Inés Arrimadas, y de Cs, de cerrar un acuerdo electoral con los populares en Euskadi.

[Crisis en el PP Vasco: se filtra el nombre de Maite Pagaza y en Euskadi responden que es "socialista"

Una predisposición, la de la actual portavoz de Ciudadanos en el Congreso, que está más en cuestión que nunca. La aspirante a suceder a Albert Rivera insiste en el 'pack de tres' para pactar con el PP: además de un acuerdo en País Vasco y después en Cataluña, exige que la marca 'Mejor Unidos', o 'España Suma', sea la que aparezca en las papeletas electorales en Galicia. Una exigencia que tanto Alberto Núñez Feijóo como Pablo Casado han rechazado de forma tajante.

"Todo es un paripé"

Ahora, con las elecciones vascas y gallegas a 54 días vista, "puede haber tiempo a un acuerdo" pero, según los dirigentes del PP consultados por LPO, "el problema es que Ciudadanos, en el fondo, no quiere, y busca argumentos para boicotear cualquier posibilidad de pacto. Todo es un paripé".

En ese sentido, desde Génova 13 dan por hecho que Arrimadas no se moverá de sus exigencias iniciales, y pondrá como excusa la negativa de Feijóo a renunciar a las siglas del PP en Galicia para dar un portazo a un posible acuerdo en el País Vasco. De esa forma, apuntan estas fuentes, podrían reducirse las opciones de Pagaza como candidata de consenso entre PP y Cs... y aumentar las de Rosa Díez como candidata popular, aunque "todo son especulaciones" en estos momentos, hasta que se tome una decisión con Alonso.

Arrimadas, además, ya está "preparando el terreno" y "marcando distancias" con el PP, antes de confirmarse la negativa de Feijóo a presentarse con otra marca que no sea la del Partido Popular. En Génova destacan que este mismo lunes, "cuando todos sabíamos lo que iba a pasar por la tarde", Ciudadanos se haya alineado con el PSOE, anunciando que apoyará la ley de eutanasia propuesta por los socialistas y rechazando la ley de muerte digna impulsada por los populares.

Después de culparnos del no acuerdo en País Vasco y Galicia, Arrimadas anunciará que Ciudadanos, para no dividir al centro-derecha, renuncia a presentarse a las elecciones en ambos territorios

La estrategia de la portavoz del PP, explican las fuentes consultadas, es clara: "Ella va a seguir reivindicando públicamente una unión electoral que hace apenas tres meses rechazó para las generales. Pero mientras, Cs hará énfasis en las diferencias ideológicas con nosotros y, finalmente, descartarán cualquier acuerdo después de que nosotros mantengamos las siglas en Galicia".

Será entonces, según el PP, cuando Arrimadas dé el paso definitivo y anunciará una decisión que será todo un golpe de efecto: "Después de culparnos del no acuerdo en País Vasco y Galicia, anunciará que Ciudadanos, para no dividir al centro-derecha, renuncia a presentarse a las elecciones en ambos territorios". De esta forma, añaden desde el PP, "se ahorrará iniciar su presidencia al frente del partido con dos grandes derrotas en las urnas, en donde no sacaría ningún escaño".

El calendario orgánico de Ciudadanos, además, juega a favor de Arrimadas: "Con el congreso el 15 de marzo, a veinte días de las elecciones, puede argumentar que no tiene tiempo a formar candidaturas propias después de no haber pactado con nosotros. En el fondo, lo tiene todo planeado".