El Salvador
El presidente de El Salvador llama a la insurrección para acabar con la delincuencia
El presidente salvadoreño movilizó a militares y policías para amenazar a la Asamblea Legislativa de aprobar un préstamo de USD $109 millones para un plan contra las pandillas

El presidente de El Salvador Nayib Bukele y la Asamblea Legislativa estaban enfrentados este domingo, tras el caso omiso del Congreso para celebrar una sesión extraordinaria con el objetivo de aprobar un préstamo con el que busca combatir la delincuencia y las pandillas que asolan al país centroamericano.

Bukele acusó a los diputados salvadoreños que se resisten a aprobar el presupuesto adicional para el plan de control territorial negociaron con las pandillas y les dieron dinero para comprar armas. Por ello, invocó a un artículo de la Carta Magna que reconoce el derecho del pueblo a la insurrección con el "objetivo de restablecer el orden constitucional", de acuerdo con la agencia Associated Press.

El presidente también alentó a los salvadoreños a apostarse este domingo frente a la sede del Legislativo, donde carece de mayoría, mientras que militares e integrantes de la Policía Nacional Civil ingresaron en el salón de sesiones de la Asamblea, durante el desarrollo de la sesión extraordinaria.

 [Trump redujo a USD 2,000 millones la solicitud de fondos para el muro fronterizo]

El presidente salvadoreño dio una semana a los diputados para que aprueben un préstamo de 109 millones de dólares para financiar un plan contra las pandillas. "Les pido paciencia, si estos sinvergüenzas no aprueban esta semana la Fase 3 del Plan Control Territorial nos volvemos a convocar aquí el próximo domingo", escribió en su cuenta de Twitter.

"Los diputados de la Asamblea no quieren aprobar dinero que no es ni de ellos para garantizar la seguridad del pueblo salvadoreño. Ahora sabemos que los diputados, que no quieren aprobar el dinero para la seguridad de los salvadoreños, negociaron con las pandillas y les dieron dinero para que compraran armas", concluyó.

"¿Qué tiene de inconstitucional que nos reunamos en una calle y que los convoquemos para que legislen por los salvadoreños? Los únicos que cometen inconstitucionalidad son los diputados que no asistieron porque no quisieron darle la cara al pueblo", justificó el mandatario centroamericano.