Cataluña
Sánchez y Torra liderarán la mesa de diálogo en febrero desde posiciones muy alejadas
El presidente del Gobierno ha llamado a "recomenzar" las negociaciones a partir del "reconocimiento al otro" mientras que su homólogo catalán le ha afeado que se haya presentado "sin una propuesta concreta"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido a su homólogo catalán, Quim Torra, que la mesa de diálogo tenga su primera reunión este febrero para constituirse y dar los primeros pasos. Además, le ha hecho entrega de un documento con 44 propuestas llamado Agenda para el Reencuentro: "Negociación y acuerdo tienen como objetivo buscar soluciones políticas que reflejen los intereses de una amplia mayoría de catalanes". El líder del Ejecutivo central también ha anunciado que la Comisión Bilateral prevista en el Estatut se reunirá paralelo este mismo mes para abordar posibles concesiones de competencias.

Quim Torra ha explicado que serán ambos presidentes los que lideren la mesa de diálogo, y que debería ser así "siempre". El presidente de la Generalitat se ha enrocado en la "autodeterminación" y la "amnistía", y ha reconocido que el gobierno español "no se ha movido" con el referéndum mientras que con los presos por sedición solo ha encontrado "silencio". El líder del Govern ha criticado la falta de propuestas concretas que le ha hecho su homólogo central: "Me hubiera gustado que Sánchez hubiera venido con una propuesta concreta".

El líder del Ejecutivo central ha emplazado a Torra a "recomenzar" un diálogo político que abra una nueva etapa en la que se prime el "reconocimiento al otro", y ha recriminado indirectamente al gobierno de Rajoy que se hubiera llegado a un punto en el que las partes "dejaron de escucharse": "La última década ha estado presidida por el desencuentro y también por la tensión social". 

El presidente del gobierno ha asegurado que la negociación se llevará dentro del marco jurídico, aunque ha recordado que "con la ley solo, no basta". El Gobierno de España también se ha propuesto a dejar atrás la judicialización de la política, aunque ha evitado hacer referencia explícita a la Constitución en el documento entregado a Torra: "La existencia de la Mesa de diálogo, negociación y acuerdo, y su búsqueda de soluciones en el marco de la ley y el respeto a la seguridad jurídica".

  "La existencia de la Mesa de diálogo, negociación y acuerdo, y su búsqueda de soluciones en el marco de la ley y el respeto a la seguridad jurídica", ha afirmado Sánchez

El documento que Sánchez ha entregado a Torra se divide en 44 puntos puntos repartidos en seis ejes principales: Diálogo político, regeneración institucional, mejora de la cooperación, política social y apoyo a los servicios públicos, impulso a las infraestructuras y apoyo entre catástrofes naturales. La propuesta del presidente del gobierno excluía por tanto la autodeterminación y la amnistía que pedían los políticos presos.

Los puntos también recogen la voluntad de Sánchez de desplegar competencias autonómicas estatutarias y muestra la "total disponibilidad para el diálogo" con acuerdos bilaterales entre el Estado y la Generalitat. Hasta que estos acuerdos se concreten, el texto explica que a corto plazo podrían haber avances sobre las becas, las compensaciones por plazas judiciales y las reclamaciones administrativas. Torra ha quitado hierro a esta propuesta: "Si hubiera voluntad, la mitad las podrían resolver en un consejo de Ministros".

El gobierno español pone freno en el texto a la acción exterior del Govern con sus mal llamadas embajadas catalanas. Sánchez deja que el Ejecutivo catalán tenga delegaciones en el extranjero siempre que estas instituciones se "ajusten a los principios contenidos en la Ley de Acción y Servicio Exterior del Estado". El presidente del gobierno también se ha comprometido a reparar y anular la sentencia de muerte al expresidente republicano de la Generalitat Lluís Companys.

[JxCat no ve avances en la reunión Sánchez-Torra: "Todo esto ya estaba en Pedralbes"]

El encuentro se ha terminado por producir a pesar de los vaivenes en las relaciones entre Pedro Sánchez y Quim Torra. La última vez que se reunieron fue en el Palacio de Pedralbes un año atrás, cuando ambos gobiernos concluyeron en la necesidad resolver el "conflicto político". El diálogo encalló cuando el Ejecutivo catalán propuso un "relator internacional", cosa que hizo recular al gobierno surgido de la moción de censura y precipitó unas elecciones.

La mesa de diálogo se había pactado entre ERC y el PSOE como contrapartida para que los republicanos se abstuvieran en la investidura de Pedro Sánchez. El gobierno hizo el amago de desentenderse de la reunión con el presidente catalán cuando este anunció unas elecciones tras sus presupuestos, lo que provocó una reunión en Moncloa con Gabriel Rufián para emplazarlos a cambiar de opinión. El partido de Oriol Junqueras teme que Quim Torra puede acabar torpedeando la mesa, y más a las puertas e unas elecciones en Cataluña. 

Documento 'Agenda Reencuentro' que Sánchez ha entregado a Torra by La Politica Online on Scribd