Crisis agraria
Pablo Iglesias aprovecha las protestas del campo para imponer su agenda en el Gobierno
Quiere que la Agencia de Información y Control Alimentarias (AICA) controle a las grandes distribuidoras. Planas trata de frenarlo y pide mediar entre distribuidoras y agricultores

Pablo Iglesias quiere anotar su primer tanto al frente de la Vicepresidencia del Gobierno solucionando la crisis agraria a base de imponer la agenda de su partido. El vicepresidente de Sánchez busca fijar los precios a las grandes distribuidoras y que la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) ejerza el control, posicionándose a favor de los agricultores y ganadores. Los diputados de Podemos insisten en su medida, presentada en su programa electoral, mientras diputados socialistas niegan que se vayan a intervenir los precios. Desde el Ministerio de Planas apuestan por mediar entre los sectores y evitan pronunciarse sobre las declaraciones de sus socios de Gobierno.   

Los socialistas desmienten a sus socios de Gobierno: "Se anunciarán medidas a su debido tiempo"

El lunes tuvo lugar en Moncloa la primera reunión de 'maitines', creada expresamente para una mayor coordinación entre los miembros que conforman el Gobierno de coalición. El presidente se vio con sus cuatro vicepresidentes para tratar los temas de la semana y la crisis agraria cobró especial protagonismo, también en el Consejo de Ministros del martes, según las fuentes consultadas. Iglesias se posicionó al lado de los agricultores y ganaderos apoyando medidas restrictivas hacia las grandes compañías distribuidoras. Una solución que, en principio, descarta el ministro Planas, quien tiene que lidiar con las grandes empresas. De hecho y según ha podido saber LPO, este jueves se verá con representantes de Carrefour. 

El líder de Podemos propuso solucionar la crisis agraria a base de fijar precios mínimos que fueran controlados por un organismo ya existente, la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). Una medida que la formación morada ya presentó las pasadas elecciones. Tal y como publicó LPO, Podemos pide intervenir los precios del mercado agrario y lo hizo también en el Congreso sin contar con el consenso de los socialistas. Algunos diputados de Unidas Podemos, en conversaciones con periodistas, dieron por hecho que la medida presentada por Iglesias a los ministros es la que se implantará en los próximos días para solucionar la crisis agraria. Un fallo o desplante hacia sus socios de gobierno que enseguida se encargaron de aclarar asegurando que "se anunciarán medidas a su debido tiempo". 

De hecho, la medida de Iglesias ya fue criticada por el presidente de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara, por golpear especialmente a los territorios que viven de la agricultura con precios más bajos. Entonces, la caída de la rentabilidad en el sector agrario por el aumento de los costes laborales provocó fuertes protestas y ahora desde el sector insisten en que sus quejas no van a cesar. 

Planas intentará buscar "una postura común"

El debate sigue ahí, aunque el ministro Planas ya intentó frenar los deseos de los morados asegurando, en la reunión a puerta cerrada, lo que, a su juicio, sería necesario aprobar cuanto antes. Según las fuentes consultadas, Planas pidió "incrementar la dotación pública de los seguros agrarios, estudiar la reforma de la ley de equilibrio de la cadena alimentaria" y revisar para la próxima semana "la convocatoria del Observatorio de la Ley de la Cadena" con vistas a "un examen pormenorizado" de los precios del aceite de oliva, de las frutas y hortalizas. Según el ministerio, Planas intentará buscar "una postura común" que satisfaga a todos, distribuidoras y ganaderos y agricultores, para solucionar el conflicto. 

 [Los barones del PSOE insisten en que se negocie "fuerte" la PAC: "Nos jugamos mucho"]

Los ministros de Podemos tampoco quieren entrar en las críticas a la PAC, el día que Sánchez acude a Bruselas para, precisamente, negociarla. Sin embargo, en Podemos no se han quedado callados y la portavoz de Podemos Extremadura, Irene de Miguel, señaló en una entrevista que  el problema "no es el SMI, es el abuso del monopolio, son los latifundios que se llevan las subvenciones públicas, toda la Política Agraria Común, que no va para quien produce, sino para quien tiene la tierra". 

El presidente del Gobierno acudió este miércoles a Bruselas en un viaje exprés para negociar la PAC con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. "Es evidente que las grandes distribuidoras tienen que hacer un examen, una autocrítica, y tenemos lógicamente que introducir mucha más transparencia para defender al pequeño y mediano agricultor y ganadero, que ahora mismo están viendo desgraciadamente cómo los precios bajan y bajan", zanjó Sánchez.