Crisis agraria
Sánchez moviliza a sus ministros para evitar que la derecha capitalice las protestas del campo
Planas se reúne con las distribuidoras, mientras Teresa Ribera visita León. Moncloa prepara el viaje del presidente a Mérida para hablar con Fernández Vara y anunciar medidas para frenar la crisis agraria

El Gobierno teme que las protestas del mundo rural se enquisten y persistan hasta convertirse en un "estallido social" semejante a los chalecos amarillos en Francia. Por ello, el presidente del Gobierno ha movilizado a sus ministros para evitar, además, que la derecha obtenga rédito del conflicto. Desde el lunes, Sánchez y su núcleo cercano siguen "minuto a minuto" la crisis agraria y el cometido a Planas sigue siendo "diálogo" entre distribuidores y agricultores y ganaderos para solucionar el problema, según fuentes gubernamentales. 

El asunto cobró el lunes especial relevancia en Moncloa cuando el propio Sánchez lo llevó a la primera reunión de ‘maitines' con sus cuatro vicepresidentes y, posteriormente, al encuentro semanal con todos los ministros. Según las fuentes consultadas, el ministro Planas trasladó a sus compañeros la gravedad de la situación debido a los bajos precios de las producciones agrícolas y ganaderas. 

Planas presentó al resto de ministros un informe elaborado a raíz de sus reuniones con las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA donde pide, a su juicio, "incrementar la dotación pública de los seguros agrarios, estudiar la reforma de la ley de equilibrio de la cadena alimentaria" y revisar para la próxima semana "la convocatoria del Observatorio de la Ley de la Cadena" con vistas a "un examen pormenorizado" de los precios del aceite de oliva, de las frutas y hortalizas. Planas propuso, además, ponerse manos a la obra con una "agenda rural" que mitigue las protestas y anunció reuniones con la grandes distribuidoras para mediar y atajar la crisis. Según ha podido saber LPO, el ministro se reunirá con representantes de Carrefour este próximo jueves. 

"Los barones advierten al Gobierno: urgen medidas porque varias comunidades estallan"

Los ministros se movilizan para atajar la crisis agraria cuanto antes. La vicepresidenta Teresa Ribera visitó este miércoles León para reunirse con representantes autonómicos y provinciales de los sindicatos UGT y CC.OO. para poner en marcha una iniciativa para activar "la realidad económica y de infraestructuras" de la región, según anunció la vicepresidenta cuarta. Por su parte y desde el equipo de Sánchez, ya ultiman su visita a Mérida donde se reunirá con Guillermo Fernández Vara. Un encuentro previsto dentro de la ronda de presidentes autonómicos, según señalan desde Moncloa, en la que tratarán, entre otros asuntos, la crisis del campo. Los barones socialistas también han advertido a miembros del Ejecutivo que "urgen medidas porque varias comunidades estallan".

La derecha actúa antes que el Gobierno

El Gobierno teme que la derecha capitalice las protestas e implica a varios ministros para mitigar el conflicto e imponer medidas urgentes. La derecha se puso las pilas antes que el Ejecutivo de Sánchez y mientras Vox acompaña a los agricultores en las protestas, el PP anunció medidas. Ambas fuerzas estarán vigilantes de la gestión que realiza el Ejecutivo. El líder de Vox, Santiago Abascal, y algunos dirigentes del partido verde ya se han trasladado estos últimos días a diferentes comunidades para defender a los agricultores e, incluso, han participado en sus protestas. 

El PP, por su parte, ha presentado en Valencia un "plan de choque" con el objetivo de salvar la agricultura. El portavoz adjunto del grupo popular, Miguel Barrachina, y la portavoz de Medio Ambiente, Elisa Díaz, ofrecieron datos de lo que consideran un "abandono" del campo por parte del Gobierno de Ximo Puig dejando más de 2.225 hectáreas del campo valenciano abandonadas solo el año pasado. Los populares valencianos proponen instar a la Consejería a ejecutar las ayudas e inversiones que aún quedan pendientes; darle seguridad al sector; compensar la labor que desarrollan para frenar el cambio climático y prorrogar las líneas de ayuda que afectan a la agricultura ecológica, zonas limítrofes o cultivo del arroz.

Pablo Casado, como ya hizo en campaña, defiende a los agricultores y ganaderos que, a su juicio, en este momento sufren la "tormenta perfecta" con "aranceles, subida de los costes labores, subida de los costes fiscales, mala meteorología en algunos de los cultivos y, sobre todo un abandono por parte de los poderes públicos". El líder del PP defendió al sector primario asegurando que "no solo emplea a población, sino que además es lo que permite tener la igualdad de los españoles para poder vivir donde quieran", dijo.

"En Madrid se estaban manifestando los agricultores y ganaderos por el encarecimiento de los costes labores, pero también por la mala gestión de la crisis arancelaria", señaló el popular, para subrayar que otros países como Francia e Italia han ido a la Casa Blanca a "negociar los aranceles" mientras que "a España no se le espere". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.