Argentina
Black Rock impone a un ex funcionario mexicano para liderar la renegociación de la deuda argentina
Se trata de Rodríguez Regordosa, ex subsecretario de Hacienda del ex presidente mexicano Felipe Calderón

 Gerardo Rodríguez Regordosa, jefe de mercados emergentes de Black Rock y ex subsecretario de Hacienda del Gobierno mexicano, queda a cargo de reestructurar la deuda que tiene la Argentina con inversores privados: 110 mil millones de dólares en condición de ser conversados. De ese monto el fondo con sede en Nueva York - junto a PIMCO - tiene casi el 38% y gran parte de la curva de bonos colocados. El 66% de la deuda del país sudamericano está en manos del Comité de Deuda que preside el ex funcionario calderonista, lo que les da una masa específica para imponer el acuerdo que alcancen al resto de los bonistas.

Rodríguez Regordosa fue un funcionario clave en el manejo económico del sexenio del ex presidente mexicano Felipe Calderón. Jefe de la Unidad de Crédito Público (el área más codiciada de la Secretaría de Hacienda), luego subsecretario de dicha cartera donde trabaría especial amistad con el ex candidato presidencial del PRI José Antonio Meade y, tal vez lo más decisivo, con Alejandro Werner, el argentino-mexicano jefe de Asuntos del Hemisferio en el FMI, que tiene a su cargo la nación sudamericana.

Werner es el nexo entre Rodríguez Regordosa y Martín Guzmán. En una cena en la Ciudad de México con banqueros, Werner elogió a Guzmán y arrojó una definición sorpresiva: "Dejó Columbia para arreglar la deuda argentina, lo hará en máximo 15 meses y luego regresa a Nueva York".

Werner es el nexo entre Rodríguez Regordosa y el ministro de Economía argentino Martín Guzmán. Hace dos semanas en una cena en México DC con banqueros, Werner elogió a Guzmán y lo consideró un funcionario responsable al tiempo que arrojó una definición sorprendente: "Dejó la Universidad de Columbia para arreglar la deuda argentina, lo hará en máximo 15 meses y luego se regresa a Nueva York".

El optimismo de Werner es comprensible: es el responsable del monumental préstamo de 55 mil millones de dólares que el FMI le entregó a la Argentina durante el gobierno de Mauricio Macri, un préstamo que ya lleva ejecutado 44 mil millones y que el actual presidente peronista Alberto Fernández se negó a seguir cobrando y que considera que ha sido una tragedia para su país.

El director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner.

Rodríguez Regordosa podría ser un interlocutor más complejo. Se trata de un ortodoxo de la economía, que en sus años en el gobierno mexicano logró la primer colocación de deuda a 100 años, creó instrumentos financieros estatales para pequeños y medianos inversores y desarrolló los fideicomisos que sustentan Banobras, el principal prestamista para obra pública en el país.

Su predicamento en la clase política mexicana y en el mercado le valieron la invitación a Black Rock que es el principal tenedor de papeles en la Bolsa Mexicana de Valores y de deuda argentina. Esta fue realizada directamente por el CEO del fondo Laurence Fink.

La negociación con Argentina será compleja. Black Rock ha designado al estudio White Case, que llegó a ser el más grande del mundo en la década del 90, para llevar el aspecto jurídico. Rodríguez Regordosa no le presentará propuestas al ministro Guzmán con quien ya tuvo un primer acercamiento. Al contrario: el ejecutivo espera que Guzmán diga cuánta quita de deuda pretende para luego comenzar a negociar.

Con una complejidad, el Comite de Deuda no es estrictamente tal: Por ahora sus integrantes no han firmado un commitment que los obligue a salir del trader de deuda argentina mientras duras las negocviaciones, paso esencial en este tipo de procesos. El gobierno argentino podría exigírselos y con eso los comprometería, pero por algún extraño motivo demora ese paso.

"Rodríguez Regordosa se está prestando al juego d ela histérica con los argentinos y esa no es una buena idea", dijo a LPO un operador de un fondo al tanto de las conversaciones.

Este lunes el ministro argentino estuvo en la sede del Council of Americas en el Upper East Side de Manhattan, recibido por la eficaz Susan Segal, que reunió a unos 50 ejecutivos de fondos con fuertes inversiones en deuda argentina. Allí estaba Rodíguez Regordosa. En sse primer contacto, según pudo conocer LPO, Guzmán habló demasiado de geopolítica y de macroeconomía argentina y no entregó definiciones concretas sobre la propuesta del gobierno de Alberto Fernández para la deuda. Fue decepcionante. "Rodríguez Regordosa se está prestando al juego d ela histérica con los argentinos y esa no es una buena idea", dijo a LPO un operador de un fondo al tanto de las conversaciones.

Black Rock designó a este ex funcionario por su experiencia política, que se supone le otorga la paciencia necesaria para entender los tiempos de los gobiernos.

Lawrence Fink, CEO de Black Rock.

Funcionarios del calderonismo recuerdan que un mantra del actual jefe de emergentes Black Rock era que no quería tomar colaboradores en Hacienda que no hubieran tenido experiencia profesional. Rodríguez Regordosa, igual que el ex secretario de Hacienda peñista, Luis Videgaray, siempre tuvo poca adhesión a aquellos perfiles que llegaban solo con curriculum académico de posgrados y doctorados y sin experiencia laboral real. Sucede que este es el perfil del ministro argentino, que saltó del bronce de Columbia y las conversaciones con el Nobel Joseph Stiglitz al timón de una economía con todas las variables alteradas y que, sobretodo, no tiene demasiado tiempo para encauzarlas.