Cataluña
La diputada nombrada en lugar de Torra rechazará el acta: "Todos tenemos que renunciar en bloque y sin dudas"
La miembro de la lista por JxCat, Maria Senserrich, fue proclamada electa por la Junta Electoral tras quedar vacante el escaño del President

Maria Senserrich rechazará el acta de diputada si tiene que tomar posesión del cargo, aunque ha explicado que "oficialmente nadie le ha comunicado nada". La número 27 en la lista de JxCat, que fue designada diputada tras la retirada del escaño al president, muestra su "apoyo" a Quim Torra y ha descartado ocupar su lugar tras la decisión de la Junta Electoral Central que lo inhabilitó con el aval del Tribunal Supremo. 

"Hay que preservar la dignidad del Presidente y de las instituciones, así como lo que dijeron las urnas", ha revelado Senserrich en declaraciones a LPO. La dirigente lanza una propuesta al conjunto de miembros de la lista: "Todos los que vengan tenemos que renunciar en bloque y sin dudas". Eso sí, ha dejado la decisión final sobre la estrategia a lo que decida el grupo parlamentario de Junts per Catalunya.

 "Hay que preservar la dignidad del Presidente y de las instituciones, así como lo que dijeron las urnas", ha revelado Senserrich a LPO 

Maria Senserrich fue diputada en el Parlament, primero por CiU y luego por la coalición JxSí -la candidatura unitaria entre ERC y CDC-. La convergente formó parte de la dirección de Marta Pascal, y se incorporó a la Ejecutiva que salió tras el congreso celebrado en julio de 2018, con David Bonvehí de presidente y Míriam Nogueras de número dos. 

La Junta Electoral anunció que sería ella quien debiera tomar el acta de diputado tras conocerse la decisión del Tribunal Supremo, que rechazaba las medidas cautelares y dejaba a Torra sin su escaño. Maria Senserrich estuvo en la órbita del sector más moderado dentro de JxCat, aunque ahora no desempeña ningún cargo y está retirada de la política.

[Torra denuncia "presiones" para que deje el escaño y pide a Torrent mantenerle de diputado]

La pérdida de la condición de diputado de Quim Torra provocó una grave crisis entre los dos socios que forman parte del Govern: ERC y JxCat. Los diputados posconvergentes se negaron a votar en el convulso pleno del pasado lunes en solidaridad con el presidente de la Generalitat, y la sesión quedó suspendida hasta la próxima semana. La tensión ha vuelto a despertar el fantasma de unas elecciones en Cataluña, aunque el tono de los presos de este martes buscaba rebajar la tensión y emplazar a los partidos a llegar a un acuerdo