PP
Ayuso, dispuesta a prorrogar Presupuestos en Madrid con tal de no ceder ante Vox con el 'pin parental'
La presidenta de la Comunidad está dispuesta a aprobar un decreto sobre el "plan de actividades extracurriculares" que pactó con Monasterio en agosto, pero no va a ampliar ese acuerdo ante las nuevas exigencias de Vox

Isabel Díaz Ayuso ha dicho "basta". La presidenta de la Comunidad de Madrid aprovechó un desayuno informativo celebrado el pasado martes para asegurar que considera "innecesario" el 'pin parental' exigido por Vox para aprobar los Presupuestos regionales, al asegurar que en Madrid "no se adoctrina a los niños" y que  no se ha presentado "ni una sola denuncia" formal, por parte de ningún padre, por esta cuestión. Ahora, ha transmitido a su equipo que su postura es inamovible y que no va a ceder a las presiones procedentes del partido de Abascal.

[El 'pin parental' que Ayuso activará en 2020 para Madrid: los colegios emitirán una autorización única]

Tal y como se informó en estas páginas, el pasado mes de agosto Isabel Díaz Ayuso pactó con Ciudadanos y Vox que todos los colegios de la región publicaran un "plan de actividades extraescolares" antes del inicio del curso, con el objetivo de que los padres estuvieran informados y pudieran tomar las decisiones que considerasen oportunas. 

La diferencia fundamental de este acuerdo con respecto a Murcia es que en Madrid los padres deben decidir, antes del inicio del curso, si aceptan esas actividades y mantienen a sus hijos en los colegios que las ofertan, o buscan una alternativa; mientras que en Murcia los padres pueden ir vetando, a lo largo del curso, las actividades extracurriculares de los centros. El problema, para Ayuso, llegó a finales de la semana pasada, cuando estalló la polémica y Vox quiso aprovechar las circunstancias, exigiendo en la Comunidad lo mismo que lo pactado con Fernando López Miras para aprobar los Presupuestos murcianos.

La primera reacción de la presidenta regional fue reivindicar el acuerdo sellado con Ciudadanos y Vox hace cuatro meses. E, incluso, a "poner negro sobre blanco" a ese pacto, mediante la aprobación de un decreto. No obstante, advertían desde el equipo de Ayuso a principios de semana, la líder autonómica no estaba dispuesta a "ir más allá" de lo hablado en agosto con Ignacio Aguado y Rocío Monasterio. Una decisión, aseguran desde el PP de Madrid y desde la Comunidad, que es "totalmente inamovible".

Las fuentes consultadas por LPO añaden, además, que a Isabel Díaz Ayuso "no le va a temblar el pulso" si finalmente debe gestionar el gobierno autonómico con los Presupuestos de 2019 prorrogados: "Desde el pasado día 1, ya trabajamos con las cuentas del anterior ejercicio. Y no es ningún drama. Ya hay pagos previstos, y también ingresos. La economía regional funciona a la perfección y podemos estar todo un año así".

Dirigentes del PP y cargos de la Comunidad de Madrid aseguran que alguna vez hay que decirle 'no' a Vox, y consideran que esta puede ser la mejor ocasión

En ese sentido, dirigentes del PP y altos cargos de la Comunidad de Madrid aseguran que "alguna vez hay que decirle que 'no' a Vox, y esta puede ser la mejor ocasión". Ayuso y su equipo, no obstante, esperan que Rocío Monasterio y su partido recapaciten, y mantengan "el mismo criterio" que en agosto, sin "sacarse nuevas exigencias de la cartera para generar ruido mediático".

Esa estrategia, concluyen, "no va a funcionar aquí". Y, de hecho, consideran que la no aprobación de los Presupuestos puede perjudicar más a Vox que al Gobierno regional: "Serán ellos los que tengan que explicar por qué han rechazado una nueva reducción de impuestos a cambio de una medida que es innecesaria en una región donde no se adoctrina a los niños".

De esta forma, Isabel Díaz Ayuso ha decidido plantarse ante las presiones de Vox y también, en cierto modo, alejarse de las tesis de la dirección nacional del partido, donde se ha asumido como propio el 'pin parental' de los de Abascal y se ha preparado un argumentario jurídico para litigar contra el Gobierno si Educación lleva el asunto a los tribunales. Mientras, otros cargos populares, como Alfonso Alonso, se han mostrado críticos con la medida propuesta por Vox, a pesar de la defensa a ultranza que desde Génova se hace de la misma.