Cataluña
Torra desconfía de la propuesta de Sánchez de reformar el Código Penal y seguirá pidiendo "amnistía"
Cuadros de JxCat consultados por LPO explican que hay cierta reticencia en la formación y que prefieren esperar a que el Gobierno concrete su propuesta

El Govern de Quim Torra muestra máxima cautela ante uno de los anuncios de Pedro Sánchez, que propone la reforma del Código Penal para modificar los delitos de rebelión y de sedición del Código Penal. La portavoz del Ejecutivo, Meritxell Budó, se ha mostrado predispuesta y a la vez cauta ante este anuncio y ha reconocido que la modificación de estos tipos delictivos "pueden producir este fin de la represión que reclamamos". 

Cuadros de JxCat han revelado a LPO que hay cierta "desconfianza" a creerse el anuncio, aunque antes "se tendrá que ver en qué queda todo esto". Los perfiles del partido consultados han asegurado que Sánchez debería concretar cuál es su postura, ante lo que piden cautela hasta que el Ejecutivo de socialistas y morados concrete en qué se traduce la reforma del Código Penal. Los posconvergentes consideran que hay tres ejes básicos que se deben cumplir para la resolución de la crisis catalana: Autodeterminación, "amnistía" y "fin de la represión". 

[El Govern desautoriza la "mesa de gobiernos" de Sánchez con ERC y sólo da validez a la de Torra]

Sánchez y Torra deberán concretar el contenido de las conversaciones de la mesa de gobiernos en una reunión todavía sin fecha. Budó ha asegurado desconocer cuando se iban a hacer públicas, aunque ha revelado que Moncloa habría propuesto los próximos 6 ó 7 de febrero, mientras que la Generalitat prefería el 30 o 31 de enero. La falta de concreción de la reunión se debería en todo caso a problemas de agenda. 

Los partidos independentistas siguen dispuestos a llevar a la mesa de diálogo con Pedro Sánchez la autodeterminación y la amnistía de los condenados por sedición como exigencias del gobierno de España. Las formaciones que dan apoyo al Govern así lo expresaron en la rueda de prensa posterior a la reunión entre partidos. 

Los socialistas pidieron a Torra que planteara también cuestiones relacionadas con la "mejora del autogobierno", e hicieron entrega al presidente de la Generalitat de la declaración de Barcelona entre PSOE y PSC en la que se comprometían a construir una España Federal. El partido de Miquel Iceta se alineó también con los comunes a la hora de pedir elecciones al considerar "agotada la legislatura", aunque los morados las quieren una vez el Ejecutivo catalán haya aprobado las cuentas catalanas.