Podemos
Sorpresa en Podemos por la reelección de Iglesias: "Era el momento de Irene Montero"
El secretario general ha anunciado que aspira a repetir en el cargo en Vistalegre 3. Cargos afines al actual vicepresidente le advierten: "Puede quemarse definitivamente"

El pasado viernes, Pablo Iglesias aprovechó la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos para hacer un anuncio que sorprendió a propios y extraños: la tercera Asamblea Ciudadana Estatal del partido, prevista para 2021, que se celebrará el próximo mes de marzo en Vistalegre... y en la que el secretario general optará a la reelección en el cargo.

Tal y como se explicó en estas páginas, esta convocatoria a contrarreloj va dirigida a adaptar el partido a la nueva fase de gobierno y también para allanar el camino a una fusión con IU, después de que Iglesias haya llamado a construir "un bloque histórico de cambio" junto a "fuerzas hermanas". No obstante, tanto la forma de anunciarlo, como la apuesta personal de Iglesias de continuar al frente del partido, ha dejado descolocado a más de uno dentro de la formación morada.

[Iglesias se blinda y convoca Vistalegre 3 en marzo para una fusión con IU]

Las fuentes consultadas por LPO aseguran que "sí es comprensible" adelantar un año Vistalegre 3. Entre otras cosas, porque con Podemos en el Gobierno "se inicia una nueva etapa" en la que también son precisos cambios en la organización. No obstante, añaden, "el tema es que va a haber pocos cambios... y que el propio Pablo se va a mantener al frente". Es decir, el partido pasará por un congreso sin experimentar ni siquiera un lavado de cara, y experimentando una falta de cuadros y de banquillo en la formación que ya admiten en la cúpula de Podemos. 

Los cargos de Podemos contactados por este diario admiten su "sorpresa" por esta decisión del secretario general, al que muchos veían al margen del partido para centrarse en su labor como vicepresidente segundo del Gobierno: "Algunos no hemos entendido esta decisión".

De hecho, desde hace ya varias semanas se venía especulando, a nivel interno, con la posibilidad de que fuera Irene Montero, pareja de Iglesias y actual ministra de Igualdad, la que asumiera la dirección del partido. Incluso, se habló de una hipotética bicefalia, con Iglesias en el Gobierno y Montero al frente de Podemos. No obstante, la posibilidad de que la ex portavoz parlamentaria liderara la formación morada no se había descartado, al menos entre altos cargos del partido, ni cuando fue confirmada como ministra.

[Podemos asume su falta de cuadros y ordena paz en Vistalegre para evitar más fugas: "Somos los que estamos"]

Las fuentes consultadas afirman que "ahora era el momento de Irene Montero". Explican que "con la entrada en el Gobierno, y estando ella al frente del Ministerio de Igualdad, era la oportunidad de situarla en la secretaría general". De esta forma, "se escenifica el cambio de ciclo" y se incluye un cambio relevante en la ejecutiva, en un contexto en el que se esperan pocos movimientos dentro de la dirección.

Los integrantes de Podemos que apostaban por Montero advierten, además, a Pablo Iglesias: "Se puede quemar rápidamente. No es fácil ser vicepresidente del Gobierno y a la vez seguir liderando el partido. Era el momento de tomar la decisión de centrarse en las instituciones, y le puede pasar factura". Estos cargos, de hecho, no descartan un cambio de última hora de Iglesias: "A él le van a llegar mensajes en este sentido. Y no sería imposible que él, a última hora, cediera el testigo a Irene".