Formación de Gobierno
Marlaska boicotea el nombramiento de su ex número dos como directora del CNI
Ana Botella se postula como candidata a dirigir los servicios de inteligencia, pero el ministro no quiere a la ex secretaria de Estado al frente del Centro

El cese de Ana Botella como secretaria de Estado de Seguridad ha sorprendido a no pocos cargos orgánicos del PSOE y miembros del Gobierno. Su marcha ha sido calificada como un revés para José Luis Ábalos, su gran valedor, que pierde influencia dentro del Ejecutivo. No obstante, en el Ministerio del Interior sí que se esperaban una decisión así por parte de Fernando Grande-Marlaska, cuya relación con su ya ex número dos nunca fue fácil.

[Sánchez deja al PSOE fuera de los ministerios centrales del Gobierno]

Así lo aseguran a LPO fuentes bien situadas en Interior, que conocían de cerca los "choques" que, a lo largo de los últimos 18 meses, han protagonizado el ministro y la ex secretaria de Estado. Según estas fuentes, "Marlaska nunca tuvo confianza en ella" y siempre recurría a su jefe de gabinete, Rafael Pérez, para la gestión de las numerosas crisis que ha tenido que acometer el Ministerio en el último año y medio.

Las revueltas en Cataluña tras la sentencia del procés, la negociación de la equiparación salarial y el informe sobre las presuntas agresiones a cargos de Ciudadanos son solo algunos ejemplos de los retos a los que se ha enfrentado Marlaska en este tiempo. Y, en todos esos asunto, "Rafael Pérez ha tenido para el ministro un papel más importante que Botella, con la que además no se ponía casi nunca de acuerdo". El resultado es el conocido por todos: "Ana está fuera, gente de su equipo ya está planeando su regreso a Valencia, y el nuevo secretario de Estado es Rafael, en quien sí confiaba el ministro".

La marcha de Botella, por tanto, "no ha sido pacífica", y Marlaska ya ha advertido que "no la quiere cerca", en ningún cargo que pueda afectar al funcionamiento de la Policía Nacional y la Guardia Civil. El ministro, explican desde Interior, ha lanzado este mensaje después de que se haya filtrado que la ex secretaria de Estado está en la terna de candidatas para convertirse en futura directora del CNI.

La marcha de Ana Botella del Ministerio del Interior no ha sido pacífica y Marlaska ya ha advertido que no la quiere cerca

Pedro Sánchez, según esas informaciones, quiere situar al frente de los servicios de inteligencia españoles a una mujer. Y, después de escuchar a cargos del partido, habría pensado en Ana Botella. Sin embargo, desde Interior ven esta operación "más que complicada". Tanto por la frontal oposición de Grande-Marlaska como por las confidencias de algunos de los colaboradores más estrechos de la ex secretaria de Estado: "Todos creen que su etapa en Madrid ha concluido".

La directora interina, la mejor situada

El de Ana Botella es el último nombre en sumarse a la ya amplia lista de posibles candidatas a la dirección del CNI. La ex secretaria de Estado, con carné socialista y diputada del PSOE en el Congreso, es la "más politizada" de las aspirantes. No obstante, como reconoce con cierta ironía un alto cargo de Interior, "después de lo de Dolores Delgado en la Fiscalía puede pasar cualquier cosa...".

[El PP presenta una ley para prohibir nombramientos como el de Dolores Delgado

Junto a la ex número dos de Interior aparecen otras posibles candidatas, como Esperanza Casteleiro, actual directora de gabinete de Margarita Robles en Defensa; Paz Esteban, que tomó las riendas del CNI de forma interina tras la jubilación de Félix Sanz Roldán; y Elena Sánchez, ex secretaria general del CNI durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y actual responsable de seguridad del Banco Santander.

De todas ellas, las fuentes consultadas señalan a Paz Esteban como la candidata que cuenta con más opciones: "Ha sido mano derecha de Sanz Roldán hasta su jubilación y en estos últimos meses le ha suplido a la perfección, cumpliendo ampliamente las expectativas. Gusta tanto en la Policía como en la Guardia Civil y su continuidad evitaría un choque entre los ministerios de Interior y Defensa que nadie quiere. Además, Sánchez tendría al frente de la inteligencia española a una mujer, cumpliendo así su objetivo".